El ABC de María Corina Machado / Coordinadora nacional de Vente Venezuela
“La transición política no es una transacción”

Los venezolanos están claros que con este modelo no es posible la libertad ni la prosperidad. El 6 de diciembre el pueblo dijo: “yo quiero un cambio real, un cambio de régimen”. Yo recorro Venezuela, es lo que hago, es lo que me encanta hacer, es mi vida, así sostiene la exparlamentaria.

 

Manuel Felipe Sierra

 ¿Quién no la conoce en Venezuela ni sabe de su rebeldía y su postura frontal frente al proyecto chavista? Dirigió con éxito la organización civil SUMATE, que garantizó el voto de los venezolanos en elecciones decisivas, como el Referéndum Revocatorio Presidencial del 2004. Como parlamentaria su labor se hizo incómoda, hasta el punto en que fue despojada de su inmunidad. Inhabilitada para optar nuevamente a la elección como diputada el 6 de diciembre del 2015, dedica sus esfuerzos en una intensa campaña nacional en la estructuración de su partido Vente Venezuela. Estas son sus reflexiones para los lectores del ABC de la Semana.

“Se creó un mito con los altos precios del petróleo”.

“Se creó un mito con los altos precios del petróleo”.

 Desde el 2001, como responsable de la organización SUMATE, y ahora al frente del movimiento político Vente Venezuela, ¿qué cambios percibes entre la Venezuela de aquel entonces y la Venezuela de hoy?

 Muy profundos. Muy profundos y muy esperanzadores, yo siento que nuestra conciencia del ejercicio de la ciudadanía es otra, a los golpes, es verdad, pero ha madurado y aprendido mucho. Lo que significa vivir y preservar una sociedad democrática y libre que requiere un ejercicio y un desarrollo de la cultura democrática, pero además desarrollar canales para el ejercicio de esa responsabilidad. Tú dirás “han sido unos años devastadores”, desde luego, en todos los planos: en el económico, en el institucional, en el humano, en el moral; yo creo que en esta última dimensión es donde está el daño y el desafío más grande, es el plano ético, pero tenemos una Venezuela consciente de lo que no funciona y de la necesidad y profundidad del cambio que queremos.

Sabes que es muy común en política hablar de cambio, incluso es una consigna electoral de uso frecuente. ¿Pero cuál cambio consideras que requiere el país en estas circunstancias que tú defines como dramáticas y complejas?

 Aquí nadie está planteando “vamos a cambiar colores o nombres a estas alturas”, mucho menos convertir una transición en una transacción, no lo podemos permitir. El cambio es profundo, es en la concepción de esa sociedad, en la relación de estado-ciudadano, como te decía y sobre lo cual he insistido tanto.

¿Crees que de verdad exista conciencia sobre la naturaleza y necesidad de ese cambio?

 Claro que lo creo, yo diría que nuestra generación esta lista, preparada para dar un paso histórico y dejar atrás males que hemos acarreado durante ya siglos, el clientelismo, el paternalismo, el rentismo petrolero del último siglo y la corrupción que conlleva un estatismo; el patrimonialismo, o esa obsesión de que el Estado sabe más que el ciudadano.

Pero pareciera que se omite también, la necesidad de revisar y cambiar uno de nuestros males históricos, como lo es el militarismo.

 No, no, no, yo creo en el individuo, en sus libertades, en sus posibilidades y derechos a tomar las mejores decisiones y finalmente después de 200 años de vida republicana dejar atrás el militarismo, esa es la república liberal democrática que fue la aspiración de nuestros padres fundadores y estoy convencida que nosotros la haremos realidad.

 EL CAMINO DEL CAMBIO

 En estos años has vivido situaciones muy difíciles, incluso fuiste despojada de tu inmunidad parlamentaria después de ser electa por la más alta votación para la Asamblea Nacional del 2010, y estas sometida a diversas restricciones. Piensas que después de lo ocurrido el 6 de diciembre con la victoria opositora, ¿esta situación ha cambiado o tiende necesariamente a cambiar?

 La gente está clarísima Manuel, en que estos 17 años que tienen un nombre y que tienen una explicación en el barril del petróleo a cien dólares, o es tú crees que Hugo Chávez o Nicolás Maduro habrían permanecido tanto tiempo si el barril del petróleo hubiera seguido a ocho o a veinte dólares, no: aquí hay que desmontar esos mitos, se hizo una campaña, una propaganda política muy hábil, desde luego, pero no podemos contribuir a sacar las cosas de contexto, por Dios. Lula Da Silva por ejemplo, no es santo de mi devoción, pero es un actor político importante; Michelle Bachelet, Álvaro Uribe Vélez todos salieron de sus gobiernos con más de un 85% de popularidad y sin haber utilizado los recursos del Estado en cantidades astronómicas en beneficio de su proyecto político, sin perseguir a los medios, sin controlar a la justicia, entonces no me digas, aquí no podemos sobrestimar lo que han sido estos modelos, han sido mucha plata repartida de manera discrecional como un mecanismo de clientelismo y de control político. Ahora, yo siento que la gente está clarísima, yo recorro Venezuela, es mi vida, es lo que hago, además es lo que me encanta hacer, es la fuente de mi fuerza y de mi inspiración para luchar y la gente te está diciendo, “yo no estoy pidiendo que me regalen, yo quiero es oportunidad para surgir y para luchar”.

