La Juve, un campeón en crisis

JuventusLos bianconeri, equipo sin alma después de las salidas de Tévez, Pirlo y Vidal, pierden los dos primeros partidos de liga algo que nunca había pasado en su historia

Eleonora Giovio

Dos partidos, dos derrotas. Es el balance de la Juve en este arranque liguero. Nunca en su historia el club italiano había empezado tan mal. El campeón (cuatro scudetti seguidos en las últimas cuatro temporadas) y finalista de la pasada Champions está en crisis. “Cero puntos en dos partidos es algo que no pertenece al ADN de la Juve. Necesitamos sentido de la responsabilidad. Volveremos a levantarnos y a demostrar apego a esta camiseta”, prometió ayer capitán Buffon.

Los bianconeri se han convertido en un equipo sin alma. Las salidas de Carlos Tévez, Arturo Vidal y Andrea Pirlo tienen mucho que ver con eso. El club turinés, que se mueve bien y con antelación en el mercado y que a principios de junio ya tenía la plantilla confeccionada, ahora tarda en conseguir que todas las piezas encajen. “Cuando cambias a tres jugadores de ese peso y traes a otros con el mismo nivel pero jóvenes, es normal que pagues un peaje”, analizó Buffon que hace tan sólo tres semanas levantaba la Supercopa italiana.

“Hace tres semanas éramos caníbales… no podemos habernos convertido en malos de un día para otro. Yo no estoy preocupado”, aseguró ayer Massimiliano Allegri, el técnico de la Juve, al que renovaron una temporada más después de la final de Champions (ganó Liga y Copa). Se le ha ido Andrea Pirlo, el cerebro de la Juve. También Carlos Tévez y Arturo Vidal, la garra y el carácter. Paul Pogba, por talento y galones, es el que, en teoría, debería asumir la responsabilidad en el juego de la Juve. Pero el francés de 22 años está lejos de querer o poder hacerlo.

Ayer contra la Roma (2-1) volvió a demostrar que se apaga y se enciende. La intermitencia es uno de sus problemas, aunque la Juve le haya entregado el dorsal número 10. La semana anterior los bianconeri habían perdido en casa contra el Udinese. Ayer en el Olímpico chutaron a puerta una vez en todo el partido. A Mandzukic, que llegó para sustituir a Tévez, no le llegan balones. Y él no es de bajar a buscarlos como El Apache. Dybala, al que media Europa perseguía, ha sido uno de los éxitos de la Juve en el mercado. Es el único que está respondiendo aunque Allegri quiere ir dosificándolo e insertándolo poco a poco en el grupo.

 Evra, que en teoría tiene que hacer de Vidal, lleva dos suspensos. Para sustituir a Pirlo, Allegri ha elegido a Padoin que ha naufragado. Marchisio está lesionado igual que Sami Khedira. A Cuadrado y Alex Sandro, los últimos en llegar, no les ha dado tiempo todavía de asimilar los automatismos que pide el técnico. Allegri, por cierto, ha pedido el fichaje de un trescuartista.

Por si levantar las bases de una nueva casa –“acabamos un ciclo en junio y empezamos otro en julio con jóvenes de proyección que en los próximos cinco años nos darán muchos títulos”, asegura Buffon-, de por sí ya tiene sus dificultades, a la Juve se le añaden ahora las prisas. Por recortar los seis puntos que lleva perdidos y porque en dos semanas empieza la Liga de Campeones. Y el grupo que le ha tocado no es, precisamente, de los más fáciles.

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top