CC Sabathia busca tratamiento para el alcoholismo
EL ALCOHOL ROMPE LA MEJOR MUÑECA DE LOS YANKEES

El ‘pitcher’ de los Yankees, CC Sabathia, ganador de la Serie Mundial en 2009, se retira temporalmente para tratar su alcoholismo’Deseo que mis hijos y mis admiradores sepan que quiero volver a ser la clase de persona de la que puedan estar orgulloso’, declaró Sabathia en un comunicado difundido por los Yankees

DENÍS IGLESIAS

Se prepara Gordon Beckham para batear. Es el 25 de septiembre de 2015 y restan menos de dos semanas para que termine la temporada en las Grandes Ligas (MLB). El jugador de los Chicago White Sox busca poner en ventaja a su equipo frente a los históricos New York Yankees, dominadores del béisbol estadounidense con 27 Series Mundiales.

Deberá adivinar la dirección de la bola que lanzará CC Sabathia, mítico pitcher de la franquicia que no vive su mejor momento. Beckham conecta y consigue un home run que condena al lanzador a la peor racha de su carrera. Los White Sox vencen 5-2 y complican la clasificación de los neoyorquinos para la postemporada (playoffs por el título).

Los Yankees lograron finalmente su pase al comodín (repesca). En el decisivo duelo frente a los Houston Astros que se disputó este jueves no estuvo CC Sabathia, quien un día después de terminar la temporada regular y acabar bañado en champán para celebrar la clasificación reconoció su alcoholismo y asumió su ingreso en una clínica de rehabilitación. En lo deportivo, los Astros eliminaron a los Yankees (3-0), que quedaron fuera de la lucha por el título.

El pitcher de los 24,3 millones de dólares

sabathia

Sabathia lleva desde 2009 en los Yankees, con los que ganó la Serie Mundial en 2009. La franquicia neoyorquina le echó el guante tras su buen papel en los Cleveland Indians, con los que consiguió el Premio CY Young (2007), que reconoce al mejor lanzador de las MLB. En apenas ocho años, el lanzador ha pasado de ser el mejor en el diamante (como se conoce popularmente al campo de béisbol) a ausentarse del mismo de modo indefinido.”Hoy ingreso a un centro de rehabilitación para recibir el cuidado de profesionales que necesito para superar esta enfermedad llamada alcoholismo”, declaró Sabathia en un comunicado que dieron a conocer los propios Yankees, el equipo que le paga 24,3 millones de dólares por temporada.

Antes de arrojar la toalla, este jugador, de 35 años, había finalizado su decimoquinto curso en las MLB con una marca perdedora de 6-10 y apenas un 4,73 de promedio de efectividad, una medida que sirve para valorar la eficacia de los pitcher. Para establecer una comparación, el lanzador con mejor promedio de la campaña regular fue David Price, de los Toronto Blue Jays, con un promedio de 2,45.

Trifulca en Toronto

“Deseo que mis hijos y otros que hayan sido mis admiradores sepan que quiero volver a ser la clase de persona de la que puedan estar orgulloso”. Esta es la ambición de un Sabathia que fue triste protagonista de un trifulca en agosto, un incidente más que evidenció su declive en todos los sentidos. Ocurrió a la salida de una discoteca en Toronto. Tras recibir unas críticas por su mal juego, la emprendió a golpes con los que le increpaban. “Estas cosas pasan. Fue una mala noche. Me cogieron en un mal momento. No me preocupa explicar mi comportamiento a mis compañeros de equipo, lo que realmente me incomoda es hacérselo entender a mis hijos”, dijo sin esconderse tras el tumulto en el que por suerte sólo perdió un zapato.

Al jugador se le detectó esta temporada una artritis crónica e inflamación en la rodilla derecha. Comenzó a utilizar una sujeción que le permitió mejorar su rendimiento. Pero volvieron los problemas. El pitcher fue expulsado en junio en el transcurso del partido entre Los Angeles Dodgers y los New York Yankees. Después de ejecutar seis buenos lanzamientos se puso a discutir con el umpire (árbitro) acusándole de no marcar las bolas y los strikes. El californiano no sufría una exclusión desde el año 2006.

El mánager de los Yankees, Joe Girardi, salió rápidamente a defenderlo, una actitud que ha repetido durante este tiempo. Fue el primero en conocer la decisión de Sabathia y reaccionó del siguiente modo: “Lo primero que dijo fue: ‘necesito ayuda, Joe’. Me quedé aturdido”. “Ha demostrado mucho coraje al afrontar la situación, ya que sabe que su familia y sus hijos están primero”, añadió. “Volveré”, es lo único que puede decir ahora un Sabathia que afronta el lanzamiento más complicado de su vida, uno que no debe fallar si no quiere quedar fuera de juego.

@denisillamas

Tomado de www.elmundo.es

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top