VENEZUELA SIN GOBIERNO

silla-mirafloresLa publicación de la más reciente encuesta de IVAD arroja unos resultados desoladores. Los venezolanos perciben que el país está en escombros. El pesimismo se ha apoderado del venezolano y una inmensa mayoría apuesta por el cambio. Y no puede ser de otra manera en un país en el que el gobierno no funciona como tal.

El entorno político, económico y social del venezolano es el peor de los últimos cien años. Venezuela ha retrocedido en cantidad de indicadores a pesar de las cifras falseadas de las instituciones encargadas de llevar las estadísticas en Venezuela. El venezolano es un ciudadano de quinta categoría. El solo hecho de que para viajar tenga que pedir autorización para el uso de su dinero nos pone por detrás de todos los países del continente.

Venezuela es un país tomado por el hampa en todas las dimensiones que se puedan pensar. Desde la común hasta la organizada. Desde los roba gallina hasta los grandes traficantes de droga. Los servicios de salud son de una precariedad inaceptable dada las riquezas que se dilapidaron en los últimos años. El sistema educativo no ha hecho otra cosa que empeorar. El venezolano siente que el dinero no le alcanza. Conseguir lo más elemental se ha convertido en un viacrucis. No hay suficiente producción, no hay suficiente comida y peor aún, no hay materia prima. El venezolano no se siente seguro. No se siente dueño de su destino.

La caída del precio del petróleo es una realidad ineludible. Todo indica que seguirá cayendo el precio y que no habrá repunte en los próximos años. Al mismo tiempo, la lenidad del chavismo ha hecho que la producción petrolera sea inferior en unos 400 mil barriles diarios y todavía se vende petróleo a descuento y se le regala a Cuba para que se siga financiando a nuestras costillas.

Este aterrador panorama hubiese hecho reaccionar al más indolente e irresponsable de los gobiernos. Quienes fungen de gobernantes en Venezuela no se han querido dar por enterados de la grave situación que viven los empobrecidos venezolanos. El pueblo vive el desamparo de una clase política que decidió que ellos son los que dicen qué es importante y marcan la pauta de lo que se debe tratar o no.

Es así como el gobierno de Maduro hace caso omiso al clamor de la gente por comida. En vez de reaccionar para tratar de paliar el problema de la escasez de todo tipo, el gobierno penaliza a los que hacen cola. Incluso llegan a decir que todo el que hace cola es un bachaquero. La estupidez más grande la constituye la comiquita de la guerra económica que lamentablemente una minoría de venezolanos cree.

Ante el auge de la delincuencia el gobierno inventa otro operativo más. Esta vez, llamado OLP. Con una gran propaganda protagonizada por el presidente animador de televisión, se quiere hacer creer a los ingenuos que se está luchando contra la delincuencia. Mientras tanto, las cifras rojas no hacen sino subir y subir. Los cálculos de las ONG que siguen el tema dicen que superaremos con creces la ya espantosa cifra de 25 mil asesinatos por año.

La economía necesita una intervención urgente. Las encuestas demuestran que el pueblo no le cree al gobierno el cuentico de que los empresarios están saboteando. Lo cierto es que el chavismo acabó con el aparato productivo. Como venezolano lo único que pude fue sentir pena al oír la trivialización del problema de la caraota por un presidente que en repetidas ocasiones ha puesto en evidencia su escasa preparación académica.

Venezuela se encuentra a la deriva. Los que tienen que informar el estado de la economía simplemente no la hacen. Visto que es una obligación constitucional presentar esa información, llama la atención que las otras instituciones del estado no obliguen a que se cumpla con el mandato legal. Es un claro síntoma de que la institucionalidad se ha diluido en la estructura del partido político y por lo tanto no cumple la función prevista en la carta fundamental.

Como si todo esto fuese poco, hemos visto al bolívar perder su capacidad adquisitiva. Los precios flotan gaseosamente empobreciendo día tras día al venezolano. El déficit fiscal es inmenso. El peso del pago de la deuda y su servicio es brutal. El gobierno prefiere honrar la deuda contraída en momentos de mayor ingreso petrolero que satisfacer las necesidades de los venezolanos.

El gobierno brilla por su ausencia en la resolución de los problemas que más afectan a los venezolanos. Son muchas las razones. La primera es la proximidad de las elecciones. Tomar medidas dañaría aún más la maltrecha percepción que se tiene de Maduro. La segunda y no menos importante es que no hay en el gobierno quien entienda lo que está pasando. Y problema que no se entiende no se soluciona.

Lo único que se le ocurre a la mediocre clase política es montar una agenda paralela. El uso de las declaraciones de un sociópata para arremeter contra la oposición es una acción ruin que muestra la catadura de los que fingen gobernar. Muestra de lo que son capaces unos individuos que despalillaron nuestra riqueza petrolera.

Esto se adereza ahora con el sufrimiento que se le está infligiendo a la gente en nuestras fronteras. Todo por distraer la atención de unos problemas que lejos de solucionarse se agravan más y más.

El gobierno no existe en la práctica. Las encuestas indican que ya el venezolano no espera soluciones de Maduro. No le tienen confianza y no lo creen capaz. En lo segundo no les quito la razón. Incapacidad es lo que ha demostrado claramente en los últimos años.

Sabiéndose perdido, el gobierno está aplicando la vieja táctica de el que venga atrás que arree. Un gobierno que se siente finalizado. Con una rutilante derrota en diciembre y con la garantía de un revocatorio en 2016 prefiere seguir dilapidando nuestros recursos, antes que tomar las antipáticas medidas necesarias para sanear nuestra maltrecha realidad.

 
José Vicente CarrasqueroJosé Vicente Carrasquero

Artículos relacionados

Top