El ABC Claudio Paolillo / Presidente de la Comisión de Libertad de Expresión y de Prensa de la SIP
“Rafael Correa en Ecuador ha diseñado la más perfecta “Ley Mordaza” de Latinoamérica”

“Es una especie de fiebre que ataca por igual a todas las ideologías”. “La señora Bachelet en Chile es socialista y el seños Varela en Panamá es de centro-derecha, no obstante, se comportan igual”. “El fallo a favor de RCTV en Venezuela sienta un precedente para todo el continente”, señala el director del semanario “Búsqueda” de Uruguay

paolillo

MACKY ARENAS

Lleva varios períodos al frente de la Comisión de Libertad de Expresión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), columna vertebral del trabajo del organismo por la vigencia y respeto a ese derecho en el hemisferio. Su carácter y personalidad son de apariencia apacible y amable, pero saca las uñas ante cualquier amenaza que coloque en riesgo el trabajo o la vida de medios y periodistas, lo que defiende con notable pasión. Es escritor y director del prestigioso Semanario “Búsqueda”, una publicación  uruguaya de aparición semanal que circula desde 1972 y aborda temas de actualidad como política, economía y cultura, cuya línea editorial ha sido siempre liberal. Conversamos con él apenas fue ratificado en la responsabilidad de conducir la emblemática comisión y esto fue lo que nos dijo para los lectores de ABC de la Semana.

En esta ocasión hemos recibido desagradables sorpresas, pues países que no se encontraban en la lista de los más riesgosos para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y de prensa, ahora han traspasado el umbral. ¿Qué ocurrió?

Nadie tiene la vida asegurada como ninguno está a salvo de que un gobierno -de cualquier signo porque los hay de todos los colores- se le ocurra limitar estas libertades mediante normas legislativas que aprueban los congresos electos por los pueblos. Léase que –siendo así- no necesariamente se trata de medidas para las que haya que apelar a la fuerza pública sino sencillamente aplicando esa ley. El maestro en eso es el señor Correa en Ecuador, que ha diseñado y aprobado la más perfecta ley mordaza que existe en Latinoamérica.

Pero son leyes cuya legitimidad es dudosa, agazapada tras una traza de legalidad…

Violan la legalidad por la vía de la legalidad, es la fuente del comportamiento lesivo contra la libertad. El señor Correa está en la ley, pero su ley está contra los principios básicos de la república democrática.

Suena contra-natura…

Son los nuevos mecanismos. Ayer dijimos en la asamblea que preferíamos las dictaduras tradicionales –que muchos países hemos vivido- porque allí se decía: “Yo soy dictador y censuro porque me da la gana, porque no quiero que hablen en mi contra y deseo que la gente se entere de lo que yo hago. Punto”. Y así lo hacían, con total desfachatez, pero de frente y claro.

Dictaduras serias, transparentes…

¡Claro! Hoy es más problemático. ¿Cómo le explicas todo esto a la gente? Son las  sutilezas perversas de gobiernos electos popularmente pero que, una vez llegan al poder, se cargan a los demás poderes del Estado, los derechos humanos, las libertades individuales y, por supuesto, limitan todo lo que pueden la libertad de expresión.

No deja de alarmar que países como Panamá y Chile, que venían presentando una situación bastante aceptable, desde el punto de vista de la libertad de expresión, se unan al grupo de los problemáticos o bien retrocedan, como en el caso del Chile de la señora Bachelet…

Es una corriente –que no se si llamar ideológica- ciertamente política, orientada a conservar el poder a como dé lugar. Tienen mucho temor a ser  criticados y le están dando vuelta al contrato social que establece que quienes están en el poder lo están de manera circunstancial y son mandatarios, no mandantes. Los mandantes son los ciudadanos que los han colocado allí. Pero estos personajes llegan al poder y se olvidan de algo tan esencial en la democracia. Los gobernantes son puestos allí por la mayoría para administrar los asuntos y los dineros públicos y, por lo tanto, están sometidos al escrutinio del público y de la prensa, mucho más que los ciudadanos comunes. Ese es el contrato.

