CUBA AL RESCATE DE MADURO

maduro-raul-pred

La habilidad de la diplomacia castrista en el escenario de Venezuela, sacó su artillería pesada para acometer el frente internacional.

Con Zapatero y el combo de Samper, dos operadores de larga data en el frente diplomático cubano, esperan torpedear el intento del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, de imponer la Carta Democrática a Venezuela. Por primera vez, los movimientos cubanos encontraron una firme respuesta de los dirigentes de la oposición venezolana.

zapatero

José Luis Rodríguez Zapatero

Cual magos sacando conejos de la chistera llegaron los emisarios despachados por La Habana, encabezados por el ex presidente del gobierno español, José Luís Rodríguez Zapatero, con la misión de inmiscuirse en el proyecto diseñado por la MUD y votado por la Asamblea Nacional: la organización de un referéndum revocatorio que según el calendario, debería realizarse este mismo año y culminar con la celebración de elecciones presidenciales que permitieran liberarse del gobierno nefasto de Nicolás Maduro. El objetivo, apenas disimulado, de los magos, era el de ganar tiempo a favor del gobierno, para evitar que se realice el referéndum antes de 2017 – cuando se cumplen cuatro años del mandato presidencial- porque de realizarse este año y Maduro lo perdiera, se deberá llamar a elecciones. De realizarse el año próximo, y Maduro lo pierde, éste será re- emplazado por el vicepresidente, nombrado por Maduro, es decir por La Habana, “salvando así la revolución”. Es tan simple como eso.

La decisión de La Habana de acudir a los servicios de la misión de Rodríguez Zapatero, (el mismo de los contratos millonarios con Chávez, las compras de armas, y otros negocios oscuros que aún no han trascendido al público y sus relaciones muy especiales con La Habana) e intentar modificar la agenda de la MUD, constituye un ejemplo cristalino de la destreza con la que el modelo de diplomacia diseñado por el castrismo, se ha movido permitiéndole al totalitarismos castrista, contrariamente a la creencia, mantenerse abierto al mundo y al mismo tiempo, practicar una política interior cerrada al mundo.

La habilidosa diplomacia cubana

Nada más echarle una ojeada al número de congresos y encuentros internacionales celebrados en Cuba desde 1959, y el número de visitas oficiales y de personalidades de alta relevancia mundial, que han acudido a la isla desde entonces, demuestran cuan equivocado estaba el Papa Juan Pablo II cuando visitó a Cuba en 1998 y lanzara la propuesta: “Que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra Cuba”. El Papa simplemente expresaba la versión oficial de La Habana, de ser víctima del “bloqueo” imperialista, que a fuerza de repetirla, ha sido admitida por la opinión pública mundial. Una demostración más del desconocimiento que se tiene de la destreza castrista en materia de diplomacia.

maduro-raul

Atrás ha quedado el propósito de tomar el poder mediante las armas empuñadas por una élite universitaria, improvisados militares, repitiendo el modelo de la Sierra Maestra, según el precepto forjado por Ernesto Guevara, de que una guerrilla podía vencer un ejército. Desde entonces, “hemos sabido adaptarnos a los tiempos”, dixit Fidel Castro.

El haber comprendido la nueva modalidad de influencia de las potencias ex coloniales con sus antiguas colonias mediante la creación de las ONG, Cuba inauguró la diplomacia médica. Ésta conlleva todas las ventajas que una mezcla de conmiseración cristiana, aprovechando la relación médico/paciente, con despliegue de agentes ideológicos, a la vez de proveer a Cuba de ganancias en las ansiadas divisas que su fallida economía no produce.

Al haberse convertido Venezuela en una suerte de protectorado cubano, es lógico que las circunstancias políticas del país se plieguen a la manera de  Cuba de convertir los problemas internos en conflictos internacionales y de esa manera enrarecer el escenario local, hacerlo pasar a segundo plano, hacer intervenir actores exteriores, con el objeto de eximir al gobierno, dirigir la atención hacia otro lado para que todo siga como antes.

