EUROPA NAUFRAGA

Si la Unión Europea no resuelve con toda urgencia la apertura razonada de sus fronteras a los legítimos refugiados y solicitadores de asilo justificado, pronto terminará erigiendo barreras fronterizas entre sus 26 naciones miembros y suspenderá el Tratado de Schengen.  

definicion-grafica-de-union-europea

“Merkel correctamente previó el potencial de la crisis migratoria para destruir la Unión Europea. Lo que era una predicción se ha convertido en realidad”. (George Soros)

  • El 08.07.2013 Francisco dedica su primera visita pastoral fuera de Roma a visitar los refugiados en la isla de Lampedusa a media distancia entre Sicilia (a 205km) y la costa de África del Norte cerca de Tunes (113 km)
  • El 25.11.2014 Francisco dirige un fundamental discurso al Parlamento Europeo en Estrasburgo en el cual incide de nuevo sobre el tema de las migraciones. El Papa califica a Europa como “una abuela la cual ya no es fértil ni vibrante”
  • “Las maravillosas ideas que una vez inspiraron a Europa parecen haber perdido su poder de atracción, solo para ser sustituidas por las tecnicismos burocráticos de las instituciones” (Francisco)
  • El pasado 26.03.2015 el Papa procede a lavarles los pies, según el rito de la Semana Santa, a varios refugiados musulmanes en un centro de recepción en las afueras de Roma.
  • Italia anuncia que en dos días ha rescatado a 4.000 refugiados a punto de naufragar en el Mediterráneo.
  • El Presidente de la Unión Europea, Donald Tusk: “El número de emigrantes potenciales listos para intentar cruzar el mar de Libia a Italia es alarmante”
  • Las elecciones presidenciales de Francia en el 2017 dependerán principalmente en qué hacer con los refugiados. La derecha nacionalista tiene la primera opción con la candidatura de Marine Le Pen
  • El domingo 10.04.2016 el Primer Ministro de Grecia acusa a Macedonia por utilizar balas plásticas, gases y granadas de concusión contra los refugiados: “Ha sido una gran vergüenza para la cultura de Europa y para los países que quieren ser parte de ella”
  • De toda actualidad, el pasado sábado 16.04 Francisco visita la isla griega de Lesbos que sirve de puente entre Turquía y la tierra firme de Europa, vía Grecia, para centenares de miles de refugiados. Visita a los tres mil refugiados presos en el campo de detención de Moria.
  • Francisco envía una señal mediática a la UE al invitar a tres familias musulmanas sirias, refugiadas en Lesbos y recluidas en el campo de detención de Moria, a reubicarse en Italia. Lo acompañaron en su viaje de retorno a Roma.

Europa venida a menos

No es aventurado reflexionar, o al menos conjeturar, en torno a la dinámica de disolución de Europa en múltiples frentes y a lo largo de varias líneas de fragmentación. Una de las principales es el influjo de refugiados en búsqueda de asilo de la guerra en Irak y Siria y de aquellos  desesperados en escapar  a las condiciones de pobreza radical presentes en varias naciones africanas.

Otros procesos ya desbocados son la vulnerabilidad de la eurozona y de su moneda única debido a las disparidades fiscales de los miembros de la Unión Europea y a la imposición de una política de austeridad forzada y a la vez implementada paradójicamente por un diluvio de créditos baratos facilitados por el Banco Central de Europa.

A los factores causales señalados se suman actos de terrorismo causantes de matanzas indiscriminadas generadoras de una atmosfera de inseguridad personal e incertidumbre colectiva potenciadas por una burocratización estéril de las políticas de cooperación federal.

Una invasión de millones de refugiados

No obstante, parecería que el factor que puede servir de estocada final o “coup de grace” a la integración europea es el de la invasión humana que parte del Medio Oriente y de África del Norte.

