“No me empujen que yo voy”*
UN POCO DE ENTEREZA, POR FAVOR

En los últimos días la crisis generalizada se ha agravado en Venezuela.

La debacle económica, la agudización de la violencia en dos vertientes –la ya crónica, causada por la delincuencia sin freno, y la provocada en las miles de colas por alimentos- está generando entre algunos venezolanos una sensación de desamparo que los lleva a imaginar, desear, exigir y hasta promover soluciones políticas drásticas e inmediatas, cualquiera que sea su origen y métodos y sin medir sus consecuencias para el futuro de la República. En los días recientes hemos escuchado y leído tales actitudes, ya no de los habituales pescadores en río revuelto (conspiradores profesionales o de teclado) sino de personas normalmente sensatas, pacíficas y de espíritu democrático, algunas de ellas con experiencia probada en el enfrentamiento de crisis y conflictos socio-políticos.

Este clima de urgencia y acabóse, de “topo a todo” en el que ya no queda más que el estallido social y la salida violenta, en ocasiones con los consabidos llamados a los militares a que intervengan para detener la catástrofe, es por supuesto alentado por la conducta perversa de Maduro y quienes lo acompañan: criminal inacción ante la debacle económica, acciones erráticas en el combate de la inseguridad e inauditas provocaciones en la esfera política. Como dice el oportuno documento de la MUD el día de ayer, la pandilla gobernante tantea la posibilidad de promover y establecer un clima de excepción para finalmente suspender las elecciones parlamentarias que tiene perdidas.

Mientras todo esto ocurre, las mayorías populares se encuentran demasiado atareadas en su diaria odisea para proveerse de los productos básicos para la subsistencia y en evitar a duras penas el caer víctimas de la delincuencia. Y aunque las protestas se extienden por todo el territorio, ellas se mantienen en una escala local y micro-social, sin que los llamados a movilizaciones formales de índole política tengan mayor convocatoria.

Ante este caótico panorama cabe preguntarse: ¿es inevitable en estos momentos una salida “expedita” de la crisis, bajo la forma de una revuelta incontrolada de las masas desesperadas, o de una insurgencia militar que deponga al gobierno e instale un régimen de facto, o cualquier otra de las que imaginan y proponen en esta hora algunos espíritus impacientes? ¿Hemos llegado en Venezuela a la situación de que no queda más espacio debajo para caer y que no cabe más que acudir a fórmulas extremas, aunque ellas no sean las más convenientes? ¿En verdad estamos ante un “sálvese quien pueda histórico”…?

Arriesgándome a caer, nuevamente, en los rigores de la lengua o el teclado de los trescincuenteros habituales, o de otros amigos que recién se incorporan a las filas inmediatistas, declaro que no encuentro tales extremos en la situación actual. Me adelanto a calificarla de gravísima e intolerable, pero no veo que ella justifique buscar con éxito una solución extra-constitucional o violenta. Además, no creo que tales hipótesis encuentren sustento u apoyo en la mayoría de los venezolanos, más allá de las cadentes atmósferas que se retroalimentan en las redes sociales.

Por último, y más importante, no creo que convenga al futuro de Venezuela que a estas alturas del desprestigio de la aventura revolucionaria chavista los venezolanos les lancemos a sus autores el salvavidas histórico de sacarlos del poder sin antes dejar constancia numérica del rechazo que su propio fracaso generó en la amplia mayoría del país.

Si con ánimo sereno examinamos la historia y el mundo que nos rodea, veremos que la crítica situación de nuestro país posee referentes mucho peores en otros tiempos y lugares. Situaciones de hambruna, violencia, guerra y masacre resultaron soportables para sus sufrientes y casi todas les encontraron solución en los plazos históricos adecuados. Para quienes abortaron los plazos, casi siempre resultó peor el remedio que la enfermedad. Los recientes casos de Ucrania, Libia y Siria, entre otros, dan nítida cuenta de ello. No estoy diciendo que lo que vive Venezuela sea suave, pero me da la impresión que los sectores más desvalidos lo asumen con una entereza mayor que quienes tienen mayor acceso a las redes sociales, estando más dispuestos a esperar su oportunidad para el cambio pacífico que se avecina.

Me asombra cómo los compatriotas que honestamente claman por cualquier solución a este “ya no se aguanta más” ignoren que estamos a tres meses de una crucial elección en la que se expresará un rechazo masivo al proyecto revolucionario. Cuando estamos a punto de efectuar un balance neto e inapelable de estos 17 años de criminal fracaso, con la consecuencia de que más nunca se vuelva a instalar en Venezuela un despropósito como ese, algunos impacientes proponen que abortemos “como sea” el final de la pandilla en el poder, aun al precio de dejar ir vivo el toro a los corrales, al regalarles una salida violenta del poder en la que permanezca viva la incógnita sobre su pérdida irremediable del apoyo popular.

Porque, no tengo dudas, si este gobierno es sacado de cualquier forma violenta o inconstitucional antes del 6 de diciembre, por muchos años el chavismo se mantendrá como una leyenda, en Venezuela y sobre todo fuera de ella, y será de lejos la primera opción para reemplazar a todos los gobiernos que lo sucedan; que serán varios y efímeros, por cierto.

No me cansaré de recordar el fenómeno del peronismo en la Argentina: sacado del poder en 1955 por un golpe militar, cuando ya su carisma populista comenzaba a declinar, la leyenda creada alrededor del general Perón dio lugar a una nefasta hidra política que aun asfixia y congela el desarrollo democrático de ese gran país.

Está claro que el régimen intentará por todos los medios perversos abortar el proceso que ya lo conduce a un ignominioso final. Ya la revolución terminó hace rato, sólo falta que termine de fenecer su corrompido entramado burocrático. Resistamos con voluntad y paciencia las provocaciones y démosle un empujón definitivo el próximo 6 de diciembre. Si ello resultare imposible (podría serlo), concertemos y preparemos ya los mecanismos para una transición exitosa que anule su proyecto de convertirse en víctimas y en leyenda hacia el futuro. Pero no seamos nosotros los causantes o cómplices del aborto histórico.

Hay sectores que durante estos 17 años han hecho del inmediatismo y la conspiración su único modo de hacer política. Con ello sólo propiciaron derrotas para el esfuerzo democrático y la consecuente prórroga de la dictadura. Para ellos no existe otra aproximación posible a la búsqueda del poder; porque les está vedado el camino electoral, de suyo pacífico y constitucional, por no haberse tomado el trabajo de construir partidos o haber fracasado en ello.

Mas no entiendo que personas inteligentes y de larga vocación democrática, que ni siquiera aspiran a posiciones electivas o burocráticas en el futuro, se estén sumando al coro desesperado de los que claman una salida “ahora mismo y como sea”. A ellos les pido, con todo respeto y afecto, un poco de entereza y perspectiva por favor.

@TUrgelles

Tomado de @POLISFMIRES.BLOGSPOT.COM

 * La frase es de Rafael Caldera, cuando le insistían sus simpatizantes en que se lanzara a una nueva candidatura. Acá nos tomamos licencia de colocarla de antetítulo, dirigido a quienes – siguiendo el pensamiento del autor de este artículo- víctimas de la impaciencia, pueden matar al muchacho adelantando el parto sin necesidad.

 
Thaelman UrgellesThaelman Urgelles
Etiquetas

Artículos relacionados

Top