6D: Cambio Político

Miguel Henrique Otero
Miguel Henrique Otero

Miguel Henrique Otero

Coincido con otros analistas que las elecciones no se ganan el 6 de diciembre sino hoy, mañana, de aquí al 6 de diciembre. Esto obliga a aprovechar estos meses para denunciar con firmeza las maniobras y trampas de la dictadura, a estar vigilantes en el curso de los días por venir sobre los movimientos del CNE que como se sabe es un brazo del Ejecutivo y del PSUV, que por lo demás domina todos los poderes con un sentido totalitario como lo han hecho con los medios de comunicación especialmente los radioeléctricos porque en los impresos lo que vale es el chantaje, la amenaza a los anunciantes, el cerco sobre la cantidad de suministro del papel que debe emplearse que obliga a reducir al mínimo el número de páginas. También ha habido intentos de intervenir internet, de intervenir las redes sociales lo cual no han logrado hasta el presente.

Uno de los aspectos en los cuales hay que insistir una y otra vez es el de la observación internacional a la que se niega tozudamente la dictadura militar.

Como decía Luis Almagro, Secretario General de la OEA, la experiencia acumulada en observaciones electorales es muy grande. Se puede hablar de la acumulación de centenares de horas cumplidas por las misiones que en grado de objetividad en líneas generales.

No hay que echar en saco roto las amenazas del “todo poderoso” Diosdado Cabello. Veamos la respuesta que le dio Miguel Henrique Otero, Editor-Director del diario El Nacional a las más recientes amenazas: Diosdado Cabello, déjeme hacerle saber lo que es periodismo serio, de credibilidad, de trayectoria, de altura, que yo conozco y represento. (…) Nunca un periódico es un juez que emite sentencias o califica.

(…) Nosotros lo que hicimos fue cumplir con nuestro deber, informar sobre su investigación.

Tampoco son desdeñables las insólitas afirmaciones de un presidente de que “no volverán”, “no pasarán” rompiendo con la tradición republicana de la alternabilidad en el poder que fue anulada en una enmienda en unas elecciones fraudulentas.

La Constitución Nacional es clara en este respecto cuando afirma que Venezuela es un Estado de derecho, plural, alternativo… De un plumazo se borró esta disposición constitucional que pone de manifiesto las ansias de poder, las pretensiones de perpetuarse en él, con lo cual dejan abiertas las puertas para desconocer una victoria de las fuerzas de la alternativa democrática que según todas las encuestas son mayoría. Esto plantea prepararse no solo para ganar las elecciones sino para defender la victoria electoral que implicaría la creación de una nueva realidad política que podría abrir los caminos hacia la democracia y la República civil.

 

 
Pompeyo MárquezPompeyo Márquez

Artículos relacionados

Top