“EL COMBO DE LA CRISIS”

vladimir-padrino-lopez-nicolas-maduro-diosdado-cabello-pred

Algunos lo llaman el “combo de la crisis”. Se trata del pequeño equipo que gobierna y en quienes se centra la mayor responsabilidad en las políticas aplicadas en los últimos tres años. Es una suerte de “Comité Ejecutivo” que toma todas las decisiones del qué hacer en la conducción del país.

En efecto, ese grupo está encabezado por un trío fundamental que presiden Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Padrino López. Pero el mismo tiene su soporte en la presidenta del CNE y el TSJ, rodeados de algunas figuras políticas como Jorge Rodríguez, Aristóbulo Istúriz y una serie de asesores que se ocupan de crear los distintos programas que suelen fracasar en el tiempo como los CLAPs y otras medidas muy parecidas a las experiencias que ha vivido Cuba en tantos años de comunismo. Pero son medidas que apuntan a llevar cierto tipo de alivio a los sectores de base del chavismo, sector militar y comunidades afines.

vladimir-padrino-lopez-nicolas-maduro-diosdado-cabello

Una de estas “patas de la mesa” madurista, la que encabeza Tibisay Lucena, ha cumplido a cabalidad la orden del combo de que “no habrá revocatorio” este año. Una línea expresada reiteradamente por Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez que no solamente apunta a impedir que el pueblo se exprese en un proceso revocatorio, sino que se extiende al propósito de eliminar a la MUD como organización legítima e ir más allá y eliminar a la Asamblea Nacional. Junto al revocatorio también podría desaparecer las elecciones para gobernadores que corresponden al mes de diciembre.

Pero no todo es color de rosa para el chavismo en su propósito de evadir cualquier elección que barra con ellos. Por una parte la crisis humanitaria, reconocida hasta por la ONU y el carácter explosivo que puede extenderse en toda la población al no encontrar vías de escape a la crisis y por el otro la propia crisis interna en el chavismo que intenta sobrevivir ante la caída profundizada por “el combo de la crisis”.

En esta crisis interna del chavismo no están solo quienes ya se han pronunciado públicamente, tales como Clíver Alcalá, Juan Barreto, Rodríguez Torres, Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio o Nicmer Evans, quienes abiertamente aprueban un revocatorio, demandan cambios en la conducción del país y se han pronunciado en contra de la corrupción desatada en el chavismo.

Internamente se mueven otras corrientes políticas, todavía de muy bajo perfil, que reclaman para sí el legado de Hugo Chávez e incluso barajan nombres vinculados al líder fallecido para promoverlos a la Presidencia en un escenario pos revocatorio. Estas corrientes internas podrían eventualmente aliarse con los que se han manifestado públicamente y crear una fuerza que se deslinde del chavismo corrupto.

Por su parte Maduro ha jugado a una alianza con la cúpula de la FANB otorgando importantes privilegios al sector militar y apoyándose en figuras que están siendo investigadas en Estados Unidos por narcotráfico.

De manera que no se puede predecir con certeza cuánto puede resistir esa alianza Maduro-FANB frente a estos dos elementos que juegan en contra: explosión social; crisis interna del chavismo.

De allí que Maduro sueña con un repunte en los precios del crudo y en contra de su propia ideología se ha tenido que poner en manos de empresas multinacionales que fueron execradas por Chávez, para obtener algunas divisas que le permitan darle dádivas a la base social que ha ido perdiendo.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top