El ABC de Padre Jorge Costadoat / Teólogo y profesor universitario chileno
“En Venezuela el discurso político ha sido muy belicoso”

Nadie se esperaba que el Papa Francisco estuviera tan decididamente a favor de los más necesitados. Hay muchas maneras de ser pobre en la vida, sólo económicamente. Hay muchos políticos e instituciones a quienes no les puedes pedir lo que le pides a la Iglesia, señala el experto.

Macky Arenas

Tiene 58 años y desde hace 25 es sacerdote jesuita. Hizo sus estudios básicos en el Colegio San Ignacio de Santiago de Chile. Luego, ya en la Compañía de Jesús, estudió Filosofía y Teología, con posterior licenciatura y doctorado en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma. En 1994 regresa a su país donde se dedica por 6 años a la formación de estudiantes y se integra a la Facultad de Teología de la Universidad Católica de Chile donde se desempeña como académico hasta el sol de hoy. Se especializa en Cristología, el Tratado de Trinidad, con énfasis en teología latinoamericana. Actualmente es director de un centro teológico llamado Manuel Larraín -un obispo que fuera fundador del CELAM- el cual presta servicios a dos universidades chilenas. Gran conocedor del Papa Francisco sobre cuyo pensamiento escribió un libro. Conversamos con él durante su estadía de una semana en Caracas donde participó como profesor invitado a las Jornadas de Teología del ITER-UCAB…

“Francisco ha impactado por su sencillez, la gente desea algo más humano”.

“Francisco ha impactado por su sencillez, la gente desea algo más humano”.

_  ¿Cuáles han sido sus temas en este evento?

_  El Papa, la familia. El Papa como latinoamericano, qué significa para nosotros y para la Iglesia universal tener un Papa de este continente. Su catequesis sobre la familia, tema al cual privilegia. Otro tema que abordé es la visión que el Papa tiene sobre el mundo. Paralelamente, ya en grupos más pequeños, con alumnos magister, trabajo temas como el Papa Misionero y su particular opción por los pobres.

_  En toda la historia de la Iglesia Católica es la primera vez que tenemos un Papa latinoamericano, lo cual ha generado mucha esperanza sobre la manera como su gestión pueda impactar en el continente. Salvo la apertura que ha acompañado y fomentado entre EEUU y Cuba, conocida como “el deshielo”, no pareciera enfocarse en temas concernientes al continente…

_  Yo estoy en el fondo del mundo –Chile- así que, estando ustedes en un país tan al centro de América Latina,  mi percepción sobre el Caribe, Venezuela, Colombia no es suficiente como para dimensionar el impacto que el Papa ha podido tener en esta parte del continente. Lo que sí puedo decir es que el Papa ha interpretado a los latinoamericanos en muchos aspectos. Tal vez no tiene en mente directamente a América Latina, pero no hay que perder de vista que viene del Cono Sur, hijo de inmigrantes, eso es muy espontáneo en él. Ahora, es un porteño no es un cordobés, así que tiene carácter, esa “machorra” de los capitalinos argentinos. Pero tiene una clara conciencia de venir del sur del mundo, del último lugar del mundo, lo cual nos interpreta a muchos latinoamericanos, al menos respecto de Roma. Eso está claro, uno se siente representado en eso de venir “del fin del mundo”, como dijo cuando habló por primera vez en el balcón sobre la plaza San Pedro.

EL PONTÍFICE DE LOS DESAMPARADOS

_  Si algo lo define es la opción por los pobres…

_  Creo que nadie se esperaba alguien tan decididamente a favor de los pobres, de su sensibilidad. Él fue elegido para reformar la curia romana y de repente sale con este discurso tremendo a favor de los pobres, con gestos impresionantes, lo cual también nos interpreta a los latinoamericanos transversalmente. ¿Por qué? Porque lo genial de la Iglesia en nuestro continente, durante los últimos 50 años, ha sido la opción preferencial por los pobres. Las cuatro conferencias episcopales -todas han confirmado lo mismo- descubrieron algo esencial que ha estado en la Iglesia por 2 mil años. Acabo de leer un libro de Monseñor Emilio Pagglia sobre la historia de la pobreza en el cristianismo, donde evidencia que desde el primer día, de manera constante, la Iglesia se la ha estado jugando por los más pobres. A la luz del Concilio Vaticano II, ésta Iglesia latinoamericana formula durante los últimos cincuenta años, que Dios opta por los pobres y ello ha sido lo más característico de la Iglesia en esta parte del mundo. Y este Papa espontáneamente sale con eso, con lo cual nos sentimos obviamente representados. Fue un tema que luego se instaló en África, Asia, Europa, lo cual es muyinteresante pues es la contribución teológica que aporta América Latina a la Iglesia universal.

