MIS IMPRESIONES SOBRE EL REFERÉNDUM

Hace unos días conversé con el periodista Leo Felipe Campos, del El Espectador, sobre el potencial Revocatorio contra el presidente Maduro. Quisiera compartir un extracto de esa entrevista, con algunos comentarios adicionales, que resume mis impresiones sobre el tema.

“Usted publicó un tuit dirigido a la oposición en Venezuela, en el cual le decía, en abstracto, que presionará el voto, pero no se dejara llevar al plano en el que no podía ganar”. ¿A qué plano se refiere?

La oposición debe evitar caer en la radicalización. Es obvio que, además de tener el control institucional del TSJ, el CNE y la Fiscalía, el Gobierno también tiene conocimiento de que perdería un RR si fuera convocado, y eso significaría (o ellos creen que significaría) perder casi todo lo que tienen, por eso van a usar ese poder institucional para evitar que ocurra. La oposición tiene que cumplir los requisitos legales sabiendo que el Gobierno usará el poder que posee para retrasar el proceso y cruzar la frontera del 2016. ¿Por qué? Porque si el referendo ocurriera el año que viene y se revocara el mandato, el vicepresidente (cualquiera que ellos nombren cuando les convenga) se quedaría al mando del país hasta el final del período, en 2019.

referendum

¿Es suficiente lo que está haciendo la oposición?

Es poco probable que la oposición logre lo que está buscando sólo (recolectando las firmas), porque tratarán de bloquearla. Tiene que buscar un mecanismo de presión y lograr que el pueblo se mantenga presionando también por sus derechos, para que el revocatorio se pueda efectuar este año, pero si esa presión política se pasa de la raya y se entra en el campo minado de la anarquía, si esa calle deja de ser pacífica para ser violenta, se podrían generar dinámicas que el Gobierno capitalizaría mejor. La oposición  no   podría  tomar  ese escenario como ventaja, porque no tiene los vínculos, la organización ni el liderazgo necesarios para eso.

Al crimen, la inflación y el desabastecimiento se suman un recorte de luz diario para todo el país. ¿Hasta qué punto genera eso un descontento real? ¿No es posible que se transforme esa energía en una abulia frente al peso del Estado?

Todos los problemas que existen pueden generar decepción y agotamiento, pero no necesariamente una explosión. Y puede terminar en una especie de hábito sin reacción, que se termina canalizando sin estimular una protesta fuerte por la defensa de derechos. Ahora, cuando cruzas la frontera y ocurre una afectación dramática de tu vida cotidiana, cuando también pierdes comida porque te falta el agua y se va la luz, cuando no puedes garantizar compras para tu hogar, eso se vuelve salvaje. Si la estructura se te viene encima y se masifica un perceptual de destrucción de valores, o de tu economía, si no te sientes orgulloso de tu país, sino apenado, los estímulos para esa protesta se amplifican.

A su juicio, ¿cuál es la estrategia que maneja el Gobierno frente al Revocatorio que quiere impulsar la oposición?

La estrategia ganadora para el Gobierno es evitarlo, pero es poco probable que lo pueda evitar siempre, así que pienso que intentará (por ahora) cruzar la frontera de 2016. (Algunos de ellos podrían jugar) a que exista un Referendo, pero el año que viene. Tendrían que tener un vicepresidente validado por los diferentes sectores de su corriente política, porque jugará un papel fundamental: luego de una derrota mediante Revocatorio, el chavismo quedaría muy debilitado, y ese vicepresidente tendría que representarlos mientras le da al país seguridad. Es un actor que debería abrir las compuertas para que el chavismo tenga un refrescamiento hasta las elecciones presidenciales de 2019” …que, en mi opinión, difícilmente podrán ganar.

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]