El ABC de Enrique Márquez / Presidente de Un Nuevo Tiempo
“La justicia es una cosa y la persecución política es una muy diferente.”

Vivimos una situación límite en lo económico y en lo político. Nuestra ruta principal es el reencuentro de los venezolanos. Son pocos los partidos que no acataron el llamado de la MUD. La asamblea está siendo dirigida como si fuera un cuartel, señala el candidato a diputado por el estado Zulia.

MANUEL FELIPE SIERRA

Es diputado en la Asamblea Nacional, y opta de nuevo encabezando la plancha de la MUD por el estado Zulia, una de las regiones que se considera decisiva para el eventual triunfo opositor. Ha tenido una consecuente militancia política desde muy joven, y ahora ejerce la presidencia de Un Nuevo Tiempo, uno de los principales factores de la Mesa de Unidad Democrática, fundado por el ex Gobernador y ex candidato presidencial, Manuel Rosales, hoy, junto a Leopoldo López y Daniel Ceballos convertido en preso político del régimen. Estas son sus reflexiones para los lectores del ABC de la Semana.

enrique-marquez

“No estamos hablando de violencia ni de caminos diferentes a los que establece la Constitución.”

Las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre se realizan en un marco muy especial en medio de una crisis económica, política y social. ¿Cuál es tu perspectiva en relación este evento?

Yo estoy convencido que el pueblo venezolano va enrumbado hacia un cambio político. La situación que están viviendo nuestros compatriotas, de sufrimientos por el desabastecimiento, por la escasez de alimentos, de medicinas, por el estado de la salud, de la inseguridad, es una situación que está llegando ya a un límite. Ello es más que una justificación para generar un cambio político que se inicie con la Asamblea Nacional, aunque no sea la solución a todos los problemas, y eso hay que decirlo para no caer en demagogias. Pero si es la oportunidad del cambio, basta imaginarse que ese cambio no se dé el 6 de diciembre y que el gobierno triunfe porque nos abstuvimos, porque no fuimos a votar, porque no hicimos lo que debíamos hacer, imagínense el 7 de diciembre con un gobierno triunfante, y mantener la continuidad de todo lo malo que nos está ocurriendo.

Los sectores de la oposición hablan con mucho optimismo de una victoria el 6 de diciembre, que sin duda es importante, pero se exagera mucho en la oferta de los candidatos a diputados, como si fuéramos a hacer un cambio de gobierno.

Si hacemos lo que tenemos que hacer, y votamos el 6 de diciembre y ganamos, entonces nace una esperanza, que por las buenas, que por el voto popular, con la Constitución en la mano, con la actitud cívica de un ciudadano, de un pueblo decidido a cambiar, nosotros generemos un mejor país. No estamos hablando, ni hablaremos nunca de violencia, ni hablaremos de caminos diferentes a los que la Constitución establece, pero es una oportunidad para el reencuentro. De modo que si creo que están dadas las condiciones, las encuestas nos lo dicen.

Según la tendencia de las encuestas la oposición tiene la opción ganadora.

Sin duda, están dadas todas la condiciones para la victoria, no sólo las nacionales sino también las circuitales, en Los Llanos, en Los Andes, en Oriente, en Occidente, en el Centro, en Caracas, hay una voz mayoritaria del pueblo venezolano, que demuestra que hay un interés fuerte en lograr un cambio, y esto lo encarnamos los diputados que vamos en la fórmula de la Mesa de la Unidad Democrática.

Se habla mucho del cambio de manera genérica, pero no se precisan sus alcances, sería bueno aclarar el tema, porque muchos piensan que el 6 de diciembre se va a definir el futuro del país, que si el gobierno pierde Maduro va a dejar de ser Presidente. ¿Cuáles son los límites de esos cambio?, porque si eso no se precisa, un resultado adverso a la oposición habría de generar desesperanza y desilusión.

Nosotros inicialmente vamos por el rescate institucional de la Asamblea Nacional, ese el primer objetivo del cambio. Porque ella es la expresión del pueblo, son diputados que son electos por su pueblo en sus respectivos circuitos electorales. El rescate institucional apunta a una Asamblea que legisle para la mayoría, en ese sentido nosotros tenemos el ojo puesto en el aspecto económico, sobretodo el tema de la producción, ya que no podemos estar en un país donde el Presidente expropia y confisca lo que le da la gana, y sin pensar que ello tiene un efecto, ¿Por qué no hay comida en Venezuela?, no hay comida porque el sector privado dejo de producir, y el sector estatal que expropió la mayoría de las empresas tampoco produce.