Dicha oleada de un millón de personas en el 2015 – se prevé un número similar para el 2016- atraviesa el Mar Mediterráneo por diversas trayectorias y, superando todo tipo de calamidades en embarcaciones improvisadas, arriba a tierra firme europea sin contar con recurso alguno para su incorporación en una nueva cultura y lengua enfrentándose a la vez a una tramitación incoherente, asimétrica y en numerosas instancias agresivamente  hostil por parte de las diferentes naciones.

refugiados-sirios

Con razón, el casi legendario financista mundial George Soros se refiere en una entrevista el pasado mes de febrero en relación al tema de a dónde va Europa:

“[Angela Merkel, Canciller de Alemania] Quizás ella fue aún más anticipatoria cuando reconoció que la crisis migratoria contenía el potencial de destruir la Unión Europea, primero al causar la ruptura del sistema Schengen de fronteras abiertas y, eventualmente, al socavar el mercado común. Ella tomó una iniciativa para recibir a los refugiados y cambiar la actitud del público. Desafortunadamente, el plan no estuvo bien preparado. La crisis se encuentra lejos de estar resuelta…”.

“Pero no tenemos una política europea de asilo. Las autoridades necesitan aceptar la responsabilidad por esto. Ha transformado el creciente influjo de refugiados presente en el 2015 de un problema manejable a una aguda crisis política. Cada miembro-estado se ha focalizado egoístamente en sus propios intereses, a menudo actuando en contra los intereses de otros. Esto ha precipitado el pánico entre los solicitantes de asilo, el público en general y las autoridades responsables por el orden y la ley. .Las principales víctimas han sido los buscadores de asilo”.

“La UE necesita un plan comprensivo para responder a la crisis, uno que reafirme la gobernabilidad efectiva sobre el flujo de buscadores de asilo en una manera segura, ordenada y a un ritmo que refleje la capacidad de Europa en absorberlos.

“Para ser comprensivo, el plan tiene que extenderse más allá de las fronteras de Europa. Es menos disruptivo y mucho menos costoso para los potenciales buscadores de asilo permanecer en o muy cerca de su ubicación actual”.

La ausencia de una política integradora

El pasado 14.04 la Directora Ejecutiva del FMI, Christine Lagarde, se pronunció claramente en la reunión primaveral de los entes financieros multinacionales en Washington:

“Hemos llevado a cabo unos trabajos verdaderamente serios para estudiar el impacto de la crisis de los refugiados y el flujo de los refugiados hacia algunas naciones europeas. Queda claro que si las medidas acertadas se dirigen a integrarlos –por medio de destrezas de lenguaje, por medio de destrezas laborables, por medio de apoyo a sus viviendas- esto sería un neto positivo para los países que los acojan. Sobre todo, en primer lugar se trata de un imperativo humanitario y humanista”.

Francisco emplaza al Parlamento Europeo

Hace casi año y medio -25.11.2014-  Francisco se dirigió sin ambages a los dirigentes europeos:

“No se puede tolerar que el Mar Mediterráneo se convierta en un gran cementerio. En las barcazas que llegan cotidianamente a las costas europeas hay hombres y mujeres que necesitan acogida y ayuda. La ausencia de un apoyo recíproco dentro de la Unión Europea corre el riesgo de incentivar soluciones particularistas del problema, que no tienen en cuenta la dignidad humana de los inmigrantes, favoreciendo el trabajo esclavo y continuas tensiones sociales. Europa será capaz de hacer frente a las problemáticas asociadas a la inmigración si es capaz de proponer con claridad su propia identidad cultural y poner en práctica legislaciones adecuadas que sean capaces de tutelar los derechos de los ciudadanos europeos y de garantizar al mismo tiempo la acogida a los inmigrantes; si es capaz de adoptar políticas correctas, valientes y concretas que ayuden a los países de origen en su desarrollo sociopolítico y a la superación de sus conflictos internos – causa principal de este fenómeno –, en lugar de políticas de interés, que aumentan y alimentan estos conflictos. Es necesario actuar sobre las causas y no solamente sobre los efectos”.

La única fórmula de acción por parte de la UE ha sido que los refugiados que lleguen a Grecia serán deportados masivamente de nuevo a Turquía.

La sordera de Europa

El mensaje del Papa ha caído en su mayor parte, en oídos sordos.

Por ejemplo, el gobierno de Dinamarca considera un crimen cualquier ayuda dada por sus ciudadanos a refugiados.

Otro acontecimiento ocurrido el domingo 10.04 fue la violenta represión por parte de la policía de Macedonia para dispersar centenares de refugiados que buscaban escapar de su campo de Brenner Pass para impedir que los refugiados en Italia penetren su territorio.

