OTRO APAGÓN

Ya es grave lo de los apagones. Lo más odioso son los mensajitos que envía la telefónica: “Sé consciente”, dicen para que ahorres una energía que no te suministran. De hecho, tampoco suministran algo que pueda llamarse “agua potable”; sé de una ama de casa que se rió en la cara del que fue a retirar el medidor. Llevaban tres meses sin recibir ese fétido y turbio caldo que Hidrocentro llama “agua”.

Por culpa de Corpoelec, éstas serán las “Albersidades” más cortas que haya escrito nunca. No se trata de alguna reducción de espacio impuesta por los editores de Notitarde, sino sencillamente que ayer jueves, por tercer día consecutivo, sufrimos un prolongado apagón. Computadora y “módem” muertos, escribo sobre el engorroso teclado de un celular estas líneas. Pensaba escribir sobre el irresponsable empleado de Corpocentro que me chocó y cobardemente se dio a la fuga, pero esa historia es más larga y no creo que mis torpes dedos puedan terminarla en este teclado diseñado por y para japoneses.

De manera que la cosa queda hasta aquí, en solamente la mitad de los caracteres que me asigna el periódico, y un poco desordenada.

En fin, no importa que no haya luz, agua, seguridad, alimentos, medicinas. Tenemos “patria”. Destartalada, saqueada, y sobre todo cubanizada, pero es algo que los que la han arruinado llaman “patria”. Andrajosa patria, la nuestra. Triste y oscura.

Pero a partir del 6 de diciembre comenzaremos a recuperarla. Y nuevamente esta Patria será libre, soberana y próspera.

apagon

 

Artículos relacionados

Top