A PASO DE CONGA

El binomio presidencial Maduro-Cabello no controla sus actos, trátese de pomposas decisiones estratégicas o de movimientos del diario andar. A menos de un mes de los cruciales comicios parlamentarios del 6D, el badajo de su campanario va de un lado al otro sin el menor orden.

Debido a la complicación del panorama internacional, ahora convertido en área de presiones a favor de la transparencia electoral, la libertad de los presos políticos, el resguardo de los DDHH y de los medios -convertidos en conjunto en víctimas universales de un gobierno que los detesta-  el lenguaje del poder ha ido pasando, según los vientos, de la paz a la guerra, del insulto más procaz al diálogo, de la promesa neutra a la amenaza feroz, y viceversa.  Las primeras bajas de esa retórica  impredecible han sido la credibilidad en el valor de la palabra oficial, la fe en la causa en nombre de la cual se miente en forma tan desmesurada y la seriedad de sus ofertas, amagos y amenazas.

diosdado-cabello-maduro

El trasfondo de tan errática conducta es fácil de detectar. Es el miedo al voto protesta que los espera a la vuelta de la esquina, pero más aún a sus consecuencias políticas y su rebote sobre la complicada realidad interna del PSUV, tras 16 años de farsa redentora. Que sean sancionados por decisión soberana de los ciudadanos debe arderles en la piel, si recordamos que fueron los mismos a los que alguna vez este ensayo del peor socialismo imaginable, ofreció salvar. Lo que ya es decir.

Se han negado a escuchar a la oposición, a analizar con una objetividad que hace rato perdieron, lo que impone a sus adversarios la condición democrática en nombre de la cual han vencido tantas dificultades y ganado tantos corazones. No creen que la MUD quiera respetar y enaltecer la libertad del ser humano, la pluralidad política, la independencia de medios, los principios de la alternancia, la división de poderes y las demandas de todos los estamentos sociales cansados de pedir y protestar sin que se les oiga. No imaginan que es de la naturaleza de un sistema de oportunidades trabajar con denuedo, sensibilidad humana y eficacia en el logro del más elevado nivel de vida posible para todos.

Conforme al refrán que nos habla del juicio de cada ladrón, suponen que al voltearse la tortilla los perseguidos y excluidos de hoy se convertirán en los perseguidores de mañana. Es un error alentado por quienes presuntamente incursos en delitos muy graves no quisieran desasirse nunca del mando. Pero una mayoría oficialista no ha sido parte del botín y en consecuencia será ampliamente favorecida por un nuevo gobierno que haga del derecho, la justicia y la dignidad de cada uno su meta fundamental.Maduro ha propuesto un diálogo para después del 6D, es decir, reflejo de la voluntad expresada en sufragios. El 7D él seguirá en la presidencia frente a una AN muy probablemente de mayoría opositora. Es fácil imaginar la agenda de semejante encuentro, celebrado bajo el   impulso del cambio. No obstante lo que ahora toca es garantizar una victoria holgada de la unidad democrática.

Por el momento estamos en precampaña y la conducta del gobierno sigue dominada por la rabia y el miedo. Lo más reciente es el bárbaro atentado contra una movilización pacífica de Capriles en los Valles del Tuy. Da una señal interesante. El ataque se materializó en territorio hace poco ampliamente dominado por el PSUV, pero puesto que la alegría del cambio se propaga por la nación invadiendo circuitos de prosapia chavista, la reacción era esperable. Le tocó a Yare ser escenario de la cólera manifiesta de quienes viendo que el poder se les va de las manos apelaron a la primitiva violencia y salieron con las tablas en la testa. Dirigidos por el alcalde quisieron ofrendarle a sus superiores una batalla ganada a la “derecha”, solo para confirmar que están de más en ese Circuito y seguramente en el estado y en el país.

Admitamos  que en comparación con las provocaciones más salvajes del gobierno y no obstante el estallido de disparos homicidas, lo de Yare sería relativamente de menor calibre si no fuera porque se articuló contra una de las figuras más emblemáticas de la oposición democrática.Los bellacos fueron puestos en retirada, el acto de Capriles terminó de lo mejor y siguió el avance democrático en antigua tierra oficialista… o comanche, si lo prefieren.

Pero el caso es que con todos sus escenarios en condiciones precarias y sus surtidos laboratorios de guerra en trance de ser licenciados, la intensidad de las operaciones malvadas ha ido menguando, aunque la frecuencia no deje de crecer.  No es que la gente del poder haya decidido graduar sus truculencias. ¿Cómo podría prescindir de lo que está en su naturaleza?El problema es que cada vez les resulta más difícil articularlas. La distancia entre “querer” y “poder”  es, señores, siempre mayor.

Cuidemos los detalles. Las encuestas hablan de una intención de voto orientada hacia el cambio democrático, sin embargo es la organización la que los “produce”, concentrándolos abajo a la izquierda en lugar de dispersarlos; e insistiendo en una verdad copernicana: la abstención deja espacios vacíos a merced de quienes no juegan limpio

¡1-2 y 3, el paso más chévere de la conga es!

1-2 y 3 suman 6. 6D de 2015, fecha en que la conga del poder comience a cambiar para evitar que el gobierno siga encanallando la vida nacional, bajo la conducción de una élite tramposa como pocas.

 

Artículos relacionados

Top