Otro ejemplo de la atmosfera cambiante que impera en Europa es el caso de Polonia la cual después de haber aceptado su rol como parte de un compromiso colectivo en cuanto a la distribución de la inserción de refugiados ahora rehúsa aceptar a los siete mil solicitantes de asilo que le habían sido asignados. La decisión parece estar inspirada por la preocupación desatada a raíz de los actos terroristas en Paris y Bruselas.

El ministro polaco encargado de las relaciones con la UE describió con toda firmeza la suerte del pacto aprobado en septiembre, 2015 según el cual el bloque de 28 naciones se distribuía la responsabilidad cuantitativa de acoger a refugiados que hubieran cumplido con los trámites legales:

“No veo la posibilidad de implementar esta decisión, y no puedo ver que suceda en la mayoría de los países de la UE. La decisión está muerta. No hay indicación alguna que la mayoría de los miembros de la UE la implementarán”.

El irrealismo de una solución: Deportar a los refugiados

La única fórmula de acción por parte de la Unión Europa ha sido un convenio firmado con Turquía según el cual a partir del pasado 20.03 los refugiados que lleguen a Grecia serán deportados masivamente de nuevo a Turquía. Este mecanismo ha causado profunda ansiedad en los 52.000 refugiados en varias islas griegas quienes se encuentran en tierra de nadie con un futuro desconocido.

Hasta ahora, por dificultades logísticas y por el temor justificado de una explosión humana, solo unos cuantos centenares han sido obligados a retornar a Turquía. Supuestamente, por cada deportado, la UE legalizaría un refugiado que ya se encuentra en Europa.

La visita de Francisco

La visita del Papa -duró cinco horas- le permitió ver de viva mano y con total transparencia de parte de las autoridades la cruda existencia de los refugiados. Su objetivo principal: incidir en los dirigentes de la UE a fin de focalizar la atención en un movimiento migratorio sin precedentes en Europa obligado por la guerra en Siria y las acciones de ISIS.

La presencia de Francisco y sus palabras tendrán, indudablemente, un efecto simbólico sobre la opinión pública europea y mundial pero dudo que impulsarán a las instituciones europeas y a las naciones individuales a poner en acción un proceso de incorporación y de aculturación adecuado.

Estamos en presencia del desmembramiento de Europa por su incapacidad de formular y aplicar políticas comunes.

A su vez, el mensaje de Francisco, caracterizado por L’Osservatore Romano como “una respuesta cristiana para una tragedia en desenvolvimiento”,  encontrará una resonancia simbólica de envergadura tal como ocurrió en su visita a Lampedusa pero trágicamente no incidirá en solucionar un drama colectivo que afecta directamente a dos millones de refugiados.

Por lo menos, el testimonio de Francisco, acompañado por Bartolomé I, líder espiritual de 300 millones de Cristianos Ortodoxos y por Jerónimos II, jefe de la Iglesia Griega Ortodoxa, puede detener el absurdo proceso de deportación a Turquía.

Un informe reciente señala que varios de los miles de refugiados, presos en las abominables condiciones de los campos de concentración transformados en prisiones de máxima seguridad en las islas de Lesbos y Chios, están dispuestos a suicidarse lanzándose al mar desde los lanchones que los llevan de nuevo a Turquía y a un mundo de violencia.

Una sola foto de un acontecimiento similar estremecería la opinión pública mundial y pondría en evidencia la insensatez de las indecisiones de la UE.

En la rueda de prensa informal a bordo del vuelo a Lesbos Francisco comentó:

“Este es un viaje marcado por la tristeza. Nos encontraremos con la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial. Veremos a mucha gente que sufren y no saben a dónde ir, que tuvieron que escapar. También vamos a un cementerio, el mar”.

NOTA

1) Palabras de Francisco dirigidas a los refugiados en Lesbos [Oír aquí http://media02.radiovaticana.va/audio/audio2/mp3/00526395.mp3]

2)     “Comprendiendo la Migración y el Asilo en la Unión Europea”

 
José Rafael RevengaJosé Rafael Revenga

Artículos relacionados

Top [GTranslate]