OBAMA, EL DECEPCIONADO

Quizás la mayor frustración del presidente de Estados Unidos es con las élites de su país

No hay duda de que Barack Obama termina su Presidencia habiendo decepcionado a muchos de quienes, con sus votos, lo llevaron a la Casa Blanca en 2008.

La lista de estas decepciones es larga y varía con cada grupo. Para algunos la decepción es que Obama no haya clausurado la cárcel en Guantánamo, para otros es su uso de los drones, o el no haber intervenido militarmente en Siria, haberlo hecho en Libia o haber pactado con Irán. También el no haber mandado más banqueros a la cárcel, o haber dejado que la desigualdad en Estados Unidos siga tan alta y los salarios tan bajos. Y la lista, por supuesto, sigue.

obama

El presidente responde enfatizando sus logros, comparando la mejor situación actual que deja con las graves crisis que heredó y señalando las restricciones financieras, políticas e internacionales que limitaron su capacidad para hacer más. No hay duda de que Obama vivió de manera muy directa las limitaciones que tiene el poder en estos tiempos. Y ello lo ha llevado a tener su propia lista de decepciones. No es sólo que el presidente ha decepcionado a muchos, sino que muchos también lo han decepcionado a él.

Últimamente, Barack Obama se ha dado a reflexionar muy públicamente sobre su experiencia presidencial. A través de largas sesiones con periodistas y meditativos discursos, el presidente ha dejado entrever algunas de sus desilusiones.

Quizás el más obvio de sus desengaños es con algunos líderes de países aliados. David Cameron y Benjamín Netanyahu son dos ejemplos. En una importante entrevista con Geoffrey Goldberg en la revista The Atlantic, Obama fue muy cándido en culpar a Cameron en particular, y a otros líderes europeos como Nicolás Sarkozy, por dejar que Libia se convirtiera en el desastre que hoy es. Según Obama, la estabilización y reconstrucción de Libia después de haber derrocado a Muamar el Gadafi, era una tarea que le correspondía a Europa y que, una vez más, el continente irresponsablemente ignoró, esperando que Washington viniera al rescate. La incapacidad de Europa para jugar un rol internacional proporcional a su peso en el mundo es una de las desilusiones más claras que se lleva Obama de su paso por la Casa Blanca. Esto él ya lo sabía, pero lo confirmó viviendo en persona el fracaso de Europa para actuar como el poder global que es en negociaciones que son críticas para su propio futuro.

El primer ministro israelí también ha sido una constante fuente de irritación para su colega estadounidense. Obama está convencido de que él ha sido un aliado leal, generoso y confiable de Israel y que, en cambio, Netanyahu ha sido un socio desleal, desagradecido y desdeñoso. La determinación de Netanyahu de sobrevivir en el poder como sea en la huracanada política interna de su país lo ha llevado a asumir conductas inaceptables para quien dice ser un aliado. Su famoso discurso ante el Congreso de EE UU, en la víspera de las reñidas elecciones israelíes (orquestado a espaldas de la Casa Blanca, en coordinación con los líderes del Partido Republicano), y que Netanyahu utilizó para denunciar la política de Obama es solo uno de los múltiples ejemplos que seguramente han reducido la simpatía que el presidente tiene por Bibi.

cameron-netanyahu

David Cameron y Benjamín Netanyahu

Los líderes de los principales países árabes y en especial de Arabia Saudí también están en la lista de los desencantos del presidente americano. Obama ha sido muy explícito con respecto a la urgencia con la cual el mundo árabe debería encarar las disfunciones y fallas que impiden que cientos de millones de sus jóvenes puedan aprovechar las oportunidades del mundo de hoy sin por ello abandonar su fe y sus tradiciones. O la necesidad de superar el milenario enfrentamiento entre suníes y chiíes que causa inenarrable violencia y sufrimiento. Obama sabe que sus exhortaciones en este sentido han caído en oídos sordos. Y que de esta sordera se nutre una de las principales fuentes de inestabilidad del mundo contemporáneo.

Pero quizás la mayor frustración del presidente de Estados Unidos es con las élites de su país. Élites cada vez más fragmentadas y cuya necesidad de defender sus privilegios las hacen incapaces de actuar con una visión de país y de largo plazo. En esto no son únicas y reflejan una tendencia mundial observable cada vez en más países.

En el caso Estados Unidos, Obama ha sido explícito al señalar que son los círculos políticos que hoy no saben qué hacer para detener a Donald Trump los mismos que durante años legitimaron la miope narrativa que hoy encarna el virtual candidato presidencial del Partido Republicano. Son los grupos que prometieron que hacer fracasar la presidencia de Obama era su prioridad, que sembraron dudas sobre la verdadera nacionalidad del presidente o la posibilidad de que fuese un musulmán radical infiltrado en la Casa Blanca, que su reforma sanitaria llevaría a la creación de “paneles de la muerte” que decidirían qué ancianos tendrían derecho a cuáles tratamientos médicos o que, como repetía Marco Rubio, el verdadero propósito de Obama es debilitar a EE UU.

Ante todo esto, cualquiera se sentiría desilusionado.

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]