OCCIDENTE ESTÁ EN GUERRA

La solidaridad manifestada en diversos países con los refugiados que huyen de la guerra desatada por los ejércitos del Estado Islámico (ISIS) ha puesto el acento en los aspectos humanitarios del problema. Actitud positiva sin dudas. Pero no podrá ser mantenida mucho tiempo.

La enorme cantidad de personas solicitando refugio representa un problema que sobre-exigirá a la administración pública y no tardará en hacerse presente en el mercado de trabajo, en el sistema impositivo, en la escasez de viviendas y en la educación básica. Una integración de tan grandes contingentes humanos no puede ser llevada a cabo en semanas. Requiere de decenios; a veces de toda una generación.

refugiados

La reacción de los movimientos racistas europeos no se ha hecho esperar. Hordas enardecidas del populacho xenófobo incendian lugares de residencia de refugiados contando a veces con la tolerancia, si no con la complicidad, de la policía. Como dijo el Presidente de Alemania Joachim Gauck, hay una Europa luminosa y otra oscura. A esta última pertenecen los neo-fascistas europeos. Ellos están objetivamente más cerca del ISIS que de sus propios con-ciudadanos.

Hay entonces razones suficientes para oponer a las agrupaciones xenófobas y a la ultraderecha europea, un decidido discurso político. Los partidos democráticos no pueden seguir refiriéndose a los refugiados como a gente venida de la nada. Cada vez será más necesario decir la verdad: Los sirios e iraquíes huyen de una guerra total declarada por ISIS a Occidente. Ellos son víctimas de nuestros enemigos.

Hay que aclarar: uso el término “Occidente” no en sentido geográfico sino político. En esa perspectiva Occidente no es un lugar. Es una realidad política que atraviesa a todos los continentes.

Occidente, para decirlo en breve, surgió de la contradicción entre el orden teocrático y el orden político europeo (desacralización, según Max Weber). Fue anunciado por primera vez en Grecia, después codificado en Roma, apareció de modo cultural durante el Renacimiento, avanzó a través de las ideas de la Ilustración, y aunque mucho antes ya había sido esbozado por la Carta Magna inglesa, fue confirmado siglos después por las dos revoluciones madres de la política occidental: la norteamericana y la francesa.

La odisea de los inmigrantes no termina con el viaje, al llegar a Europa deben cuidarse de las agresiones de grupos neo-fascistas.

La odisea de los inmigrantes no termina con el viaje, al llegar a Europa deben cuidarse de las agresiones de grupos neo-fascistas.

Hoy el Occidente político es hegemónico en el mundo. Y lo es hasta el punto de que incluso ordenes teocráticos como el de Irán aceptan la existencia de algunos partidos políticos y celebran elecciones periódicas.

Y bien, a ese avance del Occidente político ha declarado la guerra ISIS.

ISIS es un movimiento nacido en el Oriente Medio pero continúa el proyecto totalitario aparecido en Europa durante el siglo XX. En ese sentido la existencia de ISIS no tiene nada que ver con una guerra de civilizaciones (Huntington). Su objetivo no es civilizatorio. Su utopía es la destrucción de todas las formas de Estado no religiosas. Su ideal es la sustitución del Estado por un califato en donde la ley religiosa y la política sean una sola. Esa es la gran diferencia, no siempre percibida, entre una organización puramente terrorista como Al Quaeda de Bin Laden y el ISIS dirigido por el autoproclamado “califa de todos los musulmanes” Abu Bakr al-Baghdadi.

Mientras Al Quaeda practicaba el terror por el terror, ISIS practica un terror con un fin político, y este no es otro sino establecer gobierno en los territorios ocupados, por ahora, en ciudades como Mosul, Faluya o al-Raqa. Por ese mismo motivo los enemigos de ISIS no son solo democracias, también lo son dictaduras como las de al-Asad en Siria las que pese a su crueldad no reconocen potestad religiosa sobre el estado civil.

Los sirios e iraquíes huyen de una guerra total declarada por ISIS a Occidente.

Los sirios e iraquíes huyen de una guerra total declarada por ISIS a Occidente.

El propósito abierto de ISIS es destruir a los Estados de Irak y Siria y sustituirlos por califatos. Esa situación ha obligado a los EE UU a buscar algún grado de comunicación con la dictadura de al-Asad, a la que hasta hace poco hubo de combatir. Así se demuestra una vez más que en guerra -eso lo sabe muy bien Obama- hay enemigos primarios y enemigos secundarios. La aparición de ISIS ha transformado a al-Asad de enemigo primario en secundario del mismo modo como en el siglo XX el avance del nazismo hizo que para Churchill y Roosevelt, Stalin fuera convertido de enemigo primario en enemigo secundario.

LA TORPEZA DE GEORGE W.

La incapacidad intelectual del gobierno de G. W. Bush para distinguir entre enemigos primarios y secundarios fue precisamente una de las razones que llevaron al aparecimiento de ISIS.

