Entre la Verdad y…

medios-pred

dictadura

NEGACIÓN

Durante décadas, el gobierno venezolano ha negado los problemas a la vez que les echa la culpa a los demás por los problemas que niega. Últimamente, este absurdo ha llegado a su máxima expresión. El hecho fundamental es que el modelo de monopolio estatal y el secreto oficial no funcionó cuando se nacionalizó el petróleo en los 70, como tampoco cuando le pusieron esteroides después de la elección de 1998.

Desde entonces, la hegemonía en los medios de comunicación ha tapado el debate político real a favor de negar problemas y evadir soluciones. Cuando los problemas se hicieron tan obvios que daba risa seguir negándolos, la culpa recayó en advenedizos, capitalistas, oligarcas, especuladores, acaparadores, traidores e invasores. El mundo no estaba al tanto de lo que ocurría en Venezuela porque así lo quería el gobierno: las simples observaciones se tachaban de ataques a la soberanía.

Así, una crisis humanitaria que trasciende la imaginación de cualquiera en el continente americano ha ocurrido en Venezuela, uno de los países más ricos de la Tierra en 1960. La provisión de los bienes esenciales de la civilización -agua, alimentos, medicinas, vivienda y seguridad- se desmoronó y pasó de ser una de las mejores a una de las peores. Y un esquema primitivo de trueque de los escasos productos de primera necesidad no visto en siglos se convirtió en la pauta de 30 millones de venezolanos, algunos de los cuales no recuerdan haber conocido algo mejor.

Con todo, se sigue negando que día a día se pasan factura a la sociedad y al pueblo de Venezuela. La verdad es que hasta Ecuador después del terremoto está en mejores condiciones que Venezuela, porque en Ecuador se admite que sufrieron un terremoto y necesitan ayuda. Sin embargo, Venezuela no puede admitir un desastre o pedir ayuda porque no fue un acto fortuito lo que puso al país de rodillas. Fueron los venezolanos de antes los que crearon el sistema del monopolio y del secreto y deberán ser los venezolanos del futuro quienes creen un sistema de libertad y bienaventuranza que permita prosperar a todos.  Esto, sin embargo, es un tema tabú para muchos que están en el poder e irónicamente para muchos que no tienen poder. ¿Sucumbirá Venezuela a una sobredosis de ignorancia invencible?

Traducción: Conchita Delgado Rivas

medios

…y el monopolio de la verdad

 

Artículos relacionados

Top