Copa América 2016
LA PORTERÍA DE MÉXICO DA VUELTAS

alfredo-talavera-pred

El seleccionador, Osorio, ha utilizado a cuatro guardametas diferentes en nueve partidos

Diego Mancera

México es tierra guardametas virtuosos y su selección se ha nutrido de ellos. Juan Carlos Osorio, seleccionador del conjunto mexicano, ha decidido alternar a sus porteros en casi cada partido. Un guardián distinto cada encuentro, una decisión inédita. Su baraja de posibilidades en la Copa América Centenario es de tres hombres: Alfredo Talavera, Guillermo Ochoa y José de Jesús Corona. Asegurado el pase a cuartos, el colombiano insistirá en la misma estrategia que le ha llevado a nueve triunfos en nueve partidos con el equipo internacional, y solo un gol en contra.

alfredo-talavera

Alfredo Talavera

El fútbol mexicano podrá carecer de un mediocampista creativo o de laterales con mucho recorrido, pero no de un guardameta ágil. Así lo ha demostrado a lo largo del tiempo con porteros como Antonio Carbajal, único mexicano en disputar cinco Copas del Mundo; Jorge Campos, que tenía alma de delantero; y Óscar Pérez, que a los 43 años alzó el título de campeón con Pachuca. La lista continúa.

Osorio dirige a un tridente experimentado bajo los tres palos: Corona tiene 35 años, Talavera, 33, y Ochoa, 30. Son los mismos jugadores que viajaron al Mundial de Brasil. En ese verano de 2014, el guardameta suplente del Málaga ganó la partida y la confianza de Miguel Piojo Herrera para ser el titular durante cuatro partidos. Ahora el turno es de Talavera, quien ha sido titular en cuatro de los nueve partidos que ha dirigido el colombiano. Fue titular en el estreno 3-1 contra Uruguay en la Copa América. Para Abdón Calderón, exentrenador de porteros de la selección mexicana, “es uno de los mejores guardametas del mundo en el juego aéreo”.

Raúl Orvañanos, exportero del Atlante y comentarista deportivo, considera que Memo Ochoa no debió ser convocado y que el titular en la Copa América tenía que ser Talavera, después de que Ochoa sólo disputara 11 partidos de la Liga española. “Pero tuvo la fortuna de jugar la recta final de la temporada con el Málaga, sobre todo el partido contra el Atlético de Madrid, que le brindó mayor confianza”, y en el que el mexicano destacó a pesar de la derrota por 1-0.

Juan Carlos Osorio inició su etapa como seleccionador de México contra El Salvador con Moisés Muñoz, del América, en la meta. Contra Honduras, el partido de mayor intensidad en la primera fase de las eliminatorias mundialistas, dispuso de Alfredo Talavera. Después probó con Corona, portero de Cruz Azul, en un amistoso contra Senegal. Previamente a la Copa América, Ochoa tuvo su oportunidad contra Paraguay y después contra Jamaica, en el que atajó un sinfín de remates para mantener el triunfo de 2-0 y la portería imbatida. Cuatro porteros diferentes en nueve partidos. Más un quinto convocado, Alejandro Palacios, de Pumas, que no tuvo minutos.

“A nivel de selecciones nacionales los entrenadores se decantan por un solo portero titular. Con Osorio es distinto y se verá en el partido contra Venezuela si se mantiene coherente con el mensaje de darle confianza a cada portero o si ya perfila a su portero titular para afrontar los cuartos de final”, dice Calderón.

Ante los cuestionamientos de los cambios de alineación, Osorio responde con serenidad: “Simplemente tratamos de elegir jugadores de acuerdo al rival”. La palabra clave para el entrenador de México es confianza. “Uno debe tener confianza con sus jugadores para que puedan jugar en cualquier escenario”, comenta. Y saca a relucir una frase del escritor escocés George MacDonald que repite como mantra: “Que confíen en ti es mayor cumplido que ser amado”. Así lo ha demostrado con sus jugadores, a los que les anuncia la alineación un par de horas antes de cada partido. La primera duda es siempre el guardameta.

Tomado de El País

 

Artículos relacionados

Top