PURAS MENTIRAS

A las personas que viven en el exterior, en los países civilizados y no acogotados por el comunismo disfrazado de un estúpido “socialismo”, que no conduce sino a la ruina de las naciones y a la hambruna de sus pobladores, les cuesta creer lo que uno les cuenta sobre nuestra pobre Venezuela. Cuando uno les habla de la basura acumulada en las calles y aceras, rotas las detestables bolsas negras fácilmente rompibles por perros y gatos callejeros, abren los ojos como quien ve a un fantasma. Y peor semblante ponen cuando se les agrega que ahora compiten por esos restos de comida unos seres humanos a quienes este régimen los ha puesto a hacer colas de ocho o diez horas por una mísera bolsa con algo de comida y detergente, y a quienes, evidentemente, tan mezquina cantidad cada dos o tres días no les es suficiente para alimentar a una familia promedio de cinco personas.

bateria

Hay que ver los gestos de incredulidad que hacen, cómo se miran entre sí asombrados, cuando uno les explica que para adquirir una batería para el carro hay que llegar la noche antes al sitio donde las venden, y ponerse en una cola hasta el amanecer, a ver si le dan un número que les dé derecho a la “gracia” de salir de allí con una nueva. Siempre y cuando, luego del trasnocho, no le informen que “para ese modelo de carro no hay batería”. Y eso que uno no les dice, para no seguir hablándoles de cosas desagradables, que si se estaciona el vehículo en alguna parte (incluido un estacionamiento pago) se corre el riesgo de que, al regresar, la batería le haya sido sustraída. O que, además de la batería, se puede encontrar el carro sobre cuatro ladrillos, porque se han robado los cuatro cauchos con ruedas y todo. No es fácil narrarle a un habitante de un país que no sea este donde vivimos, que los vehículos de transporte público llevan pasajeros colgando de una manija de la puerta con el cuerpo afuera, porque el servicio de transporte público es deficiente, porque no hay suficientes unidades de transporte, debido a que más de la mitad están inservibles por falta de repuestos. Mientras tanto, en las bases militares se hallan estacionadas incontables cantidades de autobuses fabricados en China, y comprados a vaya usted a saber qué precio, deteriorándose bajo el inclemente sol tropical. Igual suerte corren taxis importados, tostándose al sol a la intemperie, sin que a nadie le importe.

Y recelan cuando se les cuenta que nuestros campos, que antes producían alimentos, ahora están abandonados y que, para disimular el descalabro agrícola, se ven decorados con inmensas tiendas blancas que supuestamente eran para cultivos hidropónicos “socialistas” y que ahora no se sabe qué hay debajo de ellas. Se sabrá cuando terminen de pudrirse y desgarrarse sus telas con las inclemencias del tiempo y el descuido: nada.

camion

Ponen cara de asco, creyéndonos un país de sádicos, o de suicidas que incineramos nuestros alimentos, cuando se les cuenta que en Venezuela los criadores de pollos los matan e incineran, no porque se hayan contagiado de alguna gripe aviar o algo semejante, sino porque no tienen alimentos concentrados ni de ningún otro tipo para darles. El holocausto comienza cuando ven que los pollos se convierten en caníbales, comiéndose los que aún tienen algo de fuerzas a los que ya carecen absolutamente de ellas a causa del hambre. O que se comen a la parrilla sementales de raza. Y no somos nosotros quienes les narramos tan trágicas situaciones, pues la vergüenza nos calla. Ellos se enteran por otros medios.

 

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. Luis Alvarez said:

    Peter tiene razón. Los países vecinos de la tan cacareada Latino América deberían abrir los ojos y involucrarse en el COMBATE ALGENOCIDIO que está ocurriendo en Venezuela. Falta de comida, de medicinas, niñitos muriendo de enfermedades porque el gobierno no paga los millones de dólares que debe a las empresas fabricantes de medicamentos, porque LOS CHAVISTAS SE HAN ROBADO LOS US$. Y lo peor es que no plantea ninguna solución a esta problemática. NO HACE NADA. Los países que recibieron grandes ayudas por parte del gorila chávez, cuando los precios del petróleo eran altos, deberían ayudar a Venezuela a solucionar su problemática por FALTA DE DEMOCRACIA y no hacerse los locos y mirar para otro lado cuando les toca votar. SI VENEZUELA LOS AYUDÓ CUANDO ESTABAN MAL, AYÚDENNOS A NOSOTROS A SALIR DE ESTA DICTADURA!

  2. Maria Gabriela suarez said:

    Excelentes palabras profesor, muy sabias y tan reales!

Los Comentarios han sido cerrados.

Top