Se expropió teóricamente para aumentar la producción

Bueno, claro, eso es lo que se dijo. Pero fíjate, en el caso de el aceite, la mayoría de las aceiteras están en manos del gobierno, igual que los granos, que el azúcar, que la harina pre-cocida. El caso de AGROISLEÑA, que lo expropió y la convirtió en AGROPATRIA, y que no sirve para nada. Entonces nosotros tenemos que llamar las cosas por su nombre, y hay que legislar para que el Presidente deje de apropiarse de lo que no le toca, y  también auditando estas empresas. Porque esto no se trata de una guerra económica, se trata de un gobierno incapaz, que lo no lava ni presta la batea, que no produce ni permite que los privado produzcan. Porque mírate esto de la persecución contra POLAR, es quizás la persecución contra una de las pocas empresas que está produciendo alimentos en Venezuela, ¿a quién le cabe esto en la cabeza?

JUSTICIA SOCIAL

Sin duda es una empresa que es un símbolo.

Sí, es un símbolo importante. De tal manera que nosotros vamos a frenar estas expropiaciones y vamos a auditar estas empresas como primer paso, lo que ya es un cambio. Pero aparte de ello, vamos a legislar en materia de seguridad para obligar a que el gobierno asuma su responsabilidad, vamos a legislar en materia social para permitir que todos estos programas de asistencia social, como son las misiones, puedan estar mejor organizadas, hay un verdadero despelote con la misiones, allí hay incluso corrupción, importantísima corrupción, y hay que acabar con eso, pero no vamos a acabar con las políticas de justicia social, nosotros creemos en la justicia social, en lo que no creemos que ésta deba hacerse a expensas de la destrucción de un país, podemos hacer justicia social a los más pobres, pero también generar progreso, elementos que permitan una mejor calidad de vida para el pueblo. De tal forma que la oferta nuestra en una Asamblea que pueda coadyuvar en estos temas. Ahora esto dependerá también mucho del Ejecutivo, entiéndase, si Nicolás Maduro plantea una guerra institucional que nosotros no vamos a plantear, el objetivo no será, y vale la pena aclarar, cortarle la cabeza a Maduro.

Recientes declaraciones del propio Maduro apuntan hacia ese objetivo cuando habla de una profundización de la revolución en caso de una derrota.

Pero eso sería un grave error, porque tendrían que entender que el pueblo habló, y el pueblo va a hablar el 6 de diciembre, y va a decir que quiere un cambio. Ahora, si ellos se oponen a ese cambio, producirán una crisis institucional y decretarán que el pueblo genere también los mecanismos constitucionales para desplazar aquellos que se conviertan en un obstáculo al cambio político. En este caso nosotros no tenemos planteado eso como nuestra ruta principal. Nuestra ruta principal es el reencuentro de los venezolanos en una camino de progreso, de avance social, de progresismo, de democracia social que le permita al venezolano, sin abandonar la justicia social, mantener abiertas sus universidades, mantener abiertos sus colegios, mantener la producción de alimentos, de medicinas, tener buenos servicios de salud, eso es lo que buscamos. Ahora, si Maduro no está de acuerdo con eso y genera una crisis, bueno, yo me imagino que el pueblo verá y sabrá quien es el verdadero obstáculo para todo esto, que no es la oposición, porque no vamos, y en eso quiero ser muy claro, nosotros no llegaremos a la Asamblea a aumentar la crisis, no queremos llegar a ponerle más peso a los hombros de los venezolanos, queremos llegar para poder generar las soluciones que el pueblo de Venezuela está demandando.

enrique-marquez2

“Hay que legislar para que el Presidente deje de apropiarse de lo que no le toca.”

UN CUARTEL

Además de las soluciones que planteas, una futura Asamblea con mayoría opositora, tiene que ir al rescate pleno de su legalidad, tiene que asumir sus verdaderas funciones, muchas de las cuales han sido desvirtuadas.

Si, la actual Asamblea está siendo dirigida como si fuera un cuartel, allí nadie tiene derecho de palabra, sino cuando el Presidente lo dictamina, un reglamento interior que no permite que el debate político fructífero se desarrolle. Nosotros vamos a rescatar eso, de entrada puedo decirte, que las posiciones que les toque al oficialismo en un gobierno legislativo nuestro se la vamos a dar, nosotros no vamos a pagar con la misma moneda que ellos no ha intentado pagar todos estos años, porque en ese caso no habríamos aprendido nada. Nosotros no somos el oficialismo, nosotros vamos a llegar, vamos a darle al oficialismo las posiciones que le tocan y vamos a gobernar el cuerpo legislativo de una manera distinta, con democracia.

En la búsqueda del equilibrio de poderes.

