Entre quienes hacen cálculos risueños…

ameliach

LOS NUEVOS RELATOS  (extracto) 

Si algo tienen en común los periodos convulsos de la historia es la sucesión de acontecimientos que nos sorprenden.

Los muros de París en el 68, en plena revuelta estudiantil, nos contaban “Cuando lo extraordinario se hace cotidiano, hay la revolución…”. Y es justamente lo vertiginosos de esos acontecimientos lo que nos daban a entender que en Venezuela se vienen cambios rápidos y profundos.

Hace unos meses todo indicaba que la oposición se encaminaba a la constitución de dos bloques. Uno integrado por PJ, AD  y UNT con una clara tendencia a ejercer una oposición “dialogante” y otro de VP, VENTE y PV, con una propuesta de poner condicionamientos a la relación con el gobierno. Ya no es así.

¿Quién podría pensar que la policía estaría allanando la sede de Marea Socialista?  O que sus dirigentes hoy perseguidos estarían denunciando la corrupción gubernamental.

¿Quién habría pensado que una cola de Catia, sí, de Catia, se trasformaría en una multitudinaria manifestación de vecinos gritando “Y va a caer, y va a caer…”

¿Qué obra tales prodigios? Pues es simple. Se trata de la situación objetiva que impacta el mundo de lo subjetivo, o sea de lo que la gente piensa y entonces crea, como lo diría mi querido amigo Nelson Acosta, “nuevos relatos”.

El 27 de febrero del 89 y el impacto del Caracazo produjo numerosas consecuencias políticas y en la manera de pensar de la gente. Aquellos saqueos con sus dantescas imágenes nos chocaron y nunca más fuimos los mismos.

Chávez y la descentralización fueron dos de sus consecuencias. El pueblo eligió luego a Chávez frente a Salas Römer para expresar su descontento y desgraciadamente le importó un pepino la Descentralización. Interesante analizar que Chávez gana las elecciones con una consigna de revancha social y política: “la Constituyente” mientras la de Salas, “Con la Constituyente no se va al mercado”, no logró impactar a quienes entonces no les preocupaba el mercado.

Hoy, el Caracazo a cuentagotas que se vive está generando una nueva manera de ver las cosas.

La calle nos está dando grandes lecciones. Todos estamos cambiando aunque no lo percibamos.

Maduro es un periódico de ayer. Con revocatorio o sin él se marchará porque ya no forma parte ni de las querencias ni de las necesidades del pueblo.

Nos toca, a los que queremos que el cambio sea para bien, poner el oído en nuestros compatriotas que sufren, sí, en los que sufren,y no cometer los mismos errores que nos trajeron aquí.

medicina

…y los que viven otra realidad

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu

Artículos relacionados

Top