EL ABC de José Elías Torres / Secretario general (e) de la Confederación de Trabajadores de Venezuela.
“La CTV sigue al frente de la lucha social ante la crisis económica”

Chávez prometió exterminar a la central y no pudo. El 11 de abril del 2002 se demostró que no somos una organización golpista. El gobierno ha buscado y busca dividir el movimiento sindical sin lograrlo. En los próximos días aumentará la conflictividad social, sostiene el dirigente obrero.

Manuel Felipe Sierra

Asume la secretaria general de la central obrera luego de la reciente muerte de Manuel Cova quien junto a Carlos Ortega constituyeron la llave fundamental en las luchas populares en los últimos años. Sin embargo, siempre perteneció a los niveles directivos cetevistas como dirigente del sector bancario. Hace un balance de la actual situación del país y pronostica un escenario marcado por una mayor activación de las luchas sociales. Estas son sus reflexiones para los lectores del ABC la Semana.

“El gobierno perdió todos los debates en la OIT”

“El gobierno perdió todos los debates en la OIT”

Ocupas ahora como encargado la secretaria general de la CTV, tras el fallecimiento de Manuel Cova. Pero desde hace unos años perteneces al Comité Ejecutivo de la organización 

Sí, como director del Departamento de Organización de la Central desde el año 2007 aproximadamente, cuando asumí esta posición y de ahí para acá una de las grandes responsabilidades que tuve fue mantener la nómina, la estructura del movimiento  a nivel nacional, de las 24 seccionales y las 25 federaciones nacionales, además de la organización del Primero de Mayo en colaboración con el compañero Manuel Cova. Ello venía funcionando después de la ida obligatoria de nuestro compañero y presidente Carlos Ortega; y también he atendido algunas obligaciones internacionales a nivel de las Américas.

¿A qué sector sindical perteneces?

Yo vengo del sector bancario, y fui electo en el año 1997 presidente de la Federación de Trabajadores Bancarios una  organización donde empecé en el año 85 como delegado, llegando a ocupar la máxima posición. En dos oportunidades fui diputado suplente por el estado Lara, en una de Gastón Vera y en la otra de Edgar Zambrano en el año 2005.

La CTV fue uno de los pilares en la relación tripartita durante el gobierno de Rafael Caldera en el proceso de reformas laborales y participó de manera protagónica con  Fedecámaras y la sociedad civil en los sucesos del 2001 y 2002 que condujeron al 11 de abril con la salida de Chávez y luego en el paro nacional promovido originalmente por los trabajadores petroleros. En aquel momento los partidos demostraban agotamiento. Pero la CTV venía de derrotar al chavismo cuando éste tenía indudable fuerza popular en las elecciones internas de renovación del movimiento sindical cuando Carlos Ortega derrotó a Aristóbulo Istúriz quien fue entonces el aspirante oficialista.  Diera la impresión que la central ha perdido fuerza y capacidad de movilización hoy en día. ¿Es ello cierto?

De alguna manera es cierto pero la CTV, es la única organización sindical que tiene historia, tiene estructura y tiene obras que mostrar desde el año 1936 cuando fue constituida, recién acabamos de cumplir el 26 de diciembre 79 años de fundada. En los últimos 15 años si hemos tenido algunos problemas. Carlos Ortega derrotó por partida doble al presidente Chávez cuando la discusión de la contratación colectiva a principios del 2000 pese a que el Presidente dijo que eso no se daba,  y luego tuvo que firmar contrato colectivo  Guaicaipuro Lameda que era el presidente de PDVSA y se tuvo que discutir el contrato. Posteriormente molesto, anunció que iba a exterminar a la CTV, que le iba a poner la mano por la vía democrática y lanzó como candidato a Aristóbulo Istúriz y ofreciéndole que una vez que ganara la presidencia iba a tener un puesto en el Gabinete.  Una cosa loca, pero ya sabemos que aquí la capacidad de sorpresa se perdió con este régimen y decidimos a nivel nacional y por consenso que el compañero Carlos Ortega fuera el candidato para enfrentar a Istúriz. De los 17 puestos que tiene la Confederación logramos obtener prácticamente 12,  4 o 5 puestos otras fórmulas democráticas que se presentaron y el gobierno sacó solamente 2 posiciones, es decir fue una paliza total.

Y ello cuando el Gobierno estaba es su máxima popularidad.

