EL CLIMA ES MEJOR EN PARÍS

paris

El 22 de abril tuvo lugar la firma del Acuerdo de París, alcanzado en diciembre de 2015 por la 21ra. Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la Organización de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Después del fiasco de la cumbre de Copenhague (2009), la diplomacia y el multilateralismo han triunfado al lograr un tratado legal que persigue detener el calentamiento global y el cambio climático causados por la emisión de gases tóxicos de efecto invernadero, principalmente dióxido de carbono.

El Acuerdo de París fija como meta que el aumento de la temperatura media del planeta sea bastante inferior a 2 grados centígrados a finales del siglo XXI, respecto de la existente antes de la industrialización, exhortando a los países signatarios a tomar las medidas necesarias para que dicho aumento no exceda 1,5 grados.

Se ha criticado que el Acuerdo de París fije compromisos voluntarios de reducción de emisiones. Pero allí precisamente radican las bondades de la diplomacia y el multilateralismo. En la medida que pase el tiempo, con nuevas tecnologías y una creciente consciencia ambiental por parte de gobiernos, empresas y sociedad civil, el logro de las metas se hará más factible, aun cuando los analistas estiman que el acuerdo sólo limitará el alza de la temperatura a 3,6 grados, insuficiente para evitar graves daños climatológicos y ambientales en el futuro.

El Acuerdo de París tiene la virtud de reconocer el principio de responsabilidad compartida pero diferenciada. Los países industrializados llevan siglo y medio emitiendo gases tóxicos. Los países en desarrollo no pueden asumir las mismas obligaciones. El acuerdo compromete a los países avanzados a aportar $100 millardos anuales, a partir de 2020, para compensar los daños del calentamiento global, a la vez que prioriza la necesidad de financiar la adaptación y mitigación en los países en desarrollo.

Reviste relevancia la Iniciativa Climática de la Industria de Petróleo y Gas, mediante la cual 10 empresas petroleras (BP, BG, ENI, Pemex, Reliance, Repsol, SaudiAramco, Shell, Statoil y Total) se han comprometido a cooperar y promover planes de inversión en energías renovables y gas natural, e invertir en la investigación y desarrollo de tecnologías limpias.

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]