VIDAL, EL GUERRERO NECESARIO DEL BAYERN

El volante chileno, cuyo fichaje no pidió Guardiola, se ha convertido en el jugador más determinante del equipo por fútbol y por carácter

Ladislao J. Moñino

 ¡Boom! Un cañonazo rompe el respetuoso silencio que guarda el millar de aficionados del Bayern de Múnich que siguen el entrenamiento del equipo en sus instalaciones de Sabener Strasse. El morterazo que arranca la admiración y el festejo de los hinchas bávaros ha salido de la bota derecha de Arturo Vidal. La acción sucede días después del piscinazo que protagonizó contra el Werder Bremen y sentenció la semifinal de Copa a favor del Bayern. Pep Guardiola y su compañero Thomas Müller recriminaron públicamente el antideportivo gesto del futbolista más influyente en el juego del Bayern.

arturo-vidal

Vidal, fichado este verano de la Juventus por 36 millones de euros, no fue una petición expresa de Guardiola, como el mismo técnico admitió. Fue Michael Reschke, el ojeador que le llevó al Leverkusen y que ahora trabaja para el Bayern, el que le propuso su fichaje al director deportivo, Mathias Sammer. Desde el primer entrenamiento Guardiola interpretó a Vidal como a un jugador polifuncional que podía darle llegada, salida de balón y un punto de intensidad y competitividad en Europa a un equipo poco exigido en el campeonato doméstico.

“Arturo es importantísimo para nosotros. Quizás hasta ahora haya sido uno de los jugadores más determinantes de la Champions. Ha marcado goles importantes y es un pulmón. También nos ayuda en la salida de juego, es un jugador completísimo, y además tiene ese plus de agresividad. Es un guerrero”, le describe Javi Martínez. Vidal es el centrocampista más ajeno al paradigma Guardiola, pero ha logrado convertirse en el gran referente de su equipo.

Si hay un futbolista del Bayern preparado para medirse de tú a tú en intensidad y en pierna dura con cualquier centrocampista del Atlético ese es Vidal. En la Juve caló un dicho que decía: “Cuando el partido se pone duro, es cosa del Rey Arturo”. “Es un futbolista muy intenso, muy guerrero. Esas cosas que tiene, son las que le hacen estar el nivel que está. Entra duro, pero no es agresivo. La agresividad es cuando hay una lesión”, observa Thiago. “A veces da miedo por su aspecto, con ese corte de pelo y sus tatuajes, pero es inofensivo. Marca goles decisivos, es trabajador, bueno en el uno contra uno, impredecible, porque juega un poco irracional. Este tipo de irracionalidad nos sienta bien”, dice de él Sammer. “Tiene tantas ganas y tanto ímpetu que, a veces, es peligroso porque pueden expulsarle. Hace poco contra el Stuttgart Pepdecidio cambiarle por eso. Él sabe que tiene que controlarse, es su temperamento y siempre va con todo. Yo también soy un jugador así, que siempre va al máximo y no es fácil controlarse”, abunda Javi Martínez. “Lo da todo en el campo, roba una barbaridad de balones, llega y mete goles”, señala Bernat.

En el ojo del huracán tras el piscinazo de la Copa, la dinamita que Vidal tiene en sus botas detonó cuatro días después en el estadio del Hertha de Berlín para abrir el marcador y encarrilar el triunfo que tiene al Bayern a una victoria de conquistar la Bundesliga. Vidal tiene la virtud de rehacerse cuando más acorralado se siente ya sea por una acción en el campo o por alguna de sus muchas salidas de pata fuera de los terrenos de juego. La más recordada, su accidente por conducir ebrio durante la última Copa América celebrada en Chile, fue seguida de una secuencia de actuaciones que permitieron a su selección conquistar el trofeo.

Esa capacidad para levantarse en el campo de sus aventuras externas ha conquistado todos los vestuarios por los que ha pasado. En Leverkusen, en Turín o en Múnich, Vidal es un futbolista querido y respetado. Lahm, su capitán, ha descrito como nadie lo que supone Vidal para este Bayern: “ Quizás se note que todavía no ha ganado la Liga de Campeones. Está mostrando todas sus cualidades. Corre muchísimo”.

Tomado de AS Deportes

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top