_ ¿A qué se refiere el Papa cuando habla de “periferias”?

_  Principalmente y en primer lugar a quienes no son tomados en cuenta, a las primeras víctimas de la catástrofe ecológica por ejemplo, aquellos que son desechados, como hemos dicho. Luego, también se refiere a las periferias existenciales. Recordemos que hay muchas maneras de ser pobre en la vida. Una mujer bellísima puede ser abandonada por el marido. Es otra forma de pobreza, una persona que de esa manera ha sido descartada y que sufre de otras formas, no por carencias materiales. Cualquiera que sufra carencias. El pobre material nos representa a todos porque todos tenemos alguna carencia así que todos, bajo algún respecto, somos pobres. Cuando el pobre no tiene casa, no tiene familia, no tiene trabajo…se van sumando las pobrezas.

_  Toda esta prédica es la cara exterior del pontificado del papa Francisco pero… ¿qué cree usted que definirá su pontificado, la reforma de la curia o su discurso social?

_  Este Papa tiene una apelación evangélica fundamental. Todo lo que dice nos recuerda al Evangelio, remite a Jesús con esa crítica tremenda a la hipocresía, allí hay algo muy principal que ojalá quede y para siempre, que no lo perdamos nunca. Un recuerdo permanente del Evangelio. Ahora, si el Papa no reforma la curia, para lo cual fue elegido, tendremos un enorme problema. Los cardenales lo han pedido porque ven eso como una apremiante necesidad para la Iglesia. Aquí el punto no es solamente  la urgencia de una reforma por una mejor curia, sino porque las relaciones entre la curia romana y las iglesias periféricas, regionales, sean más fluidas. De muchas partes del mundo la gente llega poco menos que asustada a Roma, bregando porque los atiendan, lo hace un secretario, el Papa es inaccesible, lo cual no hace bien a la Iglesia.

_  ¿Qué tendría que pasar?

_ Pues tendría que haber Conferencias Regionales, que nuestros representantes de América Latina tuvieran más peso en la Iglesia universal…

_ ¿Le está costando, no?

_  Hay mucha resistencia pero también él ha sido duro. Es camorrero, como decimos los chilenos, ¡jajajaja! Se para ante los cardenales y les habla de las enfermedades de la curia, les suelta que hay “alzheimer espiritual”…es terrible.

_ Alborota el avispero…dice que hay que hacer lío y él da el ejemplo, ¿no? Lo mismo hizo en México y trajo cola…

_  Es un hombre fuerte. No teme al conflicto, es mi impresión.

_ Hay gente a quien ese estilo más bien la acerca la Iglesia. ¿Entenderán los católicos?

_  Pienso que ha impactado su sencillez en contraste con el boato romano. La gente desea algo más humano. Se acerca a todos y deja que todos se acerquen. Eso se entiende pues hay mucha gente en el mundo que se siente desamparada en la vida. La vida está muy dura y alguien que represente a la Iglesia, a Jesucristo y se comporte así es bien recibido. Eso es seguro.

EL CLERO LATINO

_  ¿Cree usted que la Iglesia latinoamericana está prestando el apoyo debido al Papa Francisco?

_ A nivel de la institucionalidad eclesiástica los veo bastante fríos. Da la impresión a veces de que este Papa no baja, no conecta con ellos.

“Su catequesis privilegia por sobre todo al tema de la familia”

“Su catequesis privilegia por sobre todo al tema de la familia”

_  ¿Debo entender que baja a nivel popular pero no a los mandos medios de la Iglesia?

_  Veo que les parece simpático, todos miran el espectáculo pero no se si se dejan realmente impactar por el llamado del Papa, con sus gestos y palabras, a una mayor humildad, a compartir más,  a la conversión. No sé si está convirtiendo en verdad. Los noto flojos e indiferentes. Están como televidentes, cambiando el canal de un lado a otro, observando el panorama. Me preocupa. Vamos a ver qué pasa.

_ No obstante, su liderazgo mundial está fuera de cuestionamiento. En este momento, con un mundo a la deriva, amenazado por tantos peligros, sin conductores firmes como en otros graves episodios planetarios de nuestra historia contemporánea, el Papa se alza, no solo como líder inspirador sino que destaca como el referente moral de la humanidad…

_  Por lo que, el hecho de que aparezca un líder que hable de lo que la gente necesita a nivel más profundo, es fundamental.

_  Es claro que el cristianismo está creciendo en continentes muy pobres de manera significativa. Pero, aparte de que la opción por los pobres no es nada nuevo considerando que toda la vida de Cristo testimonia ese compromiso con los excluidos y sus enseñanzas lo confirman, podría interpretarse que todo el que no es pobre –y los hay prósperos a base de trabajo y esfuerzo- estarían siendo víctimas de un discurso que promueve una especie de descarte al revés. Y Cristo se sentó con los ricos, así que sería bueno detenernos sobre la pobreza evangélica. ¿Se refiere solo pobreza material?

