LA INTERCONECTIVIDAD Y EL POR QUÉ FRACASAN LAS NACIONES

Inmerso en la cornucopia de informaciones digitalizadas que recibo minuto a minuto me impactó especialmente una nota sobre el Encuentro Anual de los Nuevos Campeones en Tianjin, República Popular de China que tuvo lugar del 26 al 28 de  junio pasado y cuyo tema central fue analizar la “Disrupción del Futuro”. El término “disrupción” suscita conmociones virtuales y reales más cataclísmicas e impredecibles que el ya trillado vocablo “revolución”.

[Ver un amplio resumen de las deliberaciones “rompe-paradigmas” en https://goo.gl/XptroJ y la sesión de clausura en https://goo.gl/lx63SO].

Pensar de otra manera

Al procesar el fascinante contenido no pude evitar la consideración que tenemos que empezar a pensar de otra manera si queremos evitar un fracaso nacional en cuanto al distanciamiento de las naciones que lideran el desplazamiento  hacia un nuevo modelo para evitar hacer más eficientes los modelos que conducen al fracaso.

La “Cuarta Revolución Industrial” [Ver: https://goo.gl/qiCBsh y http://goo.gl/BlerQx] es tan invasiva que ha sido necesario elaborar un indicador para medir la salud o el bienestar de las naciones no solo por sus registros económicos y sociales sino por su capacidad de interconectarse en un mundo cuya globalidad es en primer lugar digital.

tecnologias

El Índice de Capacidad de Interconexión 2016 es el primer esfuerzo dedicado a medir cuán bien una sociedad está preparada para aprovechar las tecnologías de información y comunicación para incrementar su competitividad y prosperidad colectiva. La “capacidad” depende de si la nación en cuestión posee los “drivers” necesarios para poner en ejecución su interacción con los nuevos sistemas digitales, biológicos y físicos que transforman su circunstancia. En un caso extremo los novedosos impactos digitales pasan por alto el anclaje con el resto de las dimensiones de la sociedad y se transforman en un nicho aislado.

Ver: http://reports.weforum.org/global-information-technology-report-2016/report-highlights/

Los drivers se dividen en dos conjuntos que interactúan en el entorno general: (i) la preparación la cual incluye la infraestructura de conexión, la disponibilidad de recursos para costearla y las destrezas en su utilización y (ii) su aprovechamiento operativo por parte de las personas, las empresas y las organizaciones gubernamentales.

El World Economic Forum recién dio a conocer un informe dedicado al tema “Innovando en la Economía Digital” con el Global Information Rechnology Report.

[Ver: http://reports.weforum.org/global-information-technology-report-2016/executive-summary/]

Sus principales consideraciones son:

La revolución digital está gestando un nuevo tipo de innovación basado en las tecnologías digitales las cuales permiten, y casi obligan, al diseño de nuevos modelos de negocios que requieren una baja inversión en contraposición a los costosos laboratorios de la clásica y convencional R&D. Un ejemplo saliente es la digitalización de procesos (“uberizacion”) de servicios en el transporte urbano por taxi, la educación en línea, el acceso instantáneo a facilidades bancarias globalizadas, el acceso inimaginable a entretenimientos (por ejemplo, netflick y pokemongo), la impresión 3D y los avances en realidad virtual. El impacto de las tecnologías de información y comunicación generan una transformación continua con el riesgo que naciones indiferentes a ellas queden abandonadas en el hombrillo de la interconectividad.

Sobre todo las empresas tendrán que hacerle frente a la presión constante para innovar. El impacto global viral de un sencillo juego de realidad virtual a escala global como el PokemonGo  incide directamente sobre el futuro de la empresa creadora Nintendo y obliga a sus competidores experimentar con otros aspectos de la realidad virtual la cual proyecta frente a nuestros ojos una infinidad de panoramas “reales” que sustituyen a las experiencias vivenciales primarias.

Al relacionar el aprovechamiento del ranking de la Capacidad de Interconectividad para impulsar la innovación económica y los servicios gubernamentales digitalizados los siguientes países figuran en los primeros lugares: Finlandia, Suiza, Suecia, Singapur, Holanda y los EE.UU.

Un análisis exhaustivo de 139 economías nacionales realizado en el 2016 revela que el ranking a nivel mundial no corresponde necesariamente a la fortaleza ni a la magnitud de la actividad económica. Por ejemplo, el primer lugar lo ocupa Singapur mientras que Japón, Hong Kong y Corea del Sur se sitúan en los lugares 10, 12 y 13, Sorpresivamente la República Popular de China se encuentra en la posición #59 a nivel global en cuanto a su capacidad actual de aprovechar las TICs(Tecnologías de la información y la comunicación) en nuevos modelos de negocios y de servicios.

Los restantes lugares en la lista de las primeras 10 naciones los ocupan las siguientes naciones:

#2 Finlandia, #3 Suecia, #4 Noruega, #5 Estados Unidos, #6 Holanda, #7 Suiza, #8 Reino Unido y #9 Luxemburgo.

¿Y Venezuela?

Nos encontramos en la casilla #108 inmediatamente después, de mayor a menor rango, de Namibia, Guyana, Botsuana, Ghana, Guatemala, Laos, Costa de Marfil y Senegal lo cual resalta nuestro atraso no fácilmente recuperable.

Si comparamos el ranking de Venezuela en relación a otros países latinoamericanos y caribeños, el Índice de Interconectividad nos revela que las siguientes naciones nos llevan la delantera: Chile (#38), Uruguay (#43), Costa Rica (#44), Panamá (#55), Trinidad y Tobago (#67), Colombia (#68), Brasil (#72), México (#76), Ecuador (#82),  Jamaica (#83), Argentina (#89) y Perú (#90).

Las empresas y gobiernos que no aceleren su marcha de innovación digitalizada se encontrarán cada vez más rezagados en el tablero mundial y sus amplias bases de usuarios en expansión se conectaran en porcentajes crecientes con un número reducido de empresas globalizadas predominantes.

Nota: El informe completo se encuentra en:

http://www3.weforum.org/docs/GITR2016/WEF_GITR_Full_Report.pdf

 
José Rafael RevengaJosé Rafael Revenga

Artículos relacionados

Top