Entre votar por el CAMBIO o….

DELINCUENTES DE GORRA ROJA

cambio

 

Este es el gobierno de las mentiras, el de la venta de ilusiones. Un gobierno que atrapo incautos vendiéndose como socialista y amante de los pobres. Aun algunos lo creen así. Los más avisados ya saben la verdad, pero aferrados a una creencia, que no a una convicción, declaran que de todas maneras hay que votar por los pillos e incapaces porque después viene el FMI, la violencia y el Armagedón final.

Lástima para ellos que cada día la gente les cree menos. Ayer, mientras recorríamos Miguel Peña en una multitudinaria marcha una señora me dijo que de verdad había pensado que cuando cerraran la frontera iban a aparecer los alimentos porque le había creído al gobierno que todo lo que producíamos se iba de contrabando a Colombia, “pero es lo último que le creo…” me dijo.

En realidad aquí no se va decidir el 6D entre el socialismo y el capitalismo. Pamplinas! Los países no se gobiernan con ideología, los países, para que sean felices hay que gobernarlos con sentido común y con honestidad.

A mí me encantaría que Venezuela fuera un país gobernados por socialistas como los suecos, un sitio donde se muere de viejo y de fastidio y no de hambre como en Corea del Norte o por un tiro de un malandro como Venezuela.

¿A usted amigo lector que modelo le gusta más? Voy a tomar un ejemplo al azar, el de Puerto Cabello. Analicemos juntos: Cuando el puerto se descentralizo tenía 4.500 “obreros”. Un barco tardaba 78 horas promedio para descargar y producíamás de 1.500 millones de bolívares de pérdidas al país. En 10 meses de descentralización se bajó a 120 trabajadores,  a 28 horas promedio de tiempo de descarga y comenzó a darle de ingresos más de 800 millones de bolívares a Carabobo.

Las consecuencias fueron inmediatas. Las líneas navieras redujeron los fletes, cesó el robo descarado en los patios y almacenes del puerto, las aseguradoras también redujeron sus primas, los costos de producción de la industria venezolana se redujeron, también los precios a nivel de consumidor. Y Puerto Cabello, antes sucio y abandonado, recibió en inversiones realizadas por la gobernación de Carabobo, más del doble de las utilidades que el puerto producía.

La descentralización fue revocada, violando la Constitución, hace seis años. Y ese mismo puerto en menos de un año de gestión “socialista” fue entregado a un narcotraficante convicto y confeso que teníaescoltas de la policía del estado, “prestados por el nuevo gobernador” y que se hizo con extorsión y amenazas de los patios y galpones. También le dieron el aeropuerto y una línea aérea. Quien firmó la ley de puertos y asumió su descentralización, Henrique Salas, está perseguido y con orden de detención. En cambio, quien entregó el puerto está libre con su gorra roja, al igual que lo están quienes el narco declaró haber sobornado.

¿Es ese el régimen que hay que defender para que no gane la oposición? No son corruptos que roban gallinas, es un estado delincuente, disfrazado de socialismo para darle “charme” al latrocinio.

marcha

…o votar CONTRA el ROBO

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu

Artículos relacionados

Top