_  En pocas palabras, el Papa no excluye, incluye. No hemos visto que excluya a nadie. Se preocupa, eso sí, de incluir  e integrar y en ese movimiento integra a los marginados. Los que participan y están presentes no son problema, lo son quienes han quedado en los márgenes. Por eso, cuando se integra a los que están fuera, los de adentro se preguntan: “¿por qué no hablan de nosotros?”. Lo que pasa es que quienes están fuera es porque alguien los echó fuera y eso es lo problemático. Este Papa tiene un discurso social muy fuerte para significar que los pobres no son una casualidad, simplemente un mal social, sino que son víctimas de una exclusión. En la Conferencia de Aparecida –Brasil- parece que el Papa tuvo un rol muy relevante en la redacción del punto No 65, donde se hace una increíble enumeración de nuevas pobrezas, un montón  de formas novedosas de pobreza que no son las mismas de los años 60. Y al final dice: “el pobre es el excluido”. No es sólo el explotado, sino el sobrante, el que es desechado.

_  Aquí en Venezuela padre, sin ir muy lejos, no compartir la manera cómo se nos está gobernando es garantía de la más brutal exclusión…

_  El problema es que en Venezuela el discurso ha sido muy belicoso pero, según lo que me dicen, ha resultado un disparo a los propios pies. Si se ataca a la empresa privada venezolana que es la que en cualquier país mueve la economía, eso es muy delicado porque un venezolano que está produciendo, sea rico o sea pobre, es el que está sacando al país adelante. Por eso el Papa no tiene intención de excluir a nadie pero sí tiene una intención deliberada y está poniendo toda su energía en el mensaje de que hay que incluir. Está, por ejemplo, el tema de los divorciados y vueltos a casar. De todo esto, me parece que lo más interesante es que se trata de un Papa que está tratando de integrar a los que normalmente han sido apartados, mirados de menos, separados. Espero sinceramente que haya cambios en esto.

 _ No obstante, este Papa no parece ser demasiado “moderno” en algunas cosas, lo cual está bien pues indica que hay temas de doctrina, de moral y de tradición que no se pueden modificar a discreción. Claramente, Juan Pablo II puso el acento en lo político; Francisco en lo social. ¿Cuál es la explicación?

_  Visualizo tres cosas. En primer lugar, este Papa tiene un vínculo aparentemente fuerte con el peronismo y esa tendencia política tiene una sensibilidad social muy marcada. Luego, es un jesuita que ha recibido la redefinición de la misión de los jesuitas post Vaticano II en una doble vertiente, la defensa de la fe y la promoción de la justicia. Los jesuitas, especialmente  en América Latina, todos nos hemos orientado a un trabajo social. De hecho, todo el siglo XX pero particularmente después de la Congregación General 32, que fue en base a esta formulación. Y en tercer lugar, es un Papa que antes fue un obispo latinoamericano que participó en todas estas conferencias: decíamos que es uno de los redactores de Aparecida que ratifica la opción por los pobres y es allí cuando entronca con Benedicto XVI, quien tiene una frase  impresionante para confirmar esta escogencia. Recordemos que cuando se realiza la Conferencia de Aparecida, Ratzinger es papa y Bergoglio está presente como obispo de Buenos Aires. Dice Benedicto que “a la fe en Cristo es inherente una opción por los pobres” y éste Papa retoma eso.

 _ En esa coyuntura los jesuitas decidieron privilegiar la justicia sobre la política y resulta que hacer justicia es una decisión política. Venezuela es un teatro de operaciones en donde esto se ha hecho cada vez más evidente: el discurso social se queda en demagogia sin voluntad y decisiones políticas. Somos más pobres que nunca siendo un país petrolero. El Papa hace promoción social moviendo la política…

_  El Papa se mueve a varios niveles, social, económico y político. Valora extraordinariamente la política. Estaba leyendo unos textos donde se recuerda a Pablo VI cuando afirmaba que la política es una de las formas de la Caridad. En consecuencia, ser político es una acción típicamente cristiana, claro está, con las limitaciones del caso. Resulta odioso cuando un clérigo toma partido por alguna tolda o ideología política determinada. Con eso hay que tener cuidado. Pero la Iglesia tiene una apelación de humanidad a todos los niveles. Sobre todo tiene que participar y dejar escuchar su voz cuando hay víctimas a las que nadie defiende. En el plano político eso es indispensable. Es misión. –

jcostado@gmail.com

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]