El único grupo que todavía se alimenta a base de hierba son los bovinos
Los elefantes y las jirafas se alimentaban solo de hierba

 

elefantes jirajas

La mayoría de los grandes mamíferos se alimentaba a base de hierba, pero muchos cambiaron sus dietas o se extinguieron.

ELISA CARDENAL

Hace cuatro millones de años, los animales que vivían en la sabana africana no comían de la misma forma que lo hacen hoy en día. La mayoría de los mamíferos se alimentaban de los pastos de hierba que cada vez iban siendo más comunes en el paisaje africano.

“Es como si en una ciudad surgiera un único estilo de restaurante”, asegura el geoquímico Thure Cerling, autor principal de este estudio publicado por el Journal Proceedings of the National Academy of Sciences.

Con el paso del tiempo, algunos de esos animales se extinguieron o cambiaron su dieta, alimentándose a partir de hojas de árboles y arbustos, según ha revelado un estudio dirigido por la Universidad de Utah (EEUU).

La cebra es una de las especies de herbívoros que pastaban durante los últimos cuatro millones de años y continúan haciéndolo hoy en día. Pero esta ‘evidencia’ no se repite en el caso de todos los mamíferos africanos.

Lo que más llamó la atención de estos investigadores fue descubrir que la dieta de algunos animales había cambiado tanto con respecto a su alimentación actual. “Esto demuestra la importancia de poner en duda las suposiciones cuando se hacen reconstrucciones ecológicas”, asegura el geólogo Frank Brown, decano de la Universidad de Minas y Ciencias de la Tierra de Utah.

Es decir, que la forma de alimentarse de estos animales durante los últimos cuatro millones de años es diferente a la de cualquier ecosistema moderno en el Este y Centro de África.

Cuatro millones de años de evolución dietética

Este estudio llevado a cabo por Cerling durante 30 años, fija la relación que existe entre la hierba y los animales que se alimentaban de ella, y establece una evolución conjunta. Para ello se analizó la keratina del pelaje, el esmalte de los dientes y el colágeno de los huesos de 1.800 animales de más de 50 especies de herbívoros actuales en el este y centro de África. Así como el esmalte dental de más de 900 fósiles de herbívoros que vivieron entre hace cuatro y un millón de años en Kenia y Etiopía.

A partir de estas muestras, los expertos midieron la cantidad de isótopos de Carbono 13 y Carbono 12. La relación entre uno y otro ha sido determinante para saber qué comían estos animales: hierba, arbustos o una mezcla de ambos.

El aumento de los pastos se debe a la adaptación a la baja concentración de carbono en la atmósfera. Se cree que los niveles bajos del dióxido de carbono en la atmósfera fueron los responsables de la expansión global de praderas tropicales hace entre 10 y cinco millones de años.

“Hace 10 millones de años el porcentaje de pasto era de tan sólo un 1%. Después, pasó a ocupar un 50% del paisaje” asegura Cerling. “Todos los grupos de grandes mamíferos intentaron comer hierbas, pero a largo plazo, muchos de ellos terminaron por extinguirse o por cambiar de dieta”.

Incluso llegó a existir una jirafa que pastaba, pero se extinguió. Igual que ocurrió con una especie de caballo de tres pezuñas.

Hoy en día, el único grupo mayoritario que todavía se alimenta a base de hierba son los animales bovinos: búfalos, ovejas, ñus, etcétera.

¿Por qué se desvaneció el ansia por la hierba? Según asegura el investigador, “parece que existe la misma cantidad de hierba ahora que en cualquier otro momento del pasado, pero puede que la causa esté en la calidad de esa hierba, que ha ido variando considerablemente entre estaciones secas y húmedas”.

Tomado de El MUNDO España

 
Top