LAS LENTEJAS, UN SUPERALIMENTO

Gracias a su contenido en fibra, ayudan ante enfermedades cardiacas disminuyendo los niveles de colesterol y grasas, facilitan la digestión ayudando al correcto funcionamiento intestinal y ayudan a los diabéticos manteniendo sus niveles de azúcar más estables.

Gracias a las vitaminas del grupo B y minerales como el zinc o el selenio le aportan un efecto antioxidante.

lentejass

Al ser una buena fuente de hierro es bueno consumirlas para prevenir la anemia. Incluso ayudará como preventivo en las infecciones vaginales, ya que se ha comprobado que las mujeres con bajos niveles de hierro son más propensas a sufrirlas.

Son ideales en la alimentación de los niños y en personas que realizan deporte para que puedan tener energía suficiente; además de en personas mayores por su fácil masticación.

Son aconsejables para los vegetarianos, al ser buena fuente de proteínas.

CONTRAINDICACIONES

Las lentejas deben ser comidas con prudencia en casos de artritis, artrosis, arterioesclerosis y gota debido a la cantidad de ácido úrico y purinas presentes en su composición.

¿CÓMO LAS CONVERTIMOS EN SUPERALIMENTO?

Añadiendo laurel, hinojo o comino a la hora de cocer las lentejas, mejoramos el momento de la digestión; ayudándonos a eliminar los gases y favoreciendo la función del hígado.

También cocinarlas con verduras como zanahoria y cebolla. Las lentejas necesitan de un aporte de vitamina C para que nuestro cuerpo pueda absorber el hierro “no hemo” que nos aporta; y esto es debido a que el hierro de los vegetales es diferente al hierro animal “hemo”, el cual es absorbido por nuestro cuerpo sin ninguna ayuda extra.

Así que lo mejor en estos casos es añadir limón o vinagre a las lentejas (sería preferible un churrito de limón, pero por el sabor que aporta es más usual añadirle el vinagre). Si no, otra manera sería consumiendo de postre un cítrico como una naranja, por ejemplo.

También deberemos evitar junto con las lentejas, los fostatos (lácteos, soja, etc), los oxalatos (espinaca, remolacha, acelga, etc) y los taninos, ya que son sustancias que dificultan la asimilación del hierro.

Las lentejas y el arroz son de las legumbres más consumidas en los hogares españoles. Existen diversos tipos tanto de lentejas como de arroces, pero en lo que se refiere a su composición, tienen unas características comunes.

Por ejemplo, 100 gramos de lentejas cocidas nos aportan 116 Kilocalorías y 50 gramos de arroz 65Kcal/100g; con lo que constituye un plato con un aporte calórico importante, pero apenas tienen grasa.

Sólo las lentejas ya nos están aportando el 12% de la fibra necesaria al día; si a esto le añadimos un arroz integral la cantidad de fibra sería aún mayor, dependiendo de su grado de refinamiento.

Obtenemos de este plato gran cantidad de hidratos de carbono, y gracias sobre todo a las lentejas también obtenemos gran cantidad de proteína vegetal de buena calidad.

Se trata de un plato muy pobre en lípidos o grasas y rico en zinc, selenio, fósforo, potasio, hierro, vitaminas del grupo B y ácido fólico.

lentejas

LENTEJAS CON ARROZ: LA COMBINACIÓN PERFECTA

Las lentejas con arroz es uno de los alimentos más completos y sanos que existen; y suponen una gran fuente de energía debido a los hidratos de carbono y la proteína de calidad que nos aportan.

La carne, el pescado, los huevos o los lácteos, aportan proteínas que contienen los nueve aminoácidos esenciales en cantidades suficientes; sin embargo las legumbres o el arroz por separado aunque nos aportan los mismos aminoácidos esenciales, no nos aportan la misma cantidad.

Así pues, al juntar dichos alimentos en un mismo plato, vemos por ejemplo como la baja cantidad de metionina y cisteína presente en las lentejas las compensa el arroz, y la poca cantidad de lisina e isoleucina del arroz la complementan las lentejas; haciendo que entre ambos sumen sus cantidades de aminoácidos y proporcionando así una fuente de proteínas más completa y similar a la de la proteína animal.

Esta combinación confiere al organismo energía duradera, equilibrio físico, mental y emocional. Si además le añadimos verduras, enriqueceremos el plato en vitaminas y minerales.

De hecho, se le conoce como el plato básico de practicantes de meditación y yoga en India.

Tomado de la Cadena SER

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top [GTranslate]