CUENTOS DE CUENTOS

rumor-pred

En épocas difíciles para el Gobierno, como en efecto lo ha sido la etapa que arranca con la muerte del comandante hasta nuestros días, aparecen cualquier cantidad de cuentos, rumores, historias reservadas. Algo así como sucede en Portuguesa y su espanto favorito, El Silbón. Todo el mundo echa el cuento, pero nadie lo ha visto. Todo el mundo sabe que anda por ahí, especialmente de noche en esos montes llaneros, pero ni de cerca hay quien cuente que lo vio o sintió uno de sus legendarios palazos. Como sea, por estos días las historias van más o menos así:

rumor

Cuentos de verde. Me dijo un sobrino que es teniente, que está asignado a Fuerte Tiuna, que la cosa está muy peluda entre los militares. Mi sobrino es el que le carga el maletín a uno de los jefes militares de la revolución y estuvo hace poco, llevando el café y la pasta seca a los altos oficiales que se gritaban dentro de una oficina en la zona militar más importante de Caracas. Oficial 1: hasta cuándo vamos a aguantar esta situación. Aquí tenemos de todo. Pero mi familia está pelando. Yo les llevo lo que puedo, pero no alcanza. Esto es pobreza. Oficial 2: hay que hablar con los jefes civiles. Perdieron autoridad y las riendas del Gobierno. Oficial 3: ustedes lo que están es locos. Somos militares, pero primero somos revolucionarios y chavistas. Así que dejen la cosa. Y si toca darle palo al pueblo en la calle habrá que hacerlo. Oficial 4: además, esa gente no protesta por hambre. Detrás de la violencia está el imperio. Lo que quieren es tumbar al Gobierno. No los dejaremos.

No hay división entre los militares. Hay opiniones encontradas. Pero hasta ahí. Cuento 1, fuera.

Cuentos Económicos. Que las reservas están cayendo, que no hay divisas ni para regalarle a los cubanos, que el Gobierno vive de imprimir dinero inorgánico, que los ingresos petroleros no alcanzan. Que el Gobierno aceptó el plan de liberar el control de cambio, liberar las tasas, liberar los precios, dar garantía a los inversionistas extranjeros, permitir la libre competencia, abrir las fronteras, quitarle el carácter penal a la negociación en dólares a gente que no sea del Gobierno. Muy buen cuento. Pero los Castro, los jefes de esta política, no están de acuerdo. Así que todos esos papeles que andan por ahí, todas esas declaraciones de eminentes economistas venezolanos que viven y trabajan en el exterior, son leyendas.

Seguimos en comunismo cerrado. Cuento 2, fuera.

Cuentos de deuda. Que el Gobierno ya negoció con el FMI un préstamo por 20 mil millones a cambio de un programa de ajustes no tan duro. Que pagarán a todos los proveedores que han dejado de hacer negocios en el país para no perder más dinero. Que más atrás viene el Banco Mundial con 10 mil millones más para proyectos generadores de empleo. Que más atrás viene la CAF y el BID con otra millonada para sistema eléctrico y carreteras. Lo sentimos mucho. Nada de eso es verdad. Este Gobierno no recurrirá a ningún organismo que le amarre las manos comunistas. Cuento 3, fuera.

Como se ve, puro cuento.

 
Elides J. Rojas L.Elides J. Rojas L.

Artículos relacionados

Top