En su próximo libro con “el último hombre” de Nixon
BOB WOODWARD RETOMA EL CASO WATERGATE

La obra está centrada en el asistente que destapó las grabaciones secretas de Nixon

Cristina F. Pereda 

El “último hombre” del expresidente Richard Nixon se llama Alexander Butterfield y a sus 89 años se ha convertido en el personaje central del último libro de Bob Woodward, que junto a Carl Bernstein destapó el escándalo Watergate. Butterfield, asistente del mandatario republicano, fue uno de los encargados de instalar el sistema secreto de grabación en el despacho Oval, cuya revelación terminaría acelerando la dimisión del presidente estadounidense en 1974.

nixon

“Quedan cosas por contar sobre Nixon”, ha declarado Butterfield en un comunicado distribuido por la editorial. Según Simon & Schuster, el ex asistente del presidente norteamericano “abrió su archivo secreto de documentos a petición de Woodward y después pasó todo un año contándole docenas de anécdotas inéditas”.

“Butterfield era el primero en ver a Nixon por la mañana y el último por la noche, constantemente enterado de todo y potencialmente el testigo más peligroso”, dice el anuncio de la publicación por parte de la editorial Simon & Schuster. El último de los hombres del presidente es la decimoctava obra que firma Woodward y hace referencia precisamente a la primera, en la que narró junto a Carl Bernstein su investigación del caso Watergate, con la que cimentaron su legado en el periodismo y la política estadounidenses.

La editorial ha destacado en su anuncio el papel que jugó Butterfield en el desenlace del escándalo y su relación con Nixon durante los cuatro años que trabajó en la Casa Blanca. El título, que sale a la venta el día 13 de octubre, constituye “una historia impresionante de la misteriosa y subestimada relación entre Nixon y Butterfield”, según la casa de libros.

“El sistema secreto de grabación no empezó a funcionar hasta febrero de 1971. No hay ninguna cinta de los dos primeros años de la presidencia Nixon… En virtud de su proximidad al centro del universo Nixon y su extraordinaria memoria, Butterfield se convirtió esencialmente en el archivista”, escribe Woodward, según un fragmento adelantado este jueves. El escritor ha declarado a The Washington Post que el libro contiene “las últimas piezas del puzzle de Nixon” y describe a Butterfield como un “hombre gris, en la sombra”, pero un personaje “potente”.

the-last-president-men

Tras varios títulos centrados en las guerras de Irak y Afganistán, Woodward regresa al caso Watergate gracias a más de 40 horas de conversaciones con Butterfield. El último de los hombres del presidente también incluye 75 páginas de documentos inéditos sobre los años de Nixon en la Casa Blanca y que no se encuentran en otros archivos presidenciales.

El periodista norteamericano alcanzó la fama junto Carl Bernstein por su cobertura del escándalo de Watergate que acabó forzando la dimisión de Richard Nixon en 1974. Tras dos años de investigaciones, el caso dio el giro definitivo cuando Butterfield reconoció ante una comisión del Senado que el presidente había instalado un sistema de grabación en la Casa Blanca que registraba sus conversaciones. Butterfield había sido precisamente uno de los encargados en instalar el sistema, que registró miles de horas de conversaciones desde 1971.

Las declaraciones de Butterfield llevaron al Tribunal Supremo a pedir a Nixon que entregara todas las cintas, en una sentencia de 1974, por 8 votos a favor y ninguno en contra. El presidente dimitió dos semanas después, cuando las cintas ya habían revelado que Nixon obstaculizar una investigación del FBI sobre el incidente que desató el caso, el robo en la sede del Partido Demócrata en el edificio Watergate de Washington

Tomado de @el_pais

 

Artículos relacionados

Top