Incluso cientos de años después
LOS DIENTES NO MIENTEN: REFLEJAN LA FALTA DE SOL

dientes-pred

Los episodios de raquitismo quedan reflejados como anomalías microscópicas en la dentina

ALICIA BONILLA HERRÁEZ

¿Y si se pudiera descubrir el déficit de vitamina D en nuestros dientes? Un estudio científico ha revelado que la falta de sol queda registrada en la dentina de nuestras piezas dentales y así se puede leer, como si se tratara de las marcas que dejan los anillos de un árbol y que cuentan su historia.

La investigación, publicada por la revista Journal of Archaeological Science, refleja que al observar la estructura de los dientes a través del microscopio se abre una ventana a las vidas y los retos de las personas que vivieron hace cientos de años.

dientes

Aplicando esta técnica, el equipo de antropólogos, dirigido por el profesor de la Universidad de McMasterLoriD’Ortenzio, reveló que los episodios de raquitismo (falta de vitamina D) quedan reflejados como anomalías microscópicas permanentes que se forman debajo del esmalte, y que continúan intactas durante cientos de años.

Para ello, se compararon los dientes de varios sujetos de control con las piezas dentales extraídas de cuerpos enterrados en zonas rurales de Quebec y Francia entre los años 1700 y 1800. En concreto, el análisis demostró que un hombre de Quebec había sufrido cuatro episodios de raquitismo durante sus 24 años de vida, todos antes de cumplir los 13 años. “A medida que trabajemos más con esta técnica, será interesante ver cómo se comparan las condiciones de vida en Quebec con el resto de comunidades en otras zonas del mundo con diferentes estilos de vida”, afirma D’Ortenzio en una entrevista para EL MUNDO.

Scientist using a microscope

Hasta ahora, los científicos habían intentado entender los patrones históricos de la deficiencia de vitamina D usando los huesos, pero suponen una fuente problemática de información: el material óseo está en constante remodelación a lo largo de la vida, y oculta los detalles de los daños anteriores. Otro motivo es que después de la muerte, los huesos entran en contacto con el suelo y se descomponen. “Debido a que el raquitismo es una enfermedad de la infancia, cuando la persona llega a la madurez la sustitución ósea puede causar que la evidencia de la enfermedad ya no se pueda ver en el esqueleto”, explica el autor principal del estudio.

Sin embargo, la dentina sí que es una muestra rica y precisa de información arqueológica. La causa es que no se modifica y que el esmalte dental es mucho más duro que el hueso, por lo que protege a la dentina incluso tras la muerte. El profesor D’Ortenzio asegura que estas anomalías se deben a una interrupción o ralentización durante la formación de los dientes. “A diferencia del hueso, la dentina -una vez formada- no se regenera, por lo que el registro se vuelve permanente”, aclara.

La mayoría de los casos de raquitismo aparecen cuando las víctimas no pueden obtener suficiente vitamina D para mineralizar completamente las estructuras que forman la dentina y el tejido óseo. Los principales síntomas pueden incluir dolor, deformidades en los huesos y la incapacidad de lograr o mantener niveles adecuados de estructura ósea.

@AliciaBonilla_H

Tomado de El Mundo España

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top