El ABC de Mario González Casado/ Ingeniero Civil y Empresario metalmecánico.
“De las empresas básicas de Guayana, no solo Sidor está paralizada”

Sidetur fue estatizada en tiempos de Chávez, hace cinco años y hoy no sirve para nada. Mientras el Guri no se nivele, no hay producción. De once fábricas que producen mallas, únicamente tres están activas. Nos quieren robar el futuro como por tantos años se lo han robado a los cubanos, señala el industrial.

MACKY ARENAS

Es Ingeniero Civil, graduado en Estados Unidos, Master incluido. Al volver a Venezuela hizo su revalida y comenzó a ejercer, por años dedicado a la construcción. Trabajó en el interior, armando carreteras, asfaltando, además de acometiendo una serie de obras de infraestructura social de envergadura para el país. Hacia 1970, con el auge de la propiedad horizontal en Venezuela, regresó a Caracas  y se involucró en la promoción y construcción de ese tipo de proyectos. El resultado fue el levantamiento de más de 30 edificios en la capital, además del el CCCT y el MultiCentro Empresarial del Este, como parte de numerosos obras de ingeniería que fueron emergiendo durante muchos años. Estas son sus reflexiones para los lectores del ABC de la Semana.

“Si hay un cambio de gobierno y apoyo a la empresa privada, las cosas mejorarán

“Si hay un cambio de gobierno y apoyo a
la empresa privada, las cosas mejorarán

¿Cómo fue que llegó a la industria?

_  Mi familia se había fundando en Barquisimeto industrias metalmecánicas al frente de las cuales estaba un hermano mío, Aníbal González Casado. Lamentablemente él falleció de un infarto súbito en el año 2000. En aquél momento, la construcción pasaba por un bajón, así que como hermano mayor asumí las empresas en Lara. Hasta este momento soy gerente general de dos empresas metalmecánicas ubicadas en Barquisimeto. Una se dedica a la fabricación de mallas electrosoldadas para estructuras, tanto planas como rollos, de esos que se usan en la construcción de edificios, en pisos. La segunda empresa es igualmente metalmecánica y hace estanterías para automercados, para depósitos de almacenamiento y productos para la construcción como andamiajes, encofrados, y otros.

_  ¿Cómo marchan esas empresas?

_  Para ambas, el único proveedor de hierro es Sidor. Por muchos años, mientras Sidor estuvo privatizada, manejada por el consorcio argentino, todo funcionaba. Sidor era una empresa muy, muy eficiente. De hecho, el año en que fue expropiada, el récord de Sidor superaba las 4 mil toneladas, una cifra realmente importante. Cuando pasó a manos del gobierno, y fue estatizada, el panorama cambió violentamente, se fue en picada. En empresa nuestra que producía entre 1.800 a 2.000 toneladas mensuales, la producción bajó a 800 T/m. En los últimos dos años, 2014-15, el promedio no llegaba a 400 toneladas mensuales.

_  ¿Qué significa eso para plantas como las de ustedes?

_  Que una planta con toda la infraestructura nuestra, sobre todo humana –en una de las fábricas yo tengo 240 trabajadores y en la otra 150- con esta merma en la producción nos vemos seriamente afectados. Si a ello se le suma el problema de las divisas, el asunto es grave. 

_  Necesitarán repuestos, ¿cómo hacen?

_  Antes acudíamos a Cadivi y traíamos los repuestos. Hoy en día, a dólar libre, figúrate. De paso, es un ilícito cambiario comprar, como compañía, a dólar libre. De manera que esto se ha hecho realmente inmanejable. Tengo máquinas importantes paradas porque el costo de los repuestos para ponerlas a producir es considerable y no tenemos forma de conseguir divisas, esperando que algún día este gobierno establezca, por fin, un sistema cambiario que nos permita tener acceso a  divisas y poder comprar los repuestos imprescindibles para nuestro funcionamiento para que la fábrica marche a su capacidad.

_  ¿Cuál es el efecto de esta situación sobre el empleo en el ramo?

_  Puedo decirte, en lo personal, que por mis convicciones católicas y nuestra valoración del trabajo y la dignidad del trabajador, siempre he tenido un sentido muy claro acerca de la responsabilidad social. Estoy convencido de que en una empresa no se trata de que sólo los dueños tengan todo el beneficio sino que el capital humano cuenta de manera fundamental. Lo más importante es el trabajo. Si una empresa genera beneficios, no solo se debe al capital invertido, sino que allí hubo la parte humana, los trabajadores, empleados, quienes con su trabajo contribuyen a que la empresa sea productiva. Mi manera de pensar ee que mientras la empresa sea productiva y tenga utilidades, todo eso debe revertirse, en una parte para el accionista, por supuesto, pero lo más importante son nuestros trabajadores. Pienso que una de las contrataciones colectivas más importantes de Barquisimeto la tenemos en nuestras empresas, justamente por esta manera de pensar.

