LA RED A LA VELOCIDAD DE LA LUZ

ÁNGEL JIMÉNEZ DE LUIS

Si vive en una zona urbana es muy probable que ya conozca los inconvenientes de las redes WiFi, a pesar de los numerosos avances en los protocolos de comunicación las interferencias acaban por pasar factura en la velocidad de transferencia de los datos. Es también un sistema de comunicación que tiene un alto consumo energético, uno de los responsables de que tengamos que recargar el teléfono móvil cada noche.

lifi logo image

Hay una solución que podría no sólo eliminar este problema, sino multiplicar por 100 la velocidad a la que nuestros dispositivos se comunican. Hacerla funcionar podría ser tan sencillo como darle al interruptor de la luz.

La tecnología se conoce como Li-Fi y nació en el año 2011 como un proyecto de investigación de la Universidad de Edimburgo. En lugar de usar ondas de radio en la banda de 2,4 o 5 Ghz como hace la tecnología WiFi, Li-Fi transmite información entre dos dispositivos usando pulsos de luz visible o infrarroja que duran apenas unos pocos nanosegundos, imperceptibles para el ojo humano.

li-fi

Una bombilla LED instalada en el techo de casa y compatible con este sistema, por ejemplo, podría ser capaz de transmitir hasta 10 GB por segundo a los dispositivos de la habitación sin que las personas en la habitación notasen ni el más mínimo cambio en la iluminación.

Esta característica ha llevado a muchos investigadores a pensar en Li-Fi como una alternativa especialmente apta para la llamada Internet de los Objetos, la creciente colección de dispositivos, sensores y electrodomésticos inteligentes que tenemos en casa o en el trabajo. Hoy en día es necesario conectarlos a la red bien por WiFi o usando algún tipo de enlace Bluetooth. En un futuro podrían comunicarse entre si o con servidores remotos usando tan sólo luz. Li-Fi podría ser también una solución de comunicación más segura, ya que la señal se puede bloquear fácilmente con paredes.

No es sólo una propuesta teórica. El pasado Mobile World Congress de Barcelona PureLiFi realizó una demostración con los primeros equipos comerciales -todavía algo limitados en capacidad de transmisión- de la tecnología. Varias empresas trabajan ahora en crear el primer estándar formal para certificar estos productos. En Estonia la compañía Velmenni ha comenzado a equipar algunas oficinas con esta tecnología de forma experimental.

En el futuro cercano esta tecnología no sustituiría completamente a otros sistemas de redes inalámbricas pero podría ayudar a mejorar la comunicación en situaciones puntuales. Un smartphone compatible con Li-Fi, por ejemplo, podría extender su autonomía un 15% cuando se use en locales, oficinas u hogares preparadas para este tipo de comunicaciones.

lifi

Tomado de www.elmundo.es

 

Artículos relacionados

Top