MUCHOS CULPABLES

¿Ha visto las lamentaciones de los venezolanos que se sienten indefensos ante la marea de hechos dudosos que ha respondido a sus fervientes oraciones? Son muchos los señalados como culpables. El Gobierno culpa al capitalismo, EEUU, la empresa privada y los oligarcas de los partidos políticos tradicionales. La oposición culpa a Chávez, Maduro, Cuba y a los socialistas o comunistas. Los venezolanos que no apoyan ni al Gobierno ni a la oposición culpan a todos los ya mencionados, e incluso a ellos mismos, por dejar caer el país tan bajo como lo ha hecho. Ahondemos un poco más en este fracaso.

culpa

Los países se edifican sobre instituciones que interconectan a las personas. Una institución no es un edificio; una institución son las creencias comunes en torno al pacto social de una cultura. Por ejemplo, en algunos países, las personas obedecen las señales de tránsito y en otros países no. Ambos comportamientos se institucionalizan como una conducta culturalmente aceptada. “Así es como se hace”, dice la gente. Uno no conduce en Miami como lo hace en Caracas.

A decir verdad, las instituciones de Venezuela son el monopolio, la discrecionalidad y el secretismo, es decir, la ecuación de la corrupción. El monopolio es el poder de controlar un dominio, una situación, una organización, un país o el mundo. La discrecionalidad es la libertad de usar el poder del monopolio de la forma que se desee. Y el secretismo es el poder de controlar la información: impunidad. El monopolio, la discrecionalidad y el secretismo producen la corrupción de la misma manera que el suelo, el agua y la luz solar producen hierba. No se trata de una conjetura; es un hecho demostrable.

Es una buena idea dejar de culpar a individuos por lo que se ha institucionalizado. Es el momento de cambiar las instituciones. El Gobierno monopoliza casi todo en Venezuela. Utiliza el poder de la manera que quiere y no responde ante nadie. Guarda secretos y el hecho de decir la verdad puede ser juzgado como un delito.

No odies la impunidad, la escasez, la corrupción, la suciedad y los homicidios a menos que tengas la intención de desinstitucionalizar el monopolio, la discrecionalidad y el secretismo que los ocasionan día tras día.

michaelrowan22@gmail.com

Traducción: Maryflor Suárez

 

Artículos relacionados

Top