LOS JUDAS DE LA PATRIA

“El traidor es traidor porque es cobarde”.

Tirso de Molina, seudónimo de fray Gabriel Téllez (1579 -1648), religioso español, dramaturgo, poeta y narrador del Barroco.

Una semana no tan Santa la de Venezuela. Como todas las semanas cada vez más trágicas que viven los venezolanos, carentes de cualquier tipo de resguardo y protección.  Sin embargo, a todo riesgo, más de siete millones de venezolanos buscaron alivio a sus males cotidianos dándose un bañito en la playa o pasando un par de días alejados de la asfixia citadina.

playa

Avavit (Asociación de Agencias de Viajes y Turismo) declaró un descenso de hasta el 50% en la ocupación hotelera y parques temáticos. Conseturismo registra una caída del 40% en el movimiento turístico de la Semana  Mayor, lo cual habla de la crisis económica que castiga el bolsillo de los venezolanos, los problemas en el transporte aéreo y terrestre, pero también del temor de abandonar el nicho del hogar y arriesgarse a la aventura de vacacionar en el país más inseguro del mundo.

Ante una crisis eléctrica que el gobierno no quiere comunicar en sus gravísimos alcances al país, decide dar una semana de vacaciones obligadas a toda la masa laboral del país, con el impacto que esto produce sobre una economía ya moribunda. Los cortes programados y los aún más frecuentes apagones imprevistos amargaron las vacaciones y el descanso. Hoteles, centros vacacionales padecieron fallas eléctricas que crearon conflictos con los huéspedes y visitantes. Las hidrológicas también aprovecharon la semana santa para hacer reparaciones que al final, son como intentos de tapar algunos huecos a un colador que no se ha renovado en 17 años.

La inseguridad habla desde las morgues: más de 300 muertos por el hampa en Caracas, asaltos en clínicas, iglesias, centros comerciales. Bandas dirigidas por pranes desde la cárcel organizando razzias entre ellas, muertes de policías, ataques a comandos  policiales.

Y otra inseguridad más terrible: la falta de asistencia, de comida, de medicinas. El caso de la joven zuliana que murió en Morrocoy es una imagen dramática del riesgo a que estamos expuestos todos los ciudadanos de Venezuela: morir sin asistencia, sin medicinas, sin auxilio de un gobierno responsable por la vida de sus ciudadanos.

El miércoles Santo, Laura Gabriela Polanco,  de 18 años, compartía en Cayo Sal con su familia. Habían venido desde el Zulia a pasar unos cortos días de relax y playa. La muchacha  comenzó a sentirse mal y vomitó. Su familia lo atribuyó a unos camarones y como la muchacha no mejoraba pidieron ayuda a Protección Civil, quienes la sacaron del cayo en una lancha y la llevaron hasta un punto de control del Instituto Nacional de Espacios Acuáticos (Inea). De allí, en vista de que presentaba un edema de glotis, fue transportada al ambulatorio de Chichiriviche. Dicen que la recibió una médico comunitaria que recomendó llevarla al hospital de Puerto Cabello. En ninguno de los sitios había antialérgicos, oxígeno ni equipos médicos para auxiliarla.

Esta joven venezolana murió porque en Venezuela hay una crisis humanitaria. Murió porque el gobierno prefiere gastar el dinero del país en campañas mediáticas que aúpan su fantasía chavista, antes que invertir en los problemas reales  que matan a venezolanos inocentes como Laura Gabriela.

La familia de la muchacha cargó con el dolor de la insólita muerte de la bella joven, no sin antes pasar por el calvario de recorrer toda la costa en busca de una urna y un vehículo que llevara el cuerpo de regreso al Zulia. No la encontraron sino en Yaracal. Y en cuanto al transporte, ni siquiera una ambulancia estaba disponible para eso. En su propio vehículo tuvieron que llevarse el féretro e irse con su dolor inasistido a enterrar a la muchacha en su tierra.

muchacha

Cuando médicos, ingenieros, abogados, economistas y periodistas advierten la debacle en puertas en todos los servicios y asistencias humanas, el gobierno mira hacia otro lado. El Guri está a poco más de un metro de llegar al nivel crítico que obligaría a apagar todo el sistema que alimenta el 70% de la red eléctrica del país. Las clínicas han suspendido  todas las cirugías que no sean estrictas emergencias y piden a los familiares hasta el suero para atender al paciente. Esta semana un médico oncólogo anunció que se iba a tomar sus vacaciones vencidas porque ya no tenía cara para recetar a sus pacientes medicinas para dolores oncológicos que no se consiguen en el país y ya hasta las alternativas se agotaron. BADAN está vacío y en este país petrolero los pacientes están muriendo de enfermedades tratables y del dolor que no encuentra alivio medicinal. Desde noviembre de 2015 no se hacen trasplantes de medula porque no hay con qué. Las clínicas tienen parados por repuestos equipos vitales de diagnóstico por imagen y de quirófanos. Y no hay acceso a dólares ni para remediar los casos más urgentes.

Pero sí hay dólares para continuar giras mundiales para explicar lo maravillosa que es la revolución del finado y lo malos que son la oligarquía opositora y el imperio. Sí hay dólares para la gran vida de los boliburgueses en París, en Madrid, en Florida. Sí hay dólares para seguir pagando la “asesoría” cubana, los subsidios petroleros de Petrocaribe y a los chuletos del Alba. Sí hay para construir una fábrica de fusiles Kalashnikov en Aragua pero no para construir laboratorios que fabriquen medicinas y suplan las que ya no fabrican los grandes laboratorios farmacéuticos que han huido de Venezuela. Ni siquiera los Diablitos de Underwood se quieren quedar en un barco que está zozobrando mientras los timoneles cantan y beben agarrados al último mástil.

Vergüenza es una virtud que desconoce el oficialismo. Siguen diciendo que Venezuela es una potencia, el presidente anuncia que en los próximos 3 meses se va a recuperar la economía, exhiben su dinero mal habido sin pudor, callan ante la evidencia del descarado narcotráfico que raya a Venezuela ante el mundo y además de eso, no reconocen su absoluto fracaso a la vista de esta nación arruinada.

En Bélgica, el gabinete en pleno renunció porque se siente responsable de no haber previsto un ataque terrorista. O sea, no tienen la culpa del ataque pero reconocen su responsabilidad en no haber cuidado que no pasara. Estos descarados  ni siquiera reconocen su fracaso o piden ayuda en vista de su manifiesta incapacidad.

Lo que viene es sequía, oscurana, hambre y enfermedad. No es alarma, es la realidad clarísima. Y todavía el judas del PSUV dice que no permitirá que la oposición tome el poder. No entiende que es la aplastante mayoría de los venezolanos quienes quieren botarlos.  Como decía mi abuela canaria: “¡A correr, miñosos!!”.

 

Artículos relacionados

Top