Es decir, que tú crees que ciertamente la gente asume que en el fondo se trata del fracaso de un modelo, del rentismo petrolero en lo económico, y del clientelismo político, que no sólo pueden atribuirse a los gobierno de Chávez y Maduro, sino que marcan buena parte de nuestra historia durante el siglo XX.

 Siento que los venezolanos estamos hoy muy claros que con este modelo no es posible ni la libertad ni la prosperidad, es decir, no hay manera de vivir en democracia, no hay manera de tener justicia, instituciones, respeto a los derechos civiles, libertad de expresión que vuelva Radio Caracas Televisión al aire, que tú puedas decir lo que te dé la gana en cualquier medio, eso no va a pasar, que se liberen a los presos políticos, que regresen los exiliados y que se entregue este régimen que está en el poder.

Es decir, tú condicionas cualquier salida a un cambio de gobierno.

 Por supuesto, no hay ninguna posibilidad de resolver la crisis que nos carcome hoy, que tiene a los venezolanos muriéndose de hambre y de mengua, mientras sigan en el poder quienes lo mantienen, porque son los “saqueadores” y las “mafias” que llegaron para arruinarlo, nadie va a invertir un centavo en nuestro país mientras Maduro este allí, entonces la gente está muy clara y el mandato del 6 de diciembre no fue “vamos a elegir una nueva Asamblea Nacional nada más”, la gente dijo “yo quiero un cambio real” y un cambio real es un cambio de régimen y por eso la presión creciente hoy, ya después de dos meses de la elección de la Asamblea.

Esta discusión se viene dando en la Asamblea Nacional, y existen varias propuestas y escenarios, incluso su Presidente, Henry Ramos Allup, habló de seis meses para tomar una decisión en este tema. ¿No te parece que hay mucho de voluntarismo cuando se resume todo a un cambio de gobierno, y no se toma en cuenta el contexto económico y fundamentalmente social tan explosivo como el que vive el país?

 Mira Manuel, yo celebro que muchos dirigentes, que hasta hace muy poco decían que Maduro debía llegar hasta el 2019 y darle recetas de cómo gobernar mejor, hoy digan “no, aquí tiene que producirse una remoción constitucional del régimen”, yo lo celebro, yo creo que es positivo y creo que eso se va acercando, desde luego, a unos sectores que nosotros hemos sostenido desde hace dos años. El 12 de febrero se cumplieron dos años de aquel encuentro que Antonio Ledezma, Leopoldo López y yo estuvimos acompañando a miles y miles de venezolanos en la plaza Brión, en ese entonces yo decía, “qué más podemos esperar” y era precisamente para evitar esta crisis humanitaria, que se planteó discutir esos mecanismos, cuánto dolor, cuánto daño, cuántas muertes se hubiesen evitado si entonces hubiese habido total respaldo a este planteamiento que estuvo muy cerca de generar una transición en ese momento. Hoy efectivamente se discuten diversos mecanismos, tú los has mencionado, uno es la Asamblea Constituyente, otro es una Enmienda Constitucional para que recorte el mandato a Maduro, otro es el Referendo Revocatorio, todos son válidos, legítimos, sin embargo se debe asumir con claridad que ninguno de ellos te permite un cambio de gobierno antes de 10 meses, año y medio. Y yo te pregunto ¿frente a un país donde se nos mueren los bebes como “pollitos”, como decía una médico  del Hospital Central de San Cristóbal, el país pude esperar 10 meses, año y medio? Pregúntale a la mamá que no consigue leche en ningún lugar, a ningún precio; al padre que está dispuesto a empeñar la nevera para pagar el tratamiento oncológico, como ocurrió en Cantaura, en Anzoátegui. Yo llegue a la misa de nuestra Señora de la Candelaria y lo primero que me encuentro es a una mujer joven, muy linda, con una cara de tristeza que se me viene encima me abraza y se pone a llorar, tenía al muchachito de la mano y en el oído me dice “mi hijo tiene cáncer, no consigo el tratamiento para la quimioterapia ¡ayúdame María Corina!”, ¡por Dios Manuel Felipe! esto está ocurriendo en toda Venezuela aquí no hay más tiempo ni más vidas que perder, yo lo he llamado “La Ética de la Urgencia”.

¿RENUNCIA?

¿Descartas la renuncia voluntaria entre las posibles salidas?

 Yo te diría ¿tú conoces alguna renuncia voluntaria en la historia de la humanidad?