Exactamente y después vino aquella famosa manifestación que condujo al 11 de abril.

Pero hubo una anterior con el paro cívico  del 10 de diciembre del 2001 que fue un total éxito contra la ley habilitante solicitada por Chávez.

Efectivamente, esa fue anterior y demostró que existía un gran malestar popular y con esa Habilitante la intención de Chávez de construir lo que él llamo el “socialismo del siglo XXI”.  Desde el 2000 hasta el 2003 fueron manifestaciones multitudinarias que se dieron respaldando las luchas sociales encabezada por la Confederación de Trabajadores de Venezuela, dentro del marco democrático y hago insistencia en esto porque aquí se ha manejado, el mismo gobierno y así lo hizo manejar a nivel del continente que la CTV  era una organización golpista, porque participó en un supuesto golpe, pero se demostró que en el momento que se tomaron algunas decisiones que no estaban cónsonas con el régimen y con la Constitución, la CTV fue la primera que rechazó eso y se retiró.

Fue una actitud muy valiente de Carlos Ortega negarse que muchos no entendieron al negarse a participar en la firma del famoso “Decreto Carmona”.

Muy valiente por cierto, y no podemos olvidar que si  hubieras estado embarcado entre eso que se llamo  “El Carmonazo” hubiera sido una locura porque teníamos relaciones con la Asamblea Nacional de entonces  controlada por el oficialismo. Asistimos a reuniones con ministros para estudiar diferentes problemáticas  e inclusive fuimos invitados por el Presidente de la República a una famosa celebración en Miraflores, hechos que revelan que nunca se nos percibió como golpistas.

LA CRISIS

Además la CTV tuvo participación en la comisión internacional precedida por el secretario de la OEA Cesar Gaviria y el ex presidente norteamericano Jimmy Carter que condujo de común  acuerdo oposición y gobierno al referéndum revocatorio del 2004

Exactamente fue Manuel Cova el seleccionado para  participar en esa mesa de negociaciones que duró seis meses con representantes del gobierno y sectores de la sociedad civil y con nosotros. Debemos recordar también que hemos enfrentado una campaña para destruir la organización  durante 17 años, que nos hemos mantenido con una sola posición, con los mismos principios que siempre hemos enarbolado y prueba de ello es que en este momento participamos en la lucha que libran los sectores populares por los derechos democráticos y frente una espantosa crisis económica y social que afecta a los venezolanos.

Ello permite decir que la CTV está viva y coleando.

Es correcto y estamos vivos, estamos trabajando, quizás no hemos crecido  como esperábamos pero ¿qué ha crecido en el país?, en este país ha crecido en estos 17 años la corrupción, la persecución, la desidia y  la intimidación de los opositores.

En ello ha estado en juego el proyecto Chávez en el cual no cavia la CTV por eso hubo varias acciones como los incidentes del 2001 y luego se planteó la contratación colectiva y lo que ocurrió en PDVSA que saco de la estructura sindical a una fuerza obrera decisiva

Claro, Fedepetrol era un sector emblemático dentro de la CTV y fue el primer objetivo del régimen. Mientras estuvo Carlos Ortega como presidente hubo incidencias después se le saco y se creó  nueva central dividiendo el movimiento sindical. En el 2001 cuando fuimos al proceso de elecciones que ya comentamos el Consejo Nacional Electoral y el Gobierno se entrometieron. Una cosa que la misma Constitución lo rechaza y los convenios sindicales y la OIT del 87, sobre todo que establecen la libertad plena de acuerdo a lo que establece sus estatutos. Ahora con la Constitución del 99 dependemos del “visto bueno” del Consejo Nacional Electoral. Sería conveniente citar las cifras oficiales que registraban alrededor de mil novecientos sindicatos y cuatro centrales. De ellos mil trescientos pertenecían a la CTV. Otros como el Sindicato Nacional de la Prensa que no está inscrito en ninguna central y otras organizaciones que eran confederadas

¿Esa correlación ha cambiado mucho?