HAY QUE REMAR

_ Si tienen 400 empleados, eso debe ser grave ahora, con la caída en la producción, ¿no?

_  El dilema en que nos encontramos en estos momentos es que, para cumplir con esos beneficios sociales, estando Sidor paralizada, se pone cuesta arriba. Lo triste es que, por si fuera poco, tengo en las fábricas unos sindicatos chavistas que no entienden la realidad. Les hablo, se los demuestro con números, sin embargo mantienen una constante exigencia, quieren más y más, cuando la situación es sumamente difícil y riesgosa para todos. Yo quiero darles, pero para eso tenemos que producir y hacerlo juntos, cada uno poniendo su parte. En este barco estamos todos y para que las empresas se salven, y con ellas sus empleos, hay que remar todos en la misma dirección.

 _  Cada día escuchamos acerca de los conflictos en Sidor. Hace tiempo que no viene de allá una buena noticia, todo es a puertas cerradas, baja en la producción, plantas paralizadas, conflictos laborales…¿cuál es la situación real de la siderúrgica hoy?

_  Todas las empresas básicas de Guayana –no solo Sidor- están paralizadas desde el mes de marzo. Totalmente. Ya no es solo el problema sindical, sino que el tema del Guri ha hecho que el gobierno se haya visto en la necesidad de bajar la santamaría en esas empresas. La información que manejamos es que, mientras el Guri no se nivele, así seguirán. Si las cosas se arreglaran en este instante, sería para Septiembre cuando Sidor comenzaría a prender hornos. Ahora, de prender hornos a entrar en funcionamiento hay un trecho de un mes más o menos, así que sería para Octubre cuando buenamente la cosa arrancaría. Hasta tanto, no tenemos producción de Sidor.

_  ¿Mientras eso ocurre, cómo se las arreglan ustedes?

_  En estos momentos tengo la suerte de que grupos vinculados al gobierno lograron importar de China el alambrón, que es la materia prima con que trabajamos y lo que nos contratan es la maquila, es decir, que procesemos el alambrón y se lo devolvamos a ellos. Lo venden como negocio de ellos y nosotros no tenemos nada que ver con eso, pero al menos nos facilitan el obtener unos ingresos, a partir de ese servicio, que al menos nos permiten pagar las nóminas. Pero hasta ahí. Parte de los beneficios sociales que figuran en la contratación colectiva, habrá que esperar a la reactivación de las empresas para cumplir con ellos, que lo haremos puntualmente. Pero actualmente, de once fábricas existentes en el país que producen mallas, únicamente tres – que yo sepa- estamos activas. Hay ocho totalmente paralizadas. 

_  ¿Han logrado cumplir ininterrumpidamente con el pago de sueldos?

_  ¡Claro! Yo tengo tres turnos de trabajo y pago sueldos y en diciembre pago vacaciones, utilidades, cumplo con los cesta-tickets. Mis trabajadores en ningún momento han dejado de recibir lo que les corresponde.

_ Pareciera que están mejor que los trabajadores que laboran en Sidor.

_  Bastante mejor. Hay una cosa curiosa: el sindicato chavista que tengo, hace meses vendía la idea del control obrero, que había que tomar las plantas, que ellos las manejarían, y todo ese discurso. Pero como los obreros han visto lo que pasa a las empresas y fábricas que han caído en manos del gobierno en Barquisimeto -hoy en día paralizadas, sin ningún tipo de beneficios- entonces han llegado a la conclusión de que mejor mantenemos viva la empresa pues mientras ella respire, sus salarios están seguros. Hace meses los sindicatos rojos vendían una cosa; hoy la situación es diferente.

 LA GENTE NO AGUANTA

_  Deben haber perdido mucha credibilidad entre los trabajadores, habida cuenta del desastre en que están sumidas las empresas estatizadas o expropiadas…

_  Completamente. Hay mucha tensión interna entre ellos pues esos sindicatos trabajan en base a amenazas pero la situación no es diferente a lo que está pasando en el resto del país: ya la gente no aguanta, ya no creen en esta cosa.

“Tengo máquinas paradas porque no tenemos forma de conseguir divisas”

“Tengo máquinas paradas porque no tenemos forma de conseguir divisas”

_  ¿Qué ha sido del resto de las empresa del ramo?

