Fábula revolucionaria
LAS ARAÑAS DE LA ABUELA

ARAÑITASVladimiro Mujica

Cuenta la tradición urdida alrededor del Hijo Ilustre de Sabaneta de Barinas que la abuela Rosa Inés preparaba unos deliciosos dulces llamados arañas. Confieso que a pesar de mi íntima relación familiar con el llano venezolano, nunca he probado las arañas pero se de gente que lo ha hecho y parecen ser muy ricas. Las tradiciones familiares siempre tienen un dejo de cercanía, independientemente de que no provengan de la nuestra porque nos identificamos con ellas como realizaciones distintas de los afectos y las necesidades que nos hacen humanos. Así que me alegra que el Comandante Chávez haya tenido esta experiencia infantil y que la haya compartido con nosotros. Entiendo también que la historia de los dulces en forma de artrópodos está también ligado a un seudónimo, El Arañero, que el propio Chávez, empleaba en sus escritos.

Todas estas cándidas referencias a un episodio de la niñez de Hugo Chávez tienen que ver con mis intentos por persuadir a algunos de mis amigos chavistas de que es tiempo de abandonar el barco de una revolución que está arrasando con el país de todos, el de ellos y el de nosotros. Mi argumento se centra en que fuese lo que fuera lo que en algún momento atrajo su corazón y su mente a la causa del chavismo, es momento de reflexionar y preguntarse si todavía queda algo del sueño original. Quizás debo aclarar que solamente me estoy refiriendo a los chavistas que no se han enriquecido ni envilecido, que no han sucumbido a la tentación de la corrupción y que siguen soñando con una Venezuela sin pobreza, atraso ni miseria. Los hay, existen, a pesar de que la dinámica perversa de la polarización a veces nos impida verlos.

El caso es que con una frecuencia enervante me encuentro con gente que apoyó a Chávez en sus inicios y que aún todavía tiene palabras cálidas para la revolución. La línea argumental es casi siempre la misma: “estábamos muy mal en la Venezuela de AD y Copei, hartos de la corrupción, y el Comandante representaba una esperanza en la que creímos. Como no se podía estar peor había que darle una oportunidad a Chávez, un hombre carismático que prometía acabar con la corrupción y actuar contra los partidos políticos”.

Increpados sobre los resultados de los 15 años de la epopeya chavista expresan: “se han cometido muchos errores, pero la intención sigue siendo positiva y en algún momento se empezará a avizorar el futuro luminoso en el que creímos”. Unos pocos, comienzan lentamente a admitir que quizás se equivocaron e incipientemente se asoman a la noción de que con su decisión de hace más de tres lustros contribuyeron a generar todo este desastre monumental que ha devastado al país y que quizás sea la causa por la cual ellos mismos, o peor aún, sus hijos, no se sientan seguros ni en su casa y estén pensando, o ya lo hicieron, en emigrar, en salir corriendo de las suaves tierras venezolanas en busca de una nueva oportunidad de rehacer sus vidas en cualquier otro rincón del mundo.

“No nos dimos cuenta de lo que estaba pasando”, añaden. Yo intento creerles y he aquí que para confrontar la afirmación de que no se percataban del rumbo que las cosas estaban tomando, a pesar de que han tenido más de 15 años para hacerlo, he creado el cuento de las arañitas.

Imagine pues que un amigo querido le regala una arañita de la buena suerte, tejedora y afable para que la tenga en su casa. Usted observa desde el comienzo que el pequeño artrópodo despliega una incesante actividad, que come todo lo que se le atraviesa y que al cabo de un tiempo ha aumentado de tamaño hasta alcanzar las dimensiones de una mariposa. Cómo crece la querida arañita, observa usted sorprendido. Una segunda oportunidad de reflexionar sobre el hecho de que quizás el regalo del amigo no sea tan inocente se presenta cuando descubre que la arañita creció hasta parecer un ratón; luego una rata; un gato; un perro; un enorme cochino, y finalmente, un feroz lobo que amenaza la existencia de todos. Y la pregunta surge tersa: ¿En qué momento era suficiente la evidencia de que, quizás sin saberlo, el amigo le había regalado una araña mutante?

De vuelta a la realidad. ¿Cuándo era pertinente asumir la responsabilidad del error, mi querido amigo y compatriota chavista? Oportunidades y evidencias hubo de sobra: el lenguaje violento; el asalto a las instituciones; la corrupción creciente; las alianzas internacionales inconfesables; el imperialismo petrolero; la agresión contra el adversario; el atropello contra la iglesia, las universidades y los medios de comunicación; el uso de grupos violentos; el atentado contra la educación libre; la destrucción del aparato productivo; el empobrecimiento físico y espiritual de nuestra gente.

Quizás a estas alturas ya no baste simplemente con estar arrepentido. Quizás la única posición ética y moral aceptable sea contribuir a que el país se recupere y salgamos de esta pesadilla que ha encontrado su última expresión en un gobierno que miente con descaro y cinismo sobre las razones del desabastecimiento, las colas y la muerte que persiguen por doquier a los venezolanos. ¿Cuántas protestas de niños enfermos de cáncer por ausencia de cuidados, de enfermos que fallecen por enfermedades perfectamente controlables, de asesinados en sus propios hogares son necesarias para que Usted entienda la naturaleza letal y mutante de la criatura política que su propia inconsciencia ciudadana alimentó 15 años atrás?

Rectificar es siempre difícil. Admitir que uno alimentó un monstruo creyendo engendrar un sueño es una tarea dura. Pero ya no va quedando ninguna alternativa, amigo y compatriota chavista, es tiempo de caminar otros rumbos.

 

Tomado de @NOTICIERODIGITAL.COM

 

 
Vladimiro MujicaVladimiro Mujica
Top