Bueno hoy en día cuando vemos las cifras que maneja el Ministerio del Trabajo nos conseguimos que hay casi siete mil sindicatos, tenemos casi seis centrales, y  otra constituyéndose recientemente que se denomina SICLA aupada por el gobierno, que son centrales que buscan dividir. El gobierno cuando vamos a los debates de la OIT en Ginebra (que los ha perdido todos con nosotros desde el punto de vista laboral) dice que en Venezuela hay más democracia porque hay más sindicatos. Esa es una manera de fraccionar al movimiento sindical porque hoy se consiguen mas sindicatos pero menos afiliados. La tasa general de afiliación que se tenía para el 2000-2001  era de 13 o 14%  y hoy casi no se llega al 8%. Aunque ello es un fenómeno mundial la desafiliación de los sindicatos pero siguen siendo los sindicatos fortalecidos la vocería realmente representativa de  las luchas sociales y de los trabajadores en cualquier parte del mundo.

Según el Ministerio del Trabajo hay siete mil sindicatos y seis centrales obreras no todas ellas representativas de los trabajadores

Según el Ministerio del Trabajo hay siete mil sindicatos y seis centrales obreras no todas ellas representativas de los trabajadores

CONTRATACIÓN COLECTIVA

En ese contexto ¿cuál es la situación de la contratación colectiva del país?

La contratación colectiva es la matriz  de cualquier organización sindical. En estos momentos podemos decir que en el sector privado tenemos el 60 o 70% de las contrataciones actualizadas, pedimos la revisión de los salarios y algunas otras cosas que van relacionadas con el beneficio de los trabajadores desde el punto de vista social. En el sector público nos conseguimos por ejemplo, un contrato macro que el Presidente  Maduro anunció el 20 de noviembre pero resulta que hasta este momento no se conoce su contenido y estamos hablando de más de dos millones de trabajadores afectados de forma directa. Ello es como una especie de burla por eso tenemos el compromiso de luchar por su reconocimiento y la revisión porque ello  afecta también a más de dos millones de jubilados que también fueron engañados, porque en ese momento les estaban garantizando una serie de beneficios como el cesta ticket. Entonces ese contrato que abarca tal  cantidad de personas está en el aire, no se ha concretado o es un engaño. Tenemos el contrato colectivo del sector educación, y resulta que en Venezuela este  sector es el más maltratado, tanto así que hay educadores que no están ganando ni siquiera el salario mínimo, donde hay más de quinientos cincuenta mil trabajadores de educación en forma directa, me refiero a docentes sin contar al administrativo y el personal obrero. Se acaba de firmar un contrato colectivo donde fueron prácticamente presionados, porque supuestamente no había recursos del Estado para cumplir con sus cláusulas. Ello está trayendo una reacción como es lógico de los sindicatos de base.

Pero todo ello estimula sin duda la conflictividad social

Por supuesto,  por eso es que en  la CTV reivindicamos las luchas sociales donde las bases no están de acuerdo y una gran mayoría de sindicatos ahora están protestando por la falta de  beneficios de esos convenios.  Creo que en los próximos días van a reventar algunos problemas, y  he estado hablando con algunos compañeros porque si hay que protestar  mucho pero hacerlo dentro del marco de la Constitución, que sean protestas bien dirigidas no anárquicas. Este es un año conflictivo por la pérdida acelerada del salario real que aunado a la escasez de alimentos,  medicinas y en general a los servicios que debe recibir la ciudadanía, eso está complicando todo.  Tenemos un panorama para los próximos seis meses en los cuales el gobierno tiene que ser creativo, aceptar la revisión de políticas  y ser humilde en buscar la solución de esos grandes problemas.

Después del paro nacional estimulado por el despido petrolero en el 2003 que no logro los objetivos que se proponía el gobierno levanto la tesis de las comunas y otras formas  de organizaciones que sustituirían   a los sindicatos ¿Qué ha  pasado con eso?  

Ellos comenzaron con los Comités de Trabajadores que vendrían a sustituir la fortaleza de los sindicato lo que vienen siendo en las empresas los llamados comités seccionales que nombraban a los sindicatos electos por los trabajadores, una cosa loca porque resulta que es otro aparato burocrático,  porque lo que se buscaba era un control total del sector, pero eso está prácticamente paralizado, lo intentaron en la zona de Guayana y se dieron cuenta que fue un fracaso total. Lo importante es que hoy la CTV entiende y estimula la coincidencia con otras organizaciones sindicales medianas y pequeñas, sobre la necesidad de adelantar  las protestas  obreras que hoy más que nunca están vigentes por los efectos que los trabajadores padecen por esta catástrofe económica y social que vivimos.

@jetorresv

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]