A LA COLA DEL CONTINENTE

inversion-ex-pred

Esta semana, el Presidente Barack Obama cimentó relaciones en los dos extremos de Latinoamérica. En su histórica visita a Cuba, iba acompañado de unos 300 empresarios, y los anuncios de carácter económico que se filtraron, incluían el inicio de los cruceros Carnival, la apertura de hoteles Starwood, la operadora de cadenas como Sherton, Westin, Meridien, etc, la operación de más de 30 vuelos diarios desde Estados Unidos a partir de mayo, y la virtual libre convertibilidad con el dólar. Los mismos empresarios, acompañaron al norteamericano Presidente viajero a una remozada Argentina, donde la mayor queja de la prensa local era que en esos días “solamente” se habían concretado $ 2,300 millones de nueva inversión extranjera directa.

inversion-ex

Mientras eso sucedía, aquí, en el conuco de Nicolás, la noticia económica de mayor envergadura en una semana, era la de que el asueto de nueve días únicamente sirvió para que los atribulados habitantes del mismo incrementaran el tamaño de las colas, mientras se limitaba a informar, por otra parte, acerca de una total ausencia de inversión extranjera. En efecto, el titular de El Universal destacaba que “SIEX [Superintendencia de Inversiones Extranjeras] estima registrar 12 inversiones extranjeras en 2016”, con lo que, sin éxito, intentaba ponerle una cara optimista a una realidad devastadora.

Adentrándose en la nota, uno ve que el presupuesto de la SIEX para 2016 es de la ridícula suma de Bs 58 millones. Acto seguido se entiende por qué: Y es que la Ley Habilitante, la misma que sólo fue utilizada para producir una ráfaga de desaciertos el 30 de diciembre próximo pasado, contempla la eliminación de esa histórica institución gubernamental. Por supuesto, se trata de un paso más en el incansable proceso destructor de la institucionalidad venezolana, y que ya acabó con el Ministerio del Ambiente, la meritocracia petrolera, la independencia del Banco Central de Venezuela, del Tribunal Supremo de Justicia, del Consejo Nacional Electoral, del Instituto Nacional de Cooperación Educativa, del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, y de un largo etcétera.

Tratando de abultar cifras para ponerle buena cara al mal tiempo, la moribunda SIEX contabiliza la suma de $ 113 millones invertidos en 2015. Pero ¡ojo!, de esos $ 81 millones son por capitalización de superávit y acreencias, y tan sólo la mísera suma de $ 32 millones corresponden a inversión extranjera directa. ¿Saben qué? Resulta difícil encontrar a un país en el mundo que haya captado menor inversión extranjera que esa en todo un año. Tal vez Corea del Norte y quién sabe si ¿las Islas Galápagos?

Ahora bien, con la disonancia cognitiva que impera en casi todos los pronunciamientos del Gobierno Nacional, probablemente, la verdad es mucho peor que lo reportado. Porque si sumamos la desinversión que se está produciendo en diversas vías por parte de inversionistas extranjeros en el país, con toda seguridad, encontraremos que la cifra es abultadamente negativa. ¡Pobre Venezuela!

www.eljoropo.com

 
Aurelio ConchesoAurelio Concheso

Artículos relacionados

Top