_  Te pongo un ejemplo: la empresa más importante en fabricación de mallas era Sidetur. Fue estatizada en tiempos de Chávez, hace unos 5 años. Hoy no sirve para nada. Sidetur actualmente no funciona. Punto. Ha terminado como tantas otras. No tiene ningún tipo de actividad.

_  Así como Sidor tendrá un proceso lento para recuperar su plena potencialidad, ¿será igual para ustedes?

_  Si Sidor comienza a producir, para nosotros la cosa se despeja pues recibimos la materia prima y las máquinas que tenemos lo que hacen es procesar esa materia prima. No es el caso de Sidor que requiere de prender hornos y demás. Nosotros recibimos material, el alambrón, y de inmediato lo procesamos, lo terminamos y obtenemos el producto final que son las mallas.

_ El problema es que este proyecto de caos está planteado desde el principio. Veíamos claramente para dónde íbamos y lo dejamos hacer. Todo el mundo pensando, empresarios, políticos, industriales, hasta los medios, que no les iba a tocar…

_  Totalmente de acuerdo en lo que dices. Llegamos a pensar que era un problema de ineptitud –que lo hay-, pero esto obedece a un proyecto de llevarnos a lo que es Cuba, a que el Estado sea el dueño de vidas y haciendas. Chávez hablaba de un “mar de felicidad” que no se ve por ninguna parte. Nos quieren robar el futuro como por tantos años se lo han robado a los cubanos. Cuba ahora gira en otra dirección y nosotros…andando al revés.

_ Usted, que se define como católico, ¿cómo valora el papel de la Iglesia a lo largo de esta lucha que ha mantenido la sociedad venezolana contra la asfixia económica y política?

_  Creo que ha jugado un papel muy importante porque su rol es iluminador. Los distintos documentos que salen de la Conferencia Episcopal son de gran ayuda, muy orientadores, inspiradores. Basados en la doctrina social de la Iglesia y en el Evangelio nos indican hacia dónde debemos ir, con qué principios y con cuáles valores debemos actuar para rescatar el país que queremos. Propician la honestidad, la responsabilidad, la coherencia de vida. Todo ello es esencial para los venezolanos en este trance.

 _ ¿Concretamente, cómo les afectó la ley de ilícitos cambiarios?

_  En el pasado exportábamos mucho material a Estados Unidos, por ejemplo. Pero desde que se creó esa ley y teníamos que traer lo que exportábamos a determinados precios, comenzó a carecer de sentido. Todas estas cosas, si hay un cambio de gobierno y tenemos una nueva Venezuela, si hay un enfoque distinto, apoyo a la empresa privada para que aporte lo que debe para el país, las cosas mejorarán y nuestras empresas, no tengo dudas, saldrán pronto hacia adelante.

_  Estamos hablando de un sector muy sensible para la economía venezolana. ¿Cómo ve el panorama de la industria en general? ¿Antes de ello podría sobrevenir un colapso total? ¿Qué capacidad de recuperación tenemos?

_  Cuándo hablo con colegas industriales coincidimos en un punto: ser industrial hoy en día en Venezuela es un trabajo para héroes. ¡Son tantas las trabas que se nos presentan! Cada acción, cada decisión del gobierno, es parea torpedear, para dificultar, para crear mecanismos de corrupción y, como nosotros no nos prestamos a eso, nos afecta mayormente pues encontramos muchos tropiezos. Es muy difícil. Pero como cristiano soy un hombre de esperanza y creo que en este país vendrán cambios. Mientras tanto, mi meta es sobrevivir. Con maquila, con lo que sea. Junto a mis trabajadores. Siempre con la ilusión de que esto cambiará y, al cambiar, vendrán tiempos totalmente distintos.

 

Artículos relacionados

5 Comentarios

  1. Julio Contreras said:

    Como siempre,Don Mario dando una clase de lo que es ser UN BUEN EMPRESARIO
    CRISDTIANO VENEZOLANO

    • angel orozco said:

      Mas claro imposible de tener una visión clara de la actualidad en nuestro país. El Estado no puede ser Empresario no tiene la capacidad para gerencia, ejemplo todos los motores que anuncia hasta los momentos ninguno esta en marcha y si lo están no se sabe.

  2. Noel España said:

    Gracias Dr Mario por transmitir es esperanza de cambio y ser lo que fuímos

  3. Alberto Galli said:

    Seguo le vicende del Venezuela . Leggo la tua eccellente intervista . Ti ricordo sempre insieme a tutta la tua cara famiglia . Ho raggiunto 83 anni e non mi mancano un po’ di guai .Però tutto sommato tiro avanti abbastanza bene. Ti mando un carissimo saluto a te e alla famiglia con un grande grande abbraccio. Alberto Galli

Los Comentarios han sido cerrados.

Top [GTranslate]