LAS FARC EN POLÍTICA, ¿UNA COLOMBIA CHAVISTA?

-La desmovilización guerrillera aspira a generar una izquierda fuerte, con financiación abundante – En sus 23 zonas de concentración, las FARC estarán en condiciones de ejercer un control social como el chavista -Modelo El Salvador: El FMLN se presentó primero a las elecciones con un candidato que no fue guerrillero.

La entrada en política de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), prevista en los acuerdos de paz anunciados la semana pasada, puede dar un impulso a la izquierda colombiana, cuyos posibilidades electorales se veían lastradas por el castigo ciudadano a la guerrilla. Ahora que el chavismo hace aguas en Venezuela, ¿podrán sus aliados colombianos –las FARC– llegar al poder tal como soñaba Chávez?

Iván Márquez - FARC

Iván Márquez – FARC

SOLO UN 13% DE VOTOS. La izquierda en Colombia ha podido gobernar en algunas grandes ciudades (los tres últimos alcaldes de Bogotá, por ejemplo, fueron de izquierda), pero siempre ha tenido un apoyo residual en las elecciones parlamentarias: en las tres últimas, el Polo Democrático Alternativo y la Alianza Verde solo lograron conjuntamente un máximo del 13 por ciento de votos, alcanzado en 2010 para el Senado. Ahora las FARC dejarán de boicotear las elecciones y puede haber una mayor participación electoral de áreas populares antes bloqueadas por la guerrilla.

IZQUIERDA CON FINANCIACION. Plinio Apuleyo Mendoza, periodista y escritor colombiano de larga trayectoria, afirma que las FARC no van a perder los recursos de la droga porque, según afirma, los cultivos de coca no se están erradicando y estos están en zonas controladas por la guerrilla. Además, «hay zonas en las que propiamente ya no están las FARC con armas, pero el control lo ejercen mediante milicias bolivarianas. Lo controlan todo; su arma es el dinero. Ponen a la gente a cultivar coca y dominan comunidades indígenas y afrodescendientes». La previsión del acuerdo de paz de que los militantes de las FARC se concentren en 23 zonas, puede darles una base territorial desde la que expandir su influencia política.

CONDICIONES FAVORABLES. Plinio Apuleyo acusa al presidente Juan Manuel Santos de haber descuidado el boom petrolero de los últimos años. Lamenta que los ingresos, en lugar de haberse dedicado a mejoras estructurales, se han destinado a «mermelada»: corrupción para que los políticos ganen sus elecciones. Eso ha provocado un descrédito de la clase política y un desgaste de los partidos tradicionales. Para el senador Iván Duque, de las filas del expresidente Álvaro Uribe, en Colombia existen hoy las condiciones ideales para el discurso del chavismo –crisis económica y corrupción–, como ha ocurrido en España con Podemos.

ESCEPTICISMO. El senador Duque no cree en una futura victoria electoral de la izquierda en el conjunto del país. «En los últimos 14 años la izquierda ha tenido aperturas que ha desaprovechado. Han tenido tres alcaldes seguidos en Bogotá, pero nos entregaron una peor ciudad cuando perdieron en las últimas elecciones. Las ciudades dudan mucho de la capacidad de la izquierda para una buena gestión». Iván Garzón, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de la Sabana, es también escéptico, pues estima que la entrada de las FARC en la política no propiciará una unidad de la izquierda, sino que mantendrá su división. Por su parte, el periodista Juan Carlos Iragorri advierte que una cosa es ganar alcaldías y otra llegar a la presidencia, y pone como ejemplo a Antonio Navarro, del M-19, que tuvo gran apoyo cuando se presentó a diferentes puestos, pero siempre fracasó en su intento de ser presidente.

UN CANDIDATO TAPADERA. «Como son inteligentes», afirma Plinio Apuleyo, «las FARC podrían proponer un candidato que no sea propiamente de ellos, alguien que no inspire temor y pueda tener respaldo». De esta manera podrían seguir la estrategia aplicada en El Salvador por el frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN). Tras firmar los acuerdos de paz y deponer las armas, la guerrilla salvadoreña prefirió acudir a las elecciones presidenciales con un candidato que no procedía de sus filas. Ofrecieron el puesto al periodista Mauricio Funes y le colocaron como compañero de ticket a un dirigente del FMLN, Salvador Sánchez Cerén. En las siguientes elecciones Sánchez Cerén sustituyó a Funes.

ALGO SE PREPARA EN EL BID. Si en algún momento las encuestas dieran un auge de la izquierda, el partido del presidente Santos y el del expresidente Uribe podrían superar su enfrentamiento cainita y unir esfuerzos bajo un candidato unitario. Fuentes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aseguran que su presidente, el colombiano Luis Alberto Moreno, ha comenzado una serie de reuniones en Washington con empresarios de ambos bandos, lo que es interpretado como tanteos para una candidatura unitaria que se materializaría si fuera necesaria. «Santistas y uribistas pueden estar divididos porque la izquierda también lo está; pero si esta se une, tendrán presiones para pactar, y la oligarquía bogotana ve en Moreno un posible candidato», afirman esas fuentes.

Tomado de WWW.ABC.ES

 
Emili J. BlascoEmili J. Blasco

Artículos relacionados

Top [GTranslate]