KEIKO FUJIMORI PROMETE NO REPETIR LOS DELITOS DEL GOBIERNO DE SU PADRE

debate-pred

El liderazgo de Fujimori está asegurado en la primera vuelta de las elecciones este 10 de abril

El segundo lugar, lo disputan en empate técnico Pedro Pablo Kuczynski y la líder de izquierda Verónika Mendoza

En vísperas de una manifestación contra su candidatura que recuerda el autogolpe dado por su padre el 5 de abril de 1992, la candidata Keiko Fujimori dio una sorpresa en el debate presidencial peruano y prometió “nunca más un 5 de abril”.

“Buscando la reconciliación y pensando en el futuro de mi país, me comprometo al respeto irrestricto del orden democrático y de los Derechos Humanos”, dijo firmando un documento ante las cámaras que llamó “compromiso de honor por el Perú”. La candidata con mayor intención de voto -35% según las encuestas- quiso dar un golpe de efecto y utilizó los dos minutos destinados a su intervención final en el debate para disminuir su “anti voto” de cara a la segunda vuelta electoral, ya que su liderazgo está asegurado en la primera de este 10 de abril.

debate

A pesar de que su padre, quien cumple una condena de 25 años por delitos de lesa humanidad, no ha pagado la reparación civil impuesta por los tribunales, Keiko se comprometió a “ser drástica en la lucha contra la corrupción”. También a no beneficiar a sus familiares durante su gobierno. Mientras enunciaba estos compromisos, las redes sociales le recordaban que sus tíos siguen prófugos tras ser acusados del desvío de los fondos recaudados por una ONG que recibió donaciones de empresas y ciudadanos japoneses durante el Gobierno de Alberto Fujimori.

Finalmente, afirmó que profundizará el trabajo de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, que investigó el conflicto interno que asoló el país de 1990 a 2000 y de la que el fujimorismo ha sido muy crítico, y se comprometió a indemnizar a las víctimas “del programa de salud reproductiva” llevado a cabo durante el Gobierno de su padre, evitando el término de esterilizaciones forzadas.

Durante una entrevista posterior a Canal 4, Keiko Fujimori respondió indirectamente a la pregunta de si este compromiso ante las cámaras significaba “una especie de perdón”. “Esto es mirar hacia adelante y buscar curar las heridas de nuestro país”, respondió la candidata, de 40 años y madre de dos niñas.

Mientras Keiko Fujimori tiene asegurado su pase a segunda vuelta, en el caso de su contrincante no está nada dicho. El segundo lugar, con menos de la mitad de la intención de voto que Keiko, lo disputan en empate técnico Pedro Pablo Kuczynski, ex ministro del gobierno de Alejando Toledo de 77 años, y la ex congresista y líder de izquierda Verónika Mendoza, de 35. Si bien Kuzcynski está alrededor de 2 puntos por encima de Mendoza, la candidata ha crecido un 6,5% en las últimas dos semanas mientras que su contrincante por el segundo puesto ha bajado ligeramente.

En el debate, PPK priorizó la promesa de agua para todo el país, ya que en la actualidad 2 millones de peruanos no tienen agua potable y 10 millones carecen de desagüe. También ofreció 3 millones y medio de nuevos trabajos.

Por su parte, Verónika Mendoza, trató de limar los miedos a su candidatura con una imagen dulcificada y un mensaje que destacó “el voto con esperanza”.

Mendoza busca el sillón presidencial como candidata del Frente Amplio de izquierdas. Fundó junto con el actual presidente, Ollanta Humala, y su mujer, Nadine Heredia, el partido nacionalista en París, donde coincidió con la pareja mientras estudiaba un postgrado en Ciencias Políticas. Logró un curul en el congreso en 2011 pero renunció al partido en 2012 cuando Ollanta Humala se alejó de las propuestas de izquierda de su campaña.

En el debate, Mendoza saludó en quechua y defendió “un cambio profundo” que defienda a los ciudadanos “de abusos y monopolios” y ofreció recuperar “la soberanía de los recursos naturales”.

El incómodo momento de García

El debate, que tuvo un formato sui géneris en el que los diez candidatos confrontaron ideas por parejas fijadas en un sorteo, tuvo su momento estelar cuando el ex presidente Alan García tuvo que escuchar durante dos eternos minutos un repaso de las acusaciones en su contra por parte de Fernando Olivera, un enemigo acérrimo del ex presidente que postula bajo el emblema de una escoba y que tiene una exigua intención de voto.

El azar del sorteo hizo que García enfrentara en el debate al conocido como “Popy”, quien utilizó sus minutos exclusivamente para atacarle. “Sólo le pido a Dios que la corrupción no me sea indiferente”, parafraseó Olivera. “Y usted no me es indiferente señor García”, dijo para encabezar una larga lista de supuestas acusaciones entre las que enunció enriquecimiento ilícito, la matanza de los penales durante su primer gobierno y presuntas coimas de empresas brasileñas relacionadas con el caso Lava-Jato.

García optó por no responderle durante el debate, aunque sus gestos fueron elocuentes. Actualmente las encuestas muestran que el histórico partido del Apra, liderado por García, tendrá serias dificultades para superar la valla electoral del 5% de los votos y no perder la inscripción.

Un candidato fue trasladado desde la cárcel

Gregorio Santos, candidato de izquierda y antiguo aliado del presidente Ollanta Humala, tuvo que ser trasladado desde la cárcel para participar en el debate. El ex presidente de la región de Cajamarca está encarcelado desde 2014 sin sentencia bajo la figura de prisión preventiva por presuntos delitos de corrupción.

En 2012 encabezó las protestas en esta región contra el proyecto minero Conga, de la empresa Yanacocha, que tiene en concesión el mayor yacimiento de oro del país. A pesar de estar encarcelado, logró ganar de nuevo las elecciones en su región y postular a la presidencia.

Durante el debate, protagonizó un discurso exaltado en el que prometió en repetidas ocasiones cambiar la Constitución peruana, que fue elaborada en 1993 tras el autogolpe de Fujimori, que tuvo lugar un año antes.

WWW.ELMUNDO.ES

 
Beatriz JiménezBeatriz Jiménez

Artículos relacionados

Top