ARZOBISPO LÜCKERT:
«CON MADURO ES POSIBLE INCLUSO UNA GUERRA CIVIL»

Cierto que los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Nicolás Maduro, firmaron un comunicado lleno de vaguedades y palabras biensonantes. Cierto también que la frontera sigue cerrada, que el régimen venezolano no ha bajado un ápice su agitación y propaganda contra supuestos paramilitares y terroristas en la frontera común. Y cierto también que nadie espera que Maduro dé por cerrado un conflicto que ha hecho estallar artificialmente para agitar el nacionalismo contra los colombianos, pretender explicar con el contrabando el dramático desabastecimiento y justificar los estados de excepción que ha impuesto en diversos circuitos (distintos) electorales. Que tienen mucho que ver con sus posibles estrategias para neutralizar unas elecciones generales el próximo día 6 de diciembre que tiene perdidas.

maduro-bravo

Una de las voces más libres y valientes de la iglesia en Latinoamérica, el arzobispo de Coro, Roberto Lückert, habló ayer con ABC para denunciar ante el mundo esas intenciones del presidente chavista. «Maduro ya lo ha dicho él mismo: si gana la oposición saldrán a la calle. Así puede pasar cualquier cosa. Todo es posible incluso una guerra civil y muchísimas víctimas. Ellos tendrán una estrategia cubana porque son cubanos los asesores que tienen aquí. Ellos se aferran a esa estrategia cubana porque allí tuvo éxito. Aquel país se hundió en la miseria, lo destruyeron. Pero se ha mantenido pese a ello 56 años».

NO HAY JUECES NI FISCALES

Lückert tiene toda la serenidad de quien ha asistido ya a todo tipo de abusos por parte del régimen. Pero preguntado por la condena a Leopoldo López se indigna. «Lo de Leopoldo no tiene nombre. Ya lo dijo Chávez que nos anclarían en el mar de la felicidad cubana que es este en el que se inventan los cargos y meten a la gente en la cárcel. Yo visito a un empresario que quiso ser gobernador y lleva siete años en la cárcel y ha visto 86 veces suspendida la audiencia para su juicio. Con (el alcalde de Caracas) Antonio Ledezma va a suceder lo mismo. (Ayer fue suspendida la audiencia para revisar su arresto). No hay jueces. Todo son jueces provisionales, no hay fiscales. Y en esa estrategia cubana, se inventan sus acusaciones. A Ledezma le inventarán los cargos. Es lo que pasó en Cuba con Ochoa, con Huber Matos y a todos y la disidencia en Cuba está toda presa».

Según Lückert el Papa no ha querido alborotar el avispero. Su prioridad era restablecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y esto se ha logrado. «Si mira entre líneas también hay mensaje y desde luego, es mi opinión, la prioridad era acudir a ver a los cubanos y animar al pueblo».

luckert

En palabras de Lückert, «el régimen comunista totalitario de tipo cubano que ya tenemos en Venezuela es capaz de cualquier cosa». Y por tanto también de suspender las elecciones del día 6 de diciembre». Los estados de excepción decretados a lo largo de la frontera con Colombia son un tubo de ensayo para ver cómo limitar y condicionar esas elecciones. Y si es necesario cómo suspenderlas extendiendo el estado de excepción como una mancha de aceite.

Lückert ha advertido en relación con la escalada de tensión creada en este sentido por Maduro con Colombia que los abusos que se cometen contra los colombianos en las regiones fronterizas son intolerables. Y que Maduro juega con fuego. «Porque como desencadene una guerra de verdad con Colombia, el ejército colombiano se presenta en 24 horas en la plaza de Bolívar de Caracas».

Esta alusión a la fuerza del ejército colombiano frente a un ejército venezolano profundamente corrupto y que no combate desde casi la independencia la hizo Lückert en la radio minutos después de hablar con ABC.

EL FANTASMA DE UNA CONTIENDA

Guerra civil, guerra con Colombia. Dos escenarios de pesadilla que algunos creen reales y otros descartan. El menos probable, todos coinciden, es el de una guerra con el vecino colombiano en la que el ejército venezolano nada podría hacer. Todos los interlocutores bromean sobre la capacidad operativa de un ejército cuyo alto mando son hoy cuadros chavistas mal preparados y muy corruptos. Y que, como dice el arzobispo, perderían todo el país en un día. «No hay militares de alta graduación que no sean inmensamente ricos», dice a ABC el legendario líder de Acción Democrática Octavio Lepage. A los 91 años, Lepage considera que hoy el chavismo es un régimen militar corrupto cuya supervivencia depende, coincide con el arzobispo, de la estrategia cubana y de la resistencia a abandonar el control de unos negocios inmensos internacionales que generan dinero en efectivo como prácticamente ninguno en el mundo.

Tomado de @abc_es

 
Hermann TertschHermann Tertsch

Artículos relacionados

Top