GUERRILLA, PARAMILITARISMO Y FRONTERA

Para los voceros del gobierno venezolano el término “guerrilla” desapareció del lenguaje oficial, cuando se refieren a los conflictos en la frontera. La historia de las extorsiones, de los secuestros e incluso los ataques a los puestos fronterizos, con presencia armada de las tres organizaciones guerrilleras que operaban en esa región, fue borrada de la historia, dejando solo el factor paramilitar identificado ideológicamente como un elemento de derecha.

guerrilla-eln

Cuando el chavismo llega al poder comienza una política de acercamiento con las organizaciones guerrilleras colombianas a fin de producir una distensión en la frontera.

Los primeros contactos los realiza el capitán Rodríguez Chacín dada su experiencia en esa zona desde los tiempos en que perteneció al CEJAP, grupo integrado por la desaparecida Disip, el Ejército y la GN, para contrarrestar la presencia guerrillera en la zona.

El gobierno de Chávez buscaba reducir las acciones de las tres organizaciones (FARC, ELN y EPL) de este lado de la frontera. Esos contactos produjeron  los primeros resultados cuando se logró rescatar del secuestro a la joven Mely Alejandra Carrero, en noviembre de 1999, a manos de la guerrilla.

Especialmente desde el Norte de Santander siguió operando el frente 33 de las FARC, mientras que en la frontera con el estado Apure, dominaba el décimo frente de las FARC  y un frente del ELN, con influencia en territorio venezolano.

Las negociaciones para liberar secuestrados colombianos, como el caso de Ingrid Betancourt, se convirtió en una estrategia importante para  Chávez en el año 2007, acción que contó con el aval del presidente Álvaro Uribe. Eso llevó a importantes líderes de las FARC, como Iván Márquez, a viajar a Venezuela y ser recibido por el presidente Chávez en Miraflores.

Pero esa distensión no terminó de aplacar del todo las actividades de estas organizaciones en la frontera.

La zona del Alto Apure fue utilizada como región de aliviadero para  las FARC y el ELN, pero la disputa histórica entre esas dos organizaciones generó algunos enfren-tamientos armados que hizo visible la presencia de ambos en territorio venezolano.

En un informe del comandante Iván Márquez, que se hizo público en los documentos hallados en la computadora del líder de las FARC,  Raúl Reyes, se revela que Hugo Chávez instó a las partes a llegar a un acuerdo.

“A instancias de Chávez nos reunimos el sábado en nuestro búnker de Fuerte Tiuna con Gabino y Antonio” (altos jefes del ELN) para resolver los conflictos entre líderes de ambas organizaciones en la zona de Guasdualito, estado Apure.

Mas tarde, Venezuela es retirada de las negociaciones para liberar secuestrados colombianos por la crisis que se genera entre Colombia y Venezuela debido al ataque colombiano al campamento de Raúl Reyes (FARC) en la frontera con Ecuador.

Cuando llega Juan Manuel Santos a la presidencia, Hugo Chávez concreta una nueva alianza con el presidente entrante, se mejora el comercio entre ambos países y se dan los primeros pasos para  el proceso de paz con la guerrilla en Cuba.

Durante esos años, el paramilitarismo también atravesó la frontera venezolana, especialmente en el negocio de la extorsión. Si bien el origen de los paramilitares fue enfrentar a la guerrilla, terminaron siendo un fin en sí mismo financiándose con el narcotráfico, la extorsión y el secuestro. Finalmente la disputa entre ambos bandos armados terminó siendo por el territorio y los negocios ilegales y no por cuestiones ideológicas.

Con el cierre actual de la frontera comienza una nueva etapa en las relaciones con Colombia, cuyo origen está más vinculado a razones políticas y económicas internas  por las que atraviesa Nicolás Maduro, que a la histórica presencia armada de grupos colombianos (guerrilleros o paramilitares) por el control de los negocios ilegales.

 

Artículos relacionados

Top