Sadam Husein al lado de Bin Laden era, evidentemente, un enemigo secundario. Incluso podría haber servido de muro de contención frente al avance de al- Quaeda. Pero al convertirlo en enemigo primario, Bush logró lo imposible: que al- Quaeda (después ISIS) se apoderara de Irak y que los partidarios de Husein se convirtieran en fanáticos seguidores del ISIS. En cierto modo los ciudadanos sirios e iraquíes que huyen de la barbarie de ISIS son víctimas de la desgraciada mente política de Bush y de la de sus inmediatos asesores.

Los ciudadanos que vienen de Siria e Irak, basta verlos en las calles, provienen en su mayoría de las que una vez fueron grandes ciudades. Puede que en sentido estricto no sean democráticos pero por sus gustos y apariencias modernas se trata de gente que no podría soportar jamás el modo totalitario de vida que imponen los califas del ISIS.

Todas las razones indican –hay que reiterarlo- que la solidaridad con los emigrantes no solo deberá ser caritativa. Deberá ser, antes que nada, política.

La solidaridad mostrada por el gobierno alemán frente a los emigrados es encomiable. Pero el altruismo de Merkel no servirá de nada si Alemania y el resto de los países europeos no asumen más obligaciones militares frente al avance de ISIS. La solidaridad con los emigrantes –hay que decirlo con toda sus letras– pasa por la guerra en contra de ISIS. La guerra, por lo demás, la declaró el propio ISIS. ¿No son las ya “rutinarias” decapitaciones de europeos declaraciones abiertas de guerra a muerte?

El altruismo de Merkel no servirá de nada si Alemania y el resto de los países europeos no asumen más obligaciones militares frente al avance de ISIS.

El altruismo de Merkel no servirá de nada si Alemania y el resto
de los países europeos no asumen más obligaciones militares frente al avance de ISIS.

EL PROBLEMA MAYOR

La recepción de emigrantes no es, pese a sus dimensiones, el problema más grande que deberá enfrentar Occidente. El problema mayor, y de ese depende el primero, deberá ser lograr la derrota militar de ISIS. Actualmente la mayor parte del peso militar de la guerra es portado por los EE UU y sus aliados en el Oriente Medio. Evidentemente, se trata de aliados difíciles.

Erdogan en Turquía aprovecha la guerra en contra de ISIS para bombardear pueblos y aldeas kurdas. El ejército egipcio ya tiene suficientes problemas con los salafistas de su propio país, aliados del ISIS. Las concomitancias religiosas (suníes) entre Arabia Saudita y el proyecto teocrático de ISIS son evidentes.

Los aliados más seguros en la alianza anti-ISIS son por el momento los enemigos primarios de ayer: Siria, por razones obvias, e Irán, cuya dirigencia no está dispuesta a ceder Irak, predominantemente chiíe, a la dominación suníe ejercida por ISIS. En ese contexto la posibilidad de una confrontación militar entre Arabia Saudita e Irán no puede ser descartada. Después de todo ya probaron sus fuerzas en Yemen. No obstante -y he aquí un punto donde deberá actuar la diplomacia occidental- será necesario evitar que la guerra en contra de ISIS se convierta en una guerra de suníes contra chiís, es decir, en una guerra religiosa al gusto de ISIS. En ese sentido la incorporación activa de Turquía y Egipto a la alianza y la neutralización de Arabia Saudita constituyen elementos imprescindibles en el marco de una estrategia general.

Problemática será también la neutralización de la Rusia de Putin. Por una parte, Rusia se ha sumado indirectamente a la lucha en contra de ISIS reforzando, si no sustituyendo con tropas rusas, al maltrecho y gastado ejército sirio. Mas, por otra parte, sabemos que Putin no regala nada. Lo más seguro es que, colaborando en la guerra en contra de ISIS, Putin intente convertir a Siria en un protectorado (¿o enclave?) militar ruso.

Por el momento la guerra ha sido limitada a los bombardeos aéreos de los EEUU, secundados por algunos aliados europeos a los que recientemente se ha sumado Australia. El secreto a voces es, sin embargo, que una victoria sobre ISIS solo podrá ser lograda en combates en tierra entre otras razones porque en las zonas de ocupación ISIS ha establecido estructuras de poder territorial. Eso quiere decir que expulsar a ISIS de los territorios invadidos costará mucha sangre. Y eso, aunque es sabido, no es dicho por ningún gobierno occidental.

Desde la perspectiva de la política internacional de Obama, la alternativa más óptima sería que la lucha territorial fuera llevada a cabo por gobiernos de naciones en las cuales predomina la confesión suníe. Sin embargo, si estos no logran su cometido, las tropas occidentales deberán actuar directamente en el terreno. Esta deberá ser, por cierto, la última carta. Pero es una carta.

Como puede verse, estamos muy lejos de “el fin de la historia” proclamado por Hegel. De la “paz perpetua” que soñó Kant estamos aún más lejos. Quizás alguna vez deberemos llegar a la conclusión de que la historia humana no ha comenzado. Puede ser que estemos viviendo todavía en la pre-historia de la humanidad. Por lo mismo, el tan conocido dicho romano “Si vis pacem, para bellum” (Si deseas la paz prepárate para la guerra), no ha perdido su vigencia. Todo lo contrario. Hoy es más actual que nunca.

 

Artículos relacionados

Top