Maduro y Santos
UNA PARODIA MAL MONTADA

Santos-y-Maduro-pred

Juan Manuel Santos tiene muy claras sus prioridades políticas y la crisis venezolana no es una de ellas. Es mas, Venezuela no está en ninguna de sus listas, a menos que nuestro país en algo pueda contribuir a ese adefesio de paz que tiene armado dentro de su cabeza y que le ha sabido vender -con la valiosa ayuda de las FARC-a buena parte de la sociedad colombiana.

Por eso no es de extrañar que en la reunión de los dos magistrados, en el momento en que Venezuela atraviesa la peor descolgada económica de su historia y la más dramática crisis de hambre, seguridad y salud, el presidente neogranadino no se haya presentado con ánimo generoso sino con su propia lista de mercado bajo el brazo.

Santos-y-Maduro

No podemos ignorar que es así como se ventilan usualmente las negociaciones internacionales. Éstas tienen por característica un toma y daca más o menos equilibrado en el que las dos partes salgan gananciosas. Solo que la reuniónera, de entrada, un encuentro desequilibrado.

Venezuela en manos de Maduro y Padrino, solo tiene en la mente tratar de resolver el desastre alimentario y de salud que ellos mismos crearon y que debe imperativamente ser resuelto para que la revolución no pase a la Historia como un desastroso ensayo. A Colombia, en manos de un Santos que se debilita aceleradamente, solo le quita el sueño lograr que su plebiscito de la paz salga con humo blanco para entregar el mando, cuando le toque, de una manera más o menos honrosa.

Los problemas de frontera son relativamente irrelevantes para los dos presidentes.

Sin embargo, la estampida monumental de venezolanos a los supermercados de Cúcuta a comprar que comer, ha mostrado al mundo la verdadera cara del régimen, lo que debe ser resuelto. Y el problema del contrabando de gasolina les crea a los neogranadinos no pocas dificultades de seguridad, lo que también debe ser resuelto. Entonces allí centraron ambos sus conversaciones… para efectos de la galería.

Y fue allí cuando el tema petrolero salió a colación. Maduro pidiéndole a Colombia que le dé una mano para aumentar los precios internacionales del crudo, lo que resulta ser un caso perdido porque apenas hay que leer sobre materia petrolera en los grandes periódicos del mundo para enterarse de que ni siquiera la OPEP los fija. Los fija el omnipotente mercado, y particularmente los Estados Unidos.

Venezolanos comprando comida en los supermercados de Cúcuta.

Venezolanos comprando comida en los supermercados de Cúcuta.

Y Santos pidiéndole a Maduro que le instale expendios de gasolina del lado colombiano de la frontera para dominar el contrabando. Allí tampoco los colombianos hicieron gala de conocimiento. Hace muchas lunas que nuestro país no exporta gasolina. La Venezuela revolucionaria la importa.

¿Qué es lo que pretende Colombia? ¿Qué se les venda a los colombianos gasolina que se subsidia en suelo venezolano para mantener callada a la población? ¿O que nuestra Pdvsa compre gasolina a precios internacionales para vender a Colombia en las zonas fronterizas y acabar así con el contrabando hacia el otro lado de la frontera?

La reunión de los presidentes fue, pues, para fines prácticos,una mal montada parodia que solo sirvió para generar titulares de prensa que alimenten una mejor imagen de ambos mandatarios. Porque ni a Santos le duele nada del drama que vive el venezolano de pie, ni a Maduro le importa el contrabando y la inseguridad que estamos exportando hacia el otro lado de la frontera.

El tema petrolero apenas fue una excusa. Y quienes asesoran a Juan Manuel Santos ni siquiera hicieron bien la tarea.

Versión editada

 

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. Armando Del Vecchio D. said:

    La inmoralidad de los uniformados venezolanos es legendarias y tienes razon de que ni a santos ni a maduro les importe ningun problema fronterizo, sobretodo porque ambos reman en el mismo sentido!!

Los Comentarios han sido cerrados.

Top