Pero lo curioso es que no hay distingos entre los gobiernos: violan los contratos tanto derechos como izquierdos…

Es como una especie de fiebre que ataca por igual a todas las ideologías. La señora Bachelet es socialista y el señor Varela, en Panamá, es un centro-derecha, no un socialista, no obstante, se comportan igual. Estamos observando las mismas prácticas, las mismas tendencias y arrestos restrictivos a la libertad de expresarse de la gente. Y esto es muy importante pues cuando se limita la libertad de expresión no sólo se afecta a los periodistas, también a los ciudadanos y a sus posibilidades de comunicarse y expresar sus opiniones, de recibir la información que necesitan para tomar sus decisiones.

SANTOS Y LAS FARC

¿Qué pasa en países como Colombia, que atraviesan delicadas coyunturas como las conversaciones dirigidas a  conseguir la paz?

Estuvimos – la SIP- en misión en Colombia y nos entrevistamos con el Presidente Santos. Ya los periodistas colombianos nos habían advertido que durante el proceso de paz, el movimiento guerrillero de las FARC había puesto en el tapete, como una de las medidas que aspiraban figurase para firmar el acuerdo, el que se aprobara una ley para “democratizar” los medios de comunicación y la comunicación en general.

“Democratizar”, una palabra que da para todo y en Venezuela sabemos cuánto se estira…

Además, para las FARC esa democratización tendría que ocurrir bajo los criterios de ellos, limitados y restrictivos. En otras palabras, no se podría decir todo lo que uno crea que deba decir, sino que el poder ponga condiciones. Es inaceptable. En esa reunión que te mencionaba con el Presidente Santos le planteamos nuestra preocupación sobre el tema. Él nos ratificó que, efectivamente, las FARC tenían ese punto de vista y que lo habían planteado en las conversaciones de paz pero que, mientras él fuera presidente nunca iba a aprobarse una ley de esas características, restringiendo la libertad de expresión, de la prensa y los periodistas en Colombia.

Lo contrario sería incomprensible en un gobernante que viene de una familia tan vinculada a los medios por generaciones como los Santos…

Él nos dio su palabra y no tengo razones para desconfiar de las palabras del Presidente Santos, aunque el tema está planteado y ha sido puesto en la mesa por uno de los principales cabecillas de las Farc, un señor cuyo alias es Timoshenko quien públicamente, a través de la cadena Telesur, presentó su planteamiento. De manera que no hay que bajar la guardia aunque personalmente tengo la esperanza de que eso no va a pasar.

¿No piensas que la SIP debe agenciar mecanismos diferentes a encuentros un par de veces por año que producen resoluciones las cuales los gobiernos ignoran cuando les conviene? Muchas veces proponen visitas a países donde no los dejan ni entrar, como es el caso de Venezuela. Me refiero a mecanismos que puedan resultar más eficientes para respaldar internacionalmente la solidaridad a favor de la libertad de expresión.

Nosotros, además de hacer estas reuniones y emitir comunicados cada vez que ocurre un ataque a la libertad de expresión y de prensa en el continente, hacemos muchas cosas. Te pongo por ejemplo lo que en realidad es una de las buenas noticias de este semestre: la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de ordenar al Estado Venezolano devolver la frecuencia y los equipos de RCTV a sus legítimas autoridades y propietarios, a través de una sentencia donde se establece claramente que el Estado venezolano, al retirar la frecuencia violó la libertad de expresión, las garantías del debido proceso y otros derechos. Ese fallo ha sido histórico y sienta precedentes para toda América, no solo fue para RCTV, puesto que constituye una referencia para casos que puedan suceder en el futuro.

PANAMÁ TAMBIÉN

paolillo2

¿La SIP tuvo que ver en ese resultado?

