CÁNCER DE COLON, LA PREVENCIÓN EMPIEZA CON LA DIETA

Reducir el consumo de grasas, la carne roja y procesada y aumentar la ingesta de fibra contribuye a disminuir el riesgo de desarrollar este tipo de tumor, uno de los que más muertes provoca en todo el mundo

CRISTINA GARRIDO

En España es el segundo cáncer más diagnosticado en mujeres tras el de mama y el tercero en hombres tras el de próstata y el de pulmón. Es también el tumor que más muertes provoca, solo por detrás del de pulmón. Es el cáncer de colon. Su alta letalidad tiene que ver con que durante mucho tiempo puede pasar desapercibido. «La mayor parte de ellos empieza por una lesión benigna (pólipos) que crece durante unos diez años hasta que se convierte en cáncer», explica a ABC el doctor Miguel Muñoz-Navas, presidente de la Fundación Española de Aparato Digestivo (Fead). Por eso, los especialistas insisten en la importancia de la prevención y de la detección precoz mediante las campañas de cribado. «Deberían ser generalizadas, en gente sin síntomas ni antecedentes personales ni familiares, a partir de los 50 años», recomienda el doctor Muñoz-Navas.

cancro-al-colon

Como en muchas otras enfermedades, el estilo de vida inadecuado es un factor de riesgo. Pequeños gestos en nuestra dieta como reducir el consumo de grasas, la carne roja y procesada y aumentar la ingesta de fibra, en forma de frutas y verduras, legumbres y cereales integrales, contribuyen a reducir el riesgo de desarrollar este tipo de tumor. «En Europa y Estados Unidos el cáncer de colon cada vez es más frecuente. Sin embargo, en países subdesarrollados de África casi no existe. Allí comen poca carne roja y mucha fibra. Nosotros, si siguiéramos la dieta mediterránea, conseguiríamos tener una menor incidencia de este cáncer», asegura el doctor Muñoz-Navas, que recomienda no pelar las frutas antes de comerlas, una vez bien lavadas, porque ahí es donde encontramos más fibra, además de vitaminas.

Una adecuada alimentación forma parte de lo que los expertos denominan «prevención primaria». Otras recomendaciones en este sentido son evitar el sobrepeso, el tabaco, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y practicar ejercicio físico de forma regular.

«Lo que se considera patrón de dieta mediterránea es inicialmente la de mayor utilidad como prevención no solo de cáncer de colon sino de muchos tumores», añade el doctor Pedro Robledo, coordinador de la unidad de Dietética, Nutrición e Investigación de MD Anderson Cancer Center de Madrid.

El pasado mes de octubre, la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), difundió un estudio en el que se afirmaba que hay «evidencia suficiente» de que el consumo de carne procesada (la que se ha transformado a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación) causa cáncer colorrectal, mientras que calificaba a la carne roja (carne muscular de los mamíferos, incluyendo carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo y cabra) como «probablemente cancerígena».

colon

Los expertos participantes en el informe concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%. En un primer momento, esta afirmación generó una gran alarma. Pocos días después, la agencia se vio obligada a matizar la información. Aclaró que no quiso invitar a erradicar al 100% la ingesta de carne por parte de los consumidores, sino solo a reducir el consumo de carne procesada o con aditivos.

«Se puede consumir unos 100-125 gramos de carne roja cada diez días. Además, no es lo mismo hacerse un filete a la plancha con aceite de oliva que 300 gramos de carne picada, cocinada con mantequilla, al carbón, y dejarla muy negra, porque desde el punto de vista de salud genera compuestos que son reconocidos como carcinógenos», advierte el doctor Robledo.

En cuanto a las carnes procesadas, lo recomendable es evitarlas, pero «consumirlas puntualmente no tiene una relación causa-efecto», aclara el experto del MD Anderson Cancer Center de Madrid.

Señales de alarma del cáncer de colon

Aunque es un tumor que puede pasar desapercibido, hay una serie de síntomas que pueden alertar de su presencia y que merecen una consulta con el especialista:

-Cambio en el ritmo intestinal

-Sangre en las heces

-Sensación de defecación incompleta

-Pérdidas de peso o anemia no explicables

¿Quién debe participar en el cribado?

Mayores de 50 años sin antecedentes: la recomendación es participar en los programas de cribado de la comunidad autónoma, que consiste en el test de detección de sangre en heces y, en caso positivo, una colonoscopia.

Menores de 50 años sin antecedentes: la recomendación es cuidarse y seguir unos hábitos de vida saludable.

-Todas las personas con antecedentes familiares de cáncer de colon o pólipos requieren un seguimiento especial que varía según el número de familiares afectados, el grado de parentesco y la edad en el momento de diagnóstico. Se debe consultar con el médico y lo habitual es adelantar las pruebas de cribado a los 40 años.

Tomado de ABC.es

 
Etiquetas , , ,

Artículos relacionados

Top