LA VIDA DE VENEZUELA SE JUEGA EN LA COPA AMÉRICA

Cristóbal Guerra

Pensar que el fútbol venezolano va a reivindicar su ahora maltratado prestigio suramericano en la Copa América, no deja de ser una tonta utopía.

La vinotinto tratará, cuando mucho, de clasificar en su grupo, ante Jamaica, México y Uruguay, para al menos mantenerse con vida en el alma de la afición del país.

Estamos a solo días de que la Copa sea verdad, y Rafael Dudamel trata de pisar firme en la tierra. El técnico sabe que trastabillar y caer sería el comienzo de su fin, porque aunque ha heredado en equipo a pedazos, sabe también que hay una tibia esperanza en que él pueda revivir los grandes días de Richard Páez y César Farías, sus antecesores en el siempre cuestionado cargo de entrenador nacional.

venezuela-f

¿Qué hará Dudamel, jugará un fútbol alegre y de andar festivo como Páez, o recurrirá al estilo resultadista y defensivo de Farías? Uno y otro tuvieron razón con sus prédicas, y aunque la vinotinto no logró clasificar a los mundiales de entonces, sí supo despertar en la gente ese orgullo patrio enviado al exilio en los días de Noel Sanvicente, y que la afición añora en cada conversación en las esquinas de Caracas.

Después del sueño en Estados Unidos vendrá lo mejor. Y lo mejor será, poca cosa, Colombia, en Barranquilla, Argentina, en Venezuela y Uruguay, en Montevideo, todo esto en el marco de las eliminatorias sudamericanas.

Si la vinotinto sale bien librada de la Copa y, especialmente, de los tres partidos premundialistas, caramba, la fe, que el hombre no debe perder ni es las más adversas circunstancias, habrá regresado de su amargo destierro.

Tomado de Marca.com

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top