REESE WITHERSPOON,
CREADORA DE TENDENCIAS LITERARIAS

La actriz convierte en ‘bestsellers’ los libros que recomienda en la Red, historias que ella también se encarga de llevar al cine con su productora

Barbara Ayuso

¿Quién estuvo detrás del éxito de Perdida, la película dirigida por David Fincher? Muchos dirán que Gillian Flynn, la autora del best seller homónimo en la que se basó el filme, o las interpretaciones de Ben Affleck y Rosamund Pike. El nombre de la artífice de que este thriller psicológico llegara a la pantalla a manos de un director de la talla de Fincher pocos lo adivinarían: fue la actriz Reese Witherspoon. En 2011, antes de que la novela fuera publicada, ella adquirió los derechos cinematográficos y solo cinco meses después ya estaba en la lista de libros más vendidos de EE UU. El estreno de la película en 2014 fue el más taquillero del director.

reese

Desde entonces, Reese Witherspoon se ha convertido en una de las creadoras de tendencias literarias más influyentes de Hollywood, una de las facetas más desconocidas de la intérprete de 40 años. Todo empezó ese mismo 2011, cuando andaba en busca y captura de algún papel, y se frustraba al recibir guiones en los que los personajes femeninos carecían de entidad. Fue su marido quien le sugirió que, dada su afición a la lectura, adquiriera los derechos de alguno de los libros donde sí encontraba roles más complejos y los convirtiera en películas. La actriz se asoció con la productora Bruna Papandrea y puso en marcha una productora independiente llamada Pacific Standard, dedicada a rastrear los títulos literarios que pueden funcionar en pantalla grande. Además de los derechos de Perdida, adquirieron también los de la biografía Alma salvaje y lograron que el escritor Nick Hornby adaptase el guion. La propia Witherspoon protagonizó el filme en 2014, lo que le valió una nominación al Oscar como mejor intérprete.

En un momento en el que las adaptaciones literarias continúan siendo un segmento importante en la industria del cine, esta faceta profesional de Reese Witherspoon es un valor en alza. Porque, además, la actriz ha conseguido convertir su voracidad lectora en un filón clave para su productora. En su perfil de Instagram (donde tiene 5,8 millones de seguidores) publica fotografías de los libros que está leyendo (junto al hashtag #RWBookClub), y que días después se disparan en los rankings de más vendidos de Amazon y The New York Times. El caso más reciente ocurrió con la obra Luckiest Girl Alive, un thriller prácticamente desconocido hasta que Witherspoon inició un debate sobre él en sus redes sociales. Pocos días después, se encontraba en la cima de las listas del diario neoyorquino y la plataforma de venta electrónica.

En virtud de este poder de influencia, Witherspoon ha sido bautizada por The Washington Post como una de las PowerBroker de la industria cinematográfica, un predicamento que va in crescendo. Pacific Standard tiene 26 proyectos en ciernes, 16 de ellos son adaptaciones de libros con protagonistas femeninas en todos los géneros: princesas, guerreras, delincuentes o damas de Wall Street. Todos aquellos papeles que la propia Witherspoon ambicionaba para sí, y que estimó que escaseaban en el panorama hollywoodiense. Y también en la televisión. El próximo año se estrenará una serie en HBO de la que ella no solo será protagonista junto a Nicole Kidman y Laura Dern, sino artífice. Después de leer el libro de Liane Moriarty Big Little Lies adquirió los derechos y el proyecto es ya una realidad con fecha de estreno.

Tomado de El País

 

Artículos relacionados

Top