OBLAK, EL PORTERO MÁS CARO DEL MUNDO

jan-oblak-pred

Fue el arquero más costoso para comprar y, si algún día es vendido, puede ser lo mismo. Pagó 16 millones el Atlético al Benfica y ahora le ha puesto la cláusula más alta de la historia del club: 100 millones de euros.

EDUARDO J. CASTELAO

El verano pasado, el Atlético recibió un email con una oferta concreta por JanOblak. El remitente era el Manchester United y ofrecía 35 millones en varios plazos. No era la cláusula (entonces estaba en 45), pero era más del doble que el club había pagado en el verano de 2014 al Benfica. Una revalorización concretada en cuatro meses, los que van desde febrero hasta junio de 2015. Porque, desde ese verano de 2014 hasta febrero de 2015 fue suplente de Moyá al comenzar la temporada lesionado. Hoy, en cambio, el esloveno, uno de los grandes argumentos del Atlético, es el hombre más caro del club rojiblanco. El portero más caro del mundo.

jan-oblak

Porque hace apenas un mes, el Atlético le amplió el contrato. Pasó de terminar en 2020 a hacerlo en 2021. Pasó de cobrar 1,5 millones netos a 3,5, manteniéndose la prima de 300.000 euros si jugaba más de cinco partidos al año que ya figuraba en el primer contrato y que reveló Football Leaks. Pero, sobre todo, pasó de costar -para quien lo quiera- 45 millones a costar 100. Sí, tal cual. La cláusula de rescisión de JanOblak es de 100 millones de euros, la más alta de toda la plantilla del Atlético y, por supuesto, la más alta de un portero en todo el mundo del fútbol.

«Sabíamos que lo valía», dicen en el Calderón. Esa tranquilidad que dan los objetivos cumplidos han hecho plantearse también la posibilidad de que JanOblak no juegue algunos partidos de Liga. El motivo es simple: lleva 15 goles en contra en 31 partidos, es el Zamora destacado, pero tiene a tiro el récord absoluto de la historia de la Liga, en poder de Liaño en el Deportivo del curso 93/94, que encajó 18 goles con un porcentaje de 0,47 por partido, el más bajo de siempre. Su porcentaje, el de Oblak ahora, es de 0,48, pero si encaja menos de tres goles en los siete partidos de Liga que quedan, lo pulverizará.

Es más, otra opción es que, si el Atlético tiene garantizada la tercera plaza (le saca al Villarreal 13 puntos), el portero pueda dejar de jugar en las últimas fechas para lograr ese objetivo. Sería la culminación de una temporada fantástica en la que el portero ha logrado hacer olvidar

definitivamente a Courtois. Feliz en España, domina las lenguas eslavas, claro, pero también inglés, portugués y también castellano, ya con mucha soltura. Eso sí, es un tipo de pocas palabras. «Y mucho trabajo», ha contado alguna vez Simeone, que escucha siempre el tremendo portero que tiene entre manos de boca de Pablo Vercellone, su preparador específico. Hoy, ante el Barcelona, volverá a someterse a las pruebas más duras. No se le moverá un músculo de la cara. Tampoco se le movió el sábado, cuando cometió un error impropio en el gol del Betis. Intrascendente en el marcador, sorprendió porque es, seguramente, el único que se le recuerda.

A sus 23 años, el Atlético tiene atado a uno de los mejores porteros del mundo y con un margen de progresión, a decir de los expertos, enorme. Desde que, en enero de 2015, hizo una parada estratosférica a remate de cabeza de Ramos en un partido de Copa del Rey, nadie le tose. Tardó un poco más en hacerse con la titularidad, pero ahora se ha convertido en uno de los ídolos rojiblancos. Y, conviene subrayarlo, uno de los principales argumentos del Atlético..

@EJCASTELAO

Tomado de EL Mundo España

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top