Exactamente. Vamos a buscar a través de nuestra acción política el equilibrio de poderes, para que nunca más dentro de Venezuela, un solo partido o un solo hombre, sea todopoderoso y controle todos los poderes públicos. Nosotros tenemos que generar ese equilibrio para poder garantizar la justicia, para generar transparencia electoral; es decir que eso esté en manos realmente del pueblo y no de una camarilla, de una cúpula como esta en estos momentos. Este asunto de tratar de jubilar antes de tiempo a una cantidad de magistrados, solo para ponerle la mano a unas posiciones en el Tribunal Supremo de Justicia, porque saben que el año que viene no lo podrán hacer porque no tendrán mayoría, es una vergüenza, es el ejemplo de lo que no se debe hacer en la política, es el ejemplo de los que no se le debe hacer a un pueblo. El ponerle la mano al TSJ con fines políticos, el negarle la justicia a tantos venezolanos, el usar la justicia para perseguir a aquellos que piensan diferente. Alguien en algún momento me dijo que el que perseguía a las personas por como pensaban era un degenerado, y yo lo creo, porque el ser humano es pensamiento, el ser humano es diferenciado del resto de los animales que pueblan la tierra por su capacidad de razonar, y si nos vamos a perseguir porque razonamos diferente, entonces imagínate la degeneración que esto significa.

Eso implica el caso de los presos políticos.

Sin duda. El caso de Leopoldo López, el caso Manuel Rosales, el caso Daniel Ceballos, el caso de la persecución política, eso tiene que acabarse en Venezuela. Nosotros no vamos a perseguir a los oficialistas porque piensen diferente. La justicia tendrá que operar en contra de tantos sinvergüenzas que ha tenido Venezuela, y que han asaltado el tesoro público. Pero eso sí, tiene que ser una justicia imparcial y que frente al país se le muestren la pruebas de aquello. La justicia es una cosa y la persecución es otra muy diferente a eso.

Hay una cosa importante, Un Nuevo Tiempo y en particular tú, como presidente del partido, han hecho un gran esfuerzo para perfeccionar la experiencia unitaria de la MUD. En materia presidencial es relativamente fácil consolidar una unidad, ya que se trata de ponerse de acuerdo en un solo candidato y para ello se realizan primarias, y quien las gana ya de hecho es candidato. Pero en una elección como ésta la situación es mucho más difícil, porque empiezan a jugar otros intereses. ¿Cómo juzgaría Un Nuevo Tiempo la experiencia de la MUD de cara a estas elecciones?

Ha sido muy difícil, sin duda, tú lo describes muy bien. Nosotros tuvimos que hacer primarias, hicimos el doble de primarias que hicimos en el 2010, nos fue bien, fue un evento de participación importante. Luego tuvimos que ponernos de acuerdo en el resto de los circuitos y en las listas, un proceso con algo de trauma, sin duda alguna, hubo gente que no quedó contenta con los acuerdos o con los resultados de las elecciones primarias. Pero eso no significa que el objetivo no se haya cumplido, porque tenemos candidatos únicos a través de tarjetas únicas, y eso es importante destacarlo, ya que los partidos escogieron esconder sus tarjetas en beneficio de la coherencia política, y generar una sola tarjeta que es la tarjeta de la MUD, “abajo y a la izquierda”, es el voto de la comunidad, una sola tarjeta, no van a encontrar la tarjeta de UNT, ni de AD, ni de PJ, ni COPEI, ni VP, ya que eso no recoge los intereses de la oposición.

Sin embargo hay partidos que han postulado candidatos por su cuenta, y que llaman a votar por tarjetas distintas a la MUD.

Son pocos los partidos que no acataron el llamado de la unidad, y debo decir, como es el caso del MIN UNIDAD. Porque es lamentable que un partido que vimos crecer de la mano de Renny Ottolina y de Gonzalo Pérez Hernández, que ahora ha sido secuestrado por el gobierno, básicamente su directiva la colocó el gobierno y la obligó a postular candidaturas como la William Ojeda en el estado Miranda, por ejemplo. ¿Quién puede decir que William Ojeda es opositor?, y además están haciendo trampa, o intentan confundir al elector. En casos como esos nos hace a nosotros decir que esto se trata de dos bloques: el bloque continuista, donde está el PSUV, y el bloque del cambio político que es la tarjeta única de la MUD, no hay otra tarjeta que recojan esto, ya que esas tarjetas están siendo intervenidas de diversas maneras, secuestradas, chantajeadas, y esto para nosotros es inadmisible. Creo, sin embargo, que para la unidad esto ha ido mejorando, y lo demostraremos. Porque en el ejercicio del poder legislativo demostraremos nuestras verdaderas intenciones, unas intenciones de mejorar al país y no de generar más crisis. No se trata de una política por la política, se trata de una política para satisfacer las grandes necesidades del pueblo venezolano.

  @ENRIQUEMARQUEZP

 

Artículos relacionados

Top