OTRO MITO QUE SE CAE:
‘AL QUE MADRUGA, DIOS NO LE AYUDA’

madrugar-pred

Investigdores norteamericanos han llegado a la conclusión que la gente que madruga tiene más problemas musculares, sufre dolores de cabeza, se resfría antes, su estado de ánimo es flojo, suele ser más arisco e incluso padece en ocasiones estrés.

madrugar

¿Es bueno madrugar o es mejor permanecer hasta entrada la mañana en la cama? ¿Es sano para el organismo levantarse temprano y acostarse tarde? El refranero español señala que ‘al que madruga Dios le ayuda’ pero la ciencia se ha encargado de dar por finiquitada la leyenda. Madrugar no te hace sentir mejor, ni estar más en forma ni afrontar el día más despierto

Investigaciones de la Universidad de Westminster señalan que la gente que madruga es exceso suele tener más problemas musculares, dolores de cabeza, se resfría antes y su estado de ánimo es peor, suele ser más arisco e incluso padece en muchas ocasiones estrés.

El equipo de la Universidad de Westminster estudió a 42 voluntarios a los que tomó muestras de saliva hasta ocho veces al día durante 48 horas. La primera muestra fue tomada en cuanto los voluntarios despertaron.

El análisis de la saliva de la mitad de los que se despertaron muy temprano (sobre las 07:00 horas)  demostró que los madrugadores tenían niveles más altos de cortisol, la principal hormona del estrés del cuerpo, que los que se despertaron más tarde.

Las diferencias en el número de horas que durmieron los dos grupos no era la causante de estos niveles más altos. Hay que tener en cuenta que el estrés crónico está asociado a la depresión y la supresión de la inmunidad.

Las conclusiones de los estudiosos, dirigidos por AngelaClow, señalan que “este trabajo es interesante porque puede proporcionar una base fisiológica sobre las diferencias entre despertarse pronto y tarde”. Los investigadores señalan que la tradición relaciona madrugar con una mayor capacidad de concentración, pero también estos madrugones provocan más estrés e ira. Los que se levantan más tarde están más relajados a lo largo del día y menos estresados”.

Los estallidos de cortisol preparan al cuerpo para hacer frente a situaciones de estrés mediante la liberación de la energía almacenada para accionar los músculos. El profesor Neil Douglas, director del Centro Nacional del Sueño de Escocia reconoce también que en los niveles de cortisol influyen la edad y la obesidad.

El café también ayuda porque proporciona una actividad física extra producto del efecto de la cafeína, que ayuda al cerebro a elevar su actividad a un nivel superior, mejorando así las habilidades cognitivas, la memoria y la capacidad de reacción.

Otra  investigación de la Universidad de Standford ha desvelado que las personas que se acuestan tarde pueden disfrutar de estos beneficios del café sin tomarlo.

Por último, según un estudio de la universidad de Adelaida (Australia) las personas aprenden y memorizan mejor de noche. Los investigadores utilizaron una bobina magnética sobre la cabeza para estimular la actividad nerviosa en el cerebro y llegaron a esa conclusión, por lo que eso de que estudiar de noche es malo es otra leyenda falsa.

Tomado de La Gaceta

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top