CAE MADURO

maduro-pred

Juan Barreto, quien ha sido chavista incondicional, dio unas declaraciones explosivas esta semana donde argumentó que se estaba preparando una salida negociada del presidente Maduro, antes de la realización del referendo revocatorio, por cuanto de efectuarse este evento electoral, el chavismo corría el peligro de desaparecer.

juan-barreto

El argumento de Barreto va en la línea de preservar la fuerza política del chavismo hoy menguada bajo la conducción de Maduro. En esa misma  tónica se expresó otra figura prominente del chavismo militar, el General Clíver Alcalá Cordones,  al enfatizar que la única forma que no haya revocatorio en 2016, es si renuncia Maduro.  Para nadie es un secreto que el gobierno está cercado por todos lados y que se parece a aquel enfermo desahuciado que vive porque está conectado a un respirador artificial.

Pero la  caída de Maduro a la cual me refiero es la reflejada en la última encuesta de Datanálisis que cerró el 25 de mayo donde se evidencia que el 94,6% de los venezolanos tiene una valoración negativa de la situación del país. Con ese número ningún presidente gana ni siquiera la elección de una junta de condominio. Pero tan grave como lo anterior es el hecho que el 74,2% de los encuestados tiene una visión negativa de la gestión de Maduro como presidente mientras que apenas 23,0% mantiene una opinión positiva, cifras estas que evidencian un deterioro  respecto a la medición de  marzo de 2016.

maduro

Pero tal vez el indicador más importante acerca de la evaluación de Maduro sea el nivel de confianza.  El 77,0% de los entrevistados  tiene poca o ninguna confianza en Maduro en tanto que apenas 21,0% tiene confianza o alguna confianza en él. La confianza es la variable que está más correlacionada con la intención de voto cuando se realizan las elecciones. Como consecuencia de estos resultados, Maduro está arrastrando al PSUV y a las principales instituciones de la nación a una crisis de legitimidad ante la opinión pública. Así, el respaldo al PSUV que Chávez dejó en 53,3% en marzo de 2013, en mayo de 2016 se encuentra en 23,9% y con tendencia a seguir cayendo. Por su parta la MUD tiene una aprobación de 57,0%, o sea más que el PSUV en su mejor momento. Un verdadero milagro, hecho por Maduro.

De las instituciones que el venezolano considera como apéndices del gobierno, ninguna de ellas alcanza el umbral de aprobación del 30,0%, mientras que el rechazo es mayor al 70,0%. Tanto la Fiscalía General como el TSJ son evaluadas favorablemente por solamente el 25,0% de los venezolanos. El CNE tiene un respaldo de apenas 28,0% y la FAN de 34,0%. Es decir, Maduro ha destruido el legado de Chávez, al PSUV y a las instituciones que el venezolano valora como satélites del gobierno, especialmente a la Fiscalía, TSJ y CNE. Esto es para reflexionar acerca de la reconstrucción de un país devastado económicamente y también institucionalmente

 
José GuerraJosé Guerra

Artículos relacionados

Top