Como las grandes potencias

Sobran los ejemplos históricos de esa singular manera de Cuba de llevar al plano internacional lo local. Dejando de lado el período colonial en el que Cuba jugó un papel internacional de primer orden en la expansión del imperio español, la guerra de independencia de Cuba se dio por terminada, no en su propio terreno, sino en un acuerdo firmado en París en 1898 que puso término, no a la guerra hispano-cubana, sino a la guerra hispano-estadounidense y ello, porque los patriotas cubanos, acudieron a los Marines americanos para que los ayudara a vencer al ejército español.

En el momento actual La Habana desarrolla una actividad diplomática que sólo las grandes potencias pueden permitirse.

En reciente viaje a Japón del vice-presidente cubano Díaz-Canel con el propósito de reforzar la cooperación económica, tras haber el Japón condonado la deuda con Cuba, Japón se comprometió a colaborar con Cuba, en particular, enviándole material médico que tanto escasea en la isla. Pero lo más llamativo, y aquí aparece un nuevo ejemplo del poder de la diplomacia cubana, es el pedido del gobierno nipón, para que Cuba, que mantiene excelentes relaciones con Corea del Norte, interceda ante Pyongyang en relación a su política bélica hacia Japón y a los secuestros de ciudadanos japoneses por el régimen comunista. Japón no mantiene relaciones diplomáticas con el régimen de Corea del Norte.

Esta misma semana, se celebrará el primer encuentro técnico entre Cuba y EE.UU. para discutir sobre la lucha contra el terrorismo con representantes del FBI y la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras. Cuba pasó en un tiempo récord, de formar parte de la lista de países terroristas, a colaborar con el país sometido por años, al terrorismo auspiciado por La Habana.

Se comenta, por supuesto como es tradicional entre Estados que no descuidan sus intereses y no dan nada gratis salvo alguna que otra rara excepción, que la negociación tiene precio. Por el lado cubano, La Habana exigiría la entrega de Ana Belén Montes, analista principal encargada de Cuba, en la Agencia de Inteligencia del Departamento de la Defensa de EE.UU. Reclutada por La Habana, una de las operaciones más brillantes de la contra inteligencia cubana, Montes libró durante 16 años informes sobre la política norteamericana, a la vez que mediante sus informes, incidía en la política de EE.UU. hacia Cuba. Cuba entregaría a Washington a Joanne Chesimard, prófuga de la justicia, refugiada en La Habana. Numerosos son los ejemplos de prófugos de la justicia americana que han gozado o gozan de protección en Cuba.

Un rayito de luz

ErnestoSamper

Ernesto Samper

El elemento positivo que nos ha llegado de Venezuela, es que todo parece indicar es que sectores de la oposición, pese a la ingenuidad que en muchas ocasiones han demostrado hacia los entrometimientos de La Habana, han percibido la burda maniobra vía Rodríguez Zapatero, y han reaccionado de manera objetiva. Y lo más positivo, es que la grosera propuesta de Zapatero encontró en Capriles Radonski la misma respuesta de Leopoldo López, en la que de hecho, ahora concuerdan con María Corina Machado y Antonio Ledezma. Parece que La Habana no se ha percatado de que esos jóvenes, frágiles y bisoños en política, se han ido fogueando y ya no son los todavía adolescentes de hace unos años.

Pero deben permanecer en estado de alerta. La acometida diplomática persistirá. El grupo de los magos será pronto secundado por los Samper y compañía. La Habana se estremeció ante el talante democrático y su fidelidad a los valores democráticos del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y decidió emplear su artillería diplomática pesada. Cuba criticó duramente a Almagro, acostumbrada a la docilidad del chileno Insulza, antiguo secretario general de la OEA. “La Revolución Bolivariana siempre tendrá, en cualquier circunstancia, la lealtad y presencia de Cuba. Mientras más difíciles sean los problemas mayor será la capacidad de resolverlos, y mucho más será la solidaridad de nosotros”, afirmó el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla. Palabras a tener siempre en cuenta.

 
Elizabeth BurgosElizabeth Burgos

Artículos relacionados

Top