IR A MAIQUETÍA… TODA UNA AVENTURA

Antes, ir a Maiquetía era un placer. Y no hablamos de muchos años.

Se trataba casi siempre de buscar a un familiar que llegaba por avión. De inmediato, se planificaba comer pescado en el Rey del Pescado Frito. O entrar a Caracas para comprar algo en un centro comercial. Un paseo familiar. Y luego, en el aeropuerto, ver despegar o arribar decenas de aviones de todo el mundo. Lo más complicado que podía pasar es que se produjera retraso. Y ante algún contratiempo, a la vuelta nos quedábamos en un hotel cercano a la Plaza Venezuela, con cena en Sabana Grande.

Via_aeropuerto_senalizada

El lunes nos avisaron que la abuela, de 88 años, venía con una amiga de la familia en un avión desde Mérida. Enseguida, se activó el operativo familiar. ¿Quiénes van? Sólo dos, no hay real para comer afuera. Hay que revisar el carro, los cauchos, ¿todo anda bien? El aceite… la caja. Pero si son solo dos horas. ¡Eran dos horas antes! Hay que salir con mucho tiempo. El vuelo llega el viernes a las 2 de la tarde, el día más complicado. Salimos a las 8 y media de la mañana. Pasar el distribuidor San Blas nos llevó 20 minutos. Luego la cola en el antiguo peaje, con decenas de vendedores, y guardias parando gandolas, camiones y camioncitos. Viernes, día de pedir la guía, facturación. De ahí hasta San Joaquín todo fue normal, con tráfico lento, pero rodando.

viaductolacabrera

Deplorable estado en el que se encuentra el Viaducto La Cabrera.

Ponemos la emisora que da el tráfico: Victoria FM. Llegando al viaducto de la Cabrera alcanzamos a oír al locutor anunciando movimiento lento en sentido a Caracas. Cierto. Todos veníamos más a menos a 100 por hora, cuando la velocidad se fue reduciendo. Entramos en el puente y algunos osados con camionetas, intentaron pasar por el canal derecho, totalmente vacío. La valentía les duró poco. A los metros se integraron a la cola de la izquierda. Con la lentitud de la cola pudimos ver la calzada. Un horror. Vimos huecos que casi estamos seguros se ve completo para abajo. Hay troneras en la pista del puente que tienen en el medio un amasijo de cabillas. Y todo está así prácticamente desde que comienza hasta el túnel. El puente temblequea con el paso de gandolas y nos quedamos en silencio, concentrados en llegar a tierra firme. El locutor de Victoria FM habla del viaducto, y dice una gran verdad. Los conductores se encomiendan a Dios al momento de entrar al puente. Ah, y del otro lado, en sentido a Valencia, la fila de vehículos es similar.

Llegamos al aeropuerto pasado el mediodía, luego de tres horas y tanto de asfalto.

Estacionamos en la parte alta. Bajamos una bolsa que dice Zara. Cero relojes, cadenas, ni celulares a la vista. Entramos al aeropuerto nacional. Lo más parecido a un mercado, gente por montones, conversando, durmiendo, esperando. Una señora que llega, está furiosa. Traía harina pan y azúcar, pero dice que la Guardia se la quitó. Hay que ir al baño, busca sillas a ver si se consiguen. Primero veremos que se come. Arepas y pizzas.

maiquetia

En la escalera mecánica, una señora a la otra. Acabo de bajar del avión y mi hijo de 8 años me dijo que tenía hambre, pues en el vuelo apenas nos dieron un vasito de refresco. Fui a comprarle una arepa. Dos mil bolívares. Pedí una sin nada, 500 bolívares. Nos miramos la cara. Cuando logramos sentarnos, luego de media hora de “cazar” un par de sillas, abrimos nuestra bolsa de Zara: Sándwich de queso y galletas, traídos de casa. Un café de máquina 400 bolívares, sin azúcar. En la arepera venden la bolsita a 50 bolívares.

Con una hora de retraso llegó el vuelo. Apenas nos entregaron a la abuela, nos dijo que tenía hambre. Directo al carro. De nuevo sándwich caseros y refresco con hielo de nuestra pequeña cava. El retorno fue más o menos igual, con la tortura de pasar por el tembloroso viaducto. Regresamos a las 7 de la noche. Al día siguiente todos con una feroz gripe, pescada en el rebullicio del aeropuerto. Directo a la cama por varios días. Ah, y la batería del carro murió. Suerte que fue ya en casa, y no en pleno viaje…

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]