Por supuesto, hay muchas. Yo te diría que incluso la mayoría de las transiciones comienzan con una renuncia del gobernante cuando valora un cuadro de ingobernabilidad, y la mayoría de las transiciones no son violentas ni traumáticas, sino en buena medida, facilitadas por el régimen que se va a sustituir.

 Yo digo ¿tan voluntaria será la renuncia de Maduro como fue su aceptación de los resultados del 6 de diciembre? Él no decía que “no, no vamos a aceptar, nos vamos a la calle” ¿se fueron a la calle? ¿Quiénes?

“Creo en la república liberal democrática, que fue la aspiración de nuestros padres fundadores”.

“Creo en la república liberal democrática, que fue la aspiración de nuestros padres fundadores”.

Pero había un hecho tan obvio que existía una victoria opositora que el gobernante reconocía, más allá de las razones que tuviera para ello. Pero en estos momentos asumir una renuncia sin que haya una crisis de ingobernabilidad real (otra cosa es la gravedad de la crisis económica y social), no parece pertinente.

 ¿Tú sientes que no hay problema de ingobernabilidad? Cuando aquí quien manda en Venezuela son los pranes, las bandas armadas, cuando los policías salen corriendo y se tienen que encerrar porque los están matando y desarmando, cuando nuestras Fuerzas Armadas, las tropas, no tienen ni comida ni uniforme, chico, ni armas, ni municiones, cuando tenemos la guerrilla, el narcotráfico y los paramilitares ya en el corazón de Venezuela, en Cabruta, por ejemplo, no en la frontera, entonces ¿de qué están hablando?

Eso es verdad, pero me refiero a la gobernabilidad como el manejo práctico del poder, que es otra cosa.

 Vamos a efectos prácticos, a ver ¿Cómo van a financiar la operación del Estado? Estamos hablando de que PDVSA en el mejor de los casos tendrá ingresos este año por veinte mil millones de dólares y tienen que pagar compromiso de deuda, porque hipotecaron el país por el orden de catorce mil millones de dólares, estás diciendo que te quedan seis mil millones de dólares para todo; comida, medicina hasta para pagar la luz de las embajadas y de los consulados ¡por Dios! pongamos los pies sobre la tierra. Estamos hablando de un inmenso déficit fiscal, no solamente de la historia de Venezuela sino de la historia de la humanidad. Todos los días se develan situaciones que comprometen a altos funcionarios del régimen, de todos los poderes en actividades ilícitas del crimen organizado y la mafia internacional, entonces de qué estamos hablando, esto “hace aguas” en lo interno del propio chavismo y allí hay voces que dicen “no más” por su propio bien.

Todo ello es cierto, pese a algunas voces divergentes, el gobierno cuenta con el apoyo del Polo Patriótico, que no es una fuerza electoral desdeñable, y por supuesto, de la Fuerzas Armadas, que le han reiterado su respaldo al proyecto de Maduro.

 Mira, las cosas no son tan sencillas, hay voces dentro de las propias Fuerzas Armadas que dicen “esto no puede seguir así” y por eso yo como siempre lo he hecho, les hablo a los ciudadanos militares; así como el año pasado dije “yo confió que hay una reserva moral en oficiales y soldados que harán presión sobre los altos mandos para decirles, “no podemos desconocer la soberanía popular””, hoy yo les digo nuevamente a los ciudadanos militares: tienen que estar del lado del pueblo que sufre y que tiene derecho a exigir y protestar, y jamás aceptar una orden que implique represión de sus conciudadanos.

En esa línea se inscriben las recientes medidas que inscribes al país.

 Yo he presentado un proyecto integral sobre el que estamos trabajando año y medio para el arranque económico, porque es sistémico, tú no puedes ver el tema económico aislado de lo social o de lo político.

Pero también, en el caso venezolano opera el escenario internacional, porque Chávez inscribió su proyecto en el concepto político multipolar.

 Absolutamente de acuerdo contigo. La dimensión geopolítica es fundamental, y así lo consideramos en el seno de Vente, es un programa estratégico de arranque económico que tiene 174 iniciativas en el área financiera, finanzas públicas; política monetaria, cambiaria, PDVSA, inversión real, etcétera. Hay tres de estas 174 iniciativas que en nuestra opinión deberían empezarse a ejecutar ya y eso lo puede hacer la Asamblea Nacional. Por supuesto está el tema internacional, y en ello es evidente que en los últimos meses el régimen chavista ha venido perdiendo peso, y hoy el gobierno de Maduro es mal visto no sólo por los gobiernos extranjeros y las instancias multilaterales, sino también por la opinión pública exterior.

@MariaCorinaYA

 

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. Jose Nicolas Aray said:

    Excelente entrevista. Maria Corina es muy valiente, pero principalmente muy preparada para asumir los retos que se requieren para superar la situacion venezolana. Para todo, hay que tenerla en cuenta para todo. Es una gran venezolana. Dios la cuide.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top [GTranslate]