DE ISLAS E IMPERIOS

brexit-pred

Algunos se preguntan por qué los ingleses cometieron la torpeza de separarse de la Unión Europea. La respuesta me parece obvia. Se expresa en el canto de los Hooligans “Britannia rules thewaves”, en alusión al glorioso pasado marítimo de los súbditos de Isabel II. Está en el  ADN del pueblo inglés.

Pertenecer a la Unión Europea, un conjunto de países que le impone normativas dictadas a distancia, no termina de ser aceptado.  Sienten que su nación nació para reinar y nunca para ser gobernada, esa creencia les dio la fuerza necesaria para resistir brutales embestidas y salir airosos en las dos guerras mundiales.

brexit

We want our country back fue el lema de quienes apoyaron el rompimiento con la Unión Europea, sabiendo que en el inconsciente colectivo permanecía el deseo de recuperar su basto poder imperial ¡Se equivocaron! El Brexit no les puede  devolver glorias pasadas. El OUT, en cambio, si pudiera desintegrar lo poco que queda del Reino Unido. Contrario a Inglaterra, que votó para excluirse, Escocia, Irlanda del Norte y Gibraltar votaron por permanecer en la UE.

De hecho, Escocia iniciará conversaciones con Bruselas para mantenerse dentro de la UE, y su primera ministra, Nicola Sturgeon, de inmediato amenazó con celebrar un segundo referéndum separatista, mientras Irlanda del Norte y Gibraltar estudian acciones similares.  A estas reacciones se agregan dimisiones y divisiones tanto en el partido Conservador como el Laborista.

Del otro lado del mundo, otra isla de vocación imperial se ha tenido que mover con agilidad. Cuba es hoy un centro de poder que tutela de manera directa o indirecta los gobiernos de varios países. El régimen de los Castro ha logrado convertir en títeres de sus ambiciones a varios presidentes. Ortega, Evo Morales y Rafael Correa no toman decisiones de importancia sin consultar a la Habana. Raúl Castro, además, utiliza las negociaciones de paz entre las FARC y Colombia para mantener en jaque al presidente colombiano. Tanto que hizo coincidir la firma del acuerdo de paz con la Asamblea de la OEA donde se discutiría el caso venezolano.

La presencia en La Habana del Secretario General de la ONU y de varios presidentes pretendía torcer el voto colombiano en el seno de la OEA y a la vez robarle a la Asamblea, atención mediática mundial.

El gobierno venezolano es controlado por La Habana. Nicolás Maduro le debe a Cuba no solo su designación, también el manto protector para mantenerse en el poder. De allí que La Habana haya desplegado toda su artillería diplomática para defenderlo. Pero nada pudo hacer.

En el ADN de los venezolanos sigue intacto el espíritu de Carabobo. Esta semana, el pueblo salió a la calle a validar sus firmas, imponiéndose a las trabas impuestas desde el CNE. Ni la lluvia, ni las colas, ni ríos crecidos lo pudieron detener.Venezuela conmemoró un nuevo 24 de Junio luchando por su libertad.

Se podrán dominar gobiernos, pero jamás a pueblos que deciden conquistar su libertad. Inglaterra y Cuba, Cuba e Inglaterra, han comenzado quizás a aprender la lección.

 

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. Juan Alberto Dominguez said:

    Los Castro siempre le habian querido poner las garras a Venezuela. Han actuado como imperio, mandando soldados a pelear en otros paises, sus medicos y policias ayudar a sus amigos. Con Allende lo hicieron, pero no les resulto, en Venezuela lo lograron porque Chavez tampoco creia en la democracia y se encontraron con una dirigencia politica que estaban mas pendientes de un puesto y de su partido que de luchar por la democracia

Los Comentarios han sido cerrados.

Top