No solo estuvimos muy pendientes y vigilantes durante todos estos años, sino que presentamos importantes alegatos para apoyar la posición de RCTV desde el punto de vista legal, los cuales fueron considerados por la Corte a la hora de tomar su decisión. Por otra parte, hace unos quince o veinte días estuvimos en Quito, escenario de uno de los mayores problemas para la libertad de expresión en nuestros países. Llegamos en el momento justo cuando el gobierno del Presidente Correa había resuelto clausurar definitivamente Fundamedios, organización que resiste a los atentados contra la libertad de expresión y de prensa además de seguir y denunciar las agresiones contra periodistas en Ecuador. En esa reunión, que se llamó “Foro de Quito por la Libertad de Expresión”, donde participaron distintos movimientos de prensa y grupos ciudadanos en defensa de estos derechos, redactamos y aprobamos un plan de acción concreto a fin de poner en marcha actividades que, de forma específica y eficiente, respalden nuestros comunes objetivos. Al día siguiente de ese foro cinco relatores, dos de la OEA y tres de Naciones Unidas, emitieron una histórica declaración conjunta sobre el caso ecuatoriano, donde dejaban claro que si el señor Correa cerraba Fundamedios estaba atacando violentamente las libertades esenciales en ese país. El resultado fue que dos semanas después el gobierno de Ecuador resolvió echar para atrás la medida, por supuesto dejando la advertencia de que si Fundamedios persistía en lo que hacía entonces sí lo iba a cerrar. Pero el caso es que fue una batalla que se pudo ganar de momento haciendo eso que tú estás diciendo, cosas extras, ir a los lugares, pelear in situ, ser un poco más creativos y lo más importante, jamás desistir.

¿Para el próximo período que te toca permanecer al frente de la Comisión, puedes adelantar algunos planes o acciones?

Estamos pensando muy seriamente hacer una misión a Nicaragua, un país que la está pasando muy mal y está como olvidado del mundo. Hemos escuchado el informe en esta reunión de la Sip, el cual relata cómo en Nicaragua quedan únicamente un canal de televisión, una sola emisora radial y un solo diario que no responden al gobierno, que no recitan el discurso oficial. Todos los demás medios están, o en manos del gobierno o de socios empresariales del gobierno que lo mantiene al servicio del Estado. Así que es muy probable que vayamos en misión a Nicaragua próximamente. Muchos piensan que allí nada se puede hacer y sí se puede; en todos lados se pueden hacer cosas y para eso estamos.

Panamá es altamente preocupante por lo que acá se ha denunciado…

También tenemos planteado ir allá. El proyecto de ley presentado por un diputado del partido del Presidente de la República es una verdadera ley mordaza, muy parecida a la ecuatoriana y revive viejas aberraciones como que los periodistas tengan que poseer un título profesional y la obligación de exhibir un carnet para ejercer. Insólito que se pretenda poner en práctica estos requerimientos cuando, desde 1985, la CIDH dijo que eso era contrario a la libertad de expresión porque no se puede limitar el ejercicio de ese derecho al grupo de personas que tenga un carnet de periodista. Bajo ese criterio, ni García Márquez, ni Mario Vargas Llosa, ni Eduardo Galeano, como carecieron de ese carnet, no habrían podido ejercer el periodismo, el cual por cierto ejercieron desde mucho antes de ser famosos escritores.

Las señales de Chile son de real peligro…

La Presidente Michelle Bachelet, en su segundo mandato es otra. En esta materia de libertad de expresión es muy diferente a la persona del primer mandato.

Debe ser que atraviesa graves problemas y ahora le molesta la prensa independiente…

No sé, lo cierto es que los hechos hablan. Ha preparado cuatro o cinco  proyectos de ley que, por una vía o por otra,  limitan la libertad de expresión de la gente y encienden las alarmas.

 Tu país, Uruguay, ha resultado esta vez una especie de oasis en medio de tanta denuncia…

Alguno pensará que tal vez por eso me dejan en la Comisión de Libertad de Prensa, ¡ja jajá! No, hablando en serio, afortunadamente estamos pasando un buen momento.

@ClaudioPaolillo

